xalapa
18
Search
Sabado, 15 de Diciembre de 2018
  • :
  • :

Adulto mayor defiende hogar de 30 perros

Hombre adulto denuncia haber sido golpeado por personal de Ornatos al oponerse a limpieza de área verde en colonia Petrolera, municipio planea una reserva natural pero él afirma que debe emplearse para practicar beisbol y preservar el santuario en donde habita con una manada de canes y otras especies

 

Coatzacoalcos.- Hace varios años Rafael Reyes Castañeda rompió con su familia, y a sus 75 años, vive en una área verde de Coatzacoalcos acompañado de 30 perros, varias docenas de iguanas, aves y muchos árboles.

 

Con cajas de cartón, tablas, láminas, un pedazo de lona y un catre, habilitó una pequeña casita donde pasa la noche y se protege de la lluvia.

 

Parte de la manada duerme a su lado, otros bajo su regazo y los demás se acomodan en casitas que los amantes de los animales le donaron para su santuario, ubicado en una manzana de la colonia Petrolera, entre las calles Sonora y Puebla.

 

Se trata de la única área verde de la colonia Petrolera la cual luce una gran arboleda que, cuentan los más viejos de la ciudad, siempre ha estado en la mira de los grandes capitales porteños, hasta de la iglesia, y en la que Rafael Reyes Castañeda lleva varios años viviendo, ahora acompañado de sus mascotas.

 

A la distancia, maltrecho, desarreglado, y con los efectos evidentes del descuido y la edad, Rafael Reyes Castañeda parece un vagabundo, pero cuando se le escucha hablar de su historia de protestas, ideales pacíficos, pasión por las causas perdidas y el amor a los animales, su estampa largucha y encorvada, trae a la memoria al personaje principal de Don Quijote de la Mancha.

 

Y esta mañana del lunes se encontró con sus molinos de viento en los empleados del área de Ornatos, del ayuntamiento local, a quienes increpó por haber ingresado a limpiar el monte en el área verde donde vive.

 

Producto del encuentro, el personaje porteño resultó golpeado y con hematomas.

 

Quienes le cuidan, dicen que el lunes por la mañana y también el jueves, resultó agredido físicamente por personal de Ornatos.

 

Rafael Reyes Castañeda dice que los empleados municipales buscan meterse al terreno para apoderarse de él, y más adelante hacer una ciclopista para las “rodadas” del alcalde Víctor Manuel Carranza Rosaldo.

 

El pasado lunes, en un comunicado, el municipio informó sobre “el rescate y conservación del Parque ubicado en la colonia Petrolera”.

 

En el documento se asentó que el área “podría convertirse en una reserva ecológica”, pero Rafael Reyes Castañeda desconfía:

 

“Ya se metieron con los futbolistas, les quitaron las canchas, ahora van con nosotros, los beisbolistas, nos quieren quitar espacios”.

 

El primero de enero pasado, recuerda, se presentó ante el Presidente municipal y le entregó en la propuesta para que la manzana tuviera de nuevo un diamante para los peloteros, pero resultó ignorado.

 

Hasta los años 90’s, la manzana que habita Reyes Castañeda era empleada por una liga local de béisbol, eso cambió con el arribo de nuevas autoridades, que los desplazaron y dejaron que el diamante fuera cubierto por la vegetación.

 

Reyes Castañeda rememora esos años y se pierde por momentos hablando de la época, nombre tras nombre, saca de su memoria pedazos de la historia cotidiana dejada atrás por los hechos de violencia que hoy en día caracterizan a Coatzacoalcos. Este mes el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública dijo que la ciudad porteña, con 53 víctimas, ocupaba el primer lugar de muertes dolosas en el estado.

 

Unos 20 años atrás, afirma el entrevistado, el panorama distaba mucho de la realidad sangrienta, pues en este terreno, enseñó a muchos chicos el valor del deporte, la disciplina y el amor a la vida.

 

Cuando le quitaron el diamante, Rafael Reyes Castañeda se fue con su liga local a jugar en otros terrenos, pero al paso de los años se ha aferrado a demandar que de nuevo se practique béisbol y el softbol en esa manzana, y al regresar a la Petrolera, viejo, cansado, débil, encontró árboles, iguanas, mapaches, aves y toda clase de especies silvestres que necesitaban un cuidador.

 

Lejos de quitarle le algo, las autoridades le dieron lanza y armadura para seguir en su lucha sin importarle los golpes.

 

Los vecinos aseguran que no tiene familia. Rayes Castañeda dice que se aisló de ellos por sobrevivencia y por eso se acogió al amor perruno. En este tenor, defenderá, como pueda, el territorio para sus mascotas, los árboles para las iguanas y las aves que lo alegran con su canto. Lo primero -anuncia- es iniciar una huelga de hambre para sensibilizar al alcalde Carranza y que regrese la liga de béisbol a la manzana de la Petrolera.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *