xalapa
18
Search
Jueves, 13 de Agosto de 2020
  • :
  • :

146 mil pesos de multa y un año de suspensión al dueño de los Tiburones Rojos

image

 

A una semana de que el diputado federal del PRI y dueño de los Tiburones Rojos, Fidel Kuri Grajales agrediera en estado de ebriedad al visor de árbitros y ex juez mundialista, Edgardo Codesal, la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) decidió multarlo con 146 mil pesos y un año de suspensión en donde no podrá participar en ninguna actividad de fútbol profesional, ni firmar ningún documento como dueño del equipo.

En un año, el legislador federal priista veracruzano no podrá pisar el área de cancha de ningún estadio de fútbol, ni de vestidores, tampoco podrá acudir al palco oficial de los Tiburones Rojos o de algún otro equipo profesional. Tampoco podrá firmar ningún documento o contrato en donde se ostente como propietario del club.

Otra restricción importante será que no podrá asistir a las asambleas de la Federación, de la Liga MX o de la reunión de dueños de equipo, situación por las que las riendas de su equipo quedaran en manos de su vástago, Fidel Kuri Mustieles.

En el despacho informativo, la FEMEXFUT establece: “La Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Fútbol informa que en relación a la solicitud de investigación por los hechos de violencia sucedidos la noche del pasado viernes 15 de enero en los palcos del Estadio Luis “Pirata” Fuente de Veracruz, ingresada por la Comisión de Árbitros y por la Presidencia Ejecutiva de la LIGA MX se determinó sancionar al Sr. Fidel Kuri Grajales con 1 año de suspensión, por lo que no podrá realizar actividad alguna relacionada con el futbol federado”.

El pasado viernes, cuando el encuentro ya se encontraba en tiempo agregado (92), el político priista se paró del palco oficial para dirigirse a la zona técnica destinada al arbitraje, asistentes y demás directivos y visores de la Femexfut, donde a gritos la emprendió en contra de Codesal, quien optó por ignorarlo.

La indiferencia del exárbitro mundialista mexicano irritó más al dueño de los Tiburones Rojos, quien empezó a lanzar puñetazos e improperios a diestra y siniestra, razón por la que tuvo que ser contenido por su hijo, Fidel Kuri Mustieles –director deportivo del club veracruzano– y por amigos y empleados de la directiva que lo acompañaban.

Al concluir el partido, Fidel Kuri se comunicó vía telefónica al programa de FOX Sport “La Última Palabra” en donde aun balbuceando, por los efectos del alcohol, llamó “mariconcito” a Edgardo Codesal y aseguró que no se arrepentía de lo que había hecho, retador Kuri expuso que sí lo iban a sancionar, “adelante”, incluso pidió que “Dios bendiga a los árbitros”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *