xalapa
18
Search
Jueves, 17 de Enero de 2019
  • :
  • :

Ahora Bermúdez se cree paladín de la justicia y pide juicio político contra Winckler

Foto: Fabián Delgado

Foto: Fabián Delgado

El exsecretario de Seguridad Pública (SSP) de Veracruz e imputado por desaparición forzada, Arturo “Capitán Tormenta” Bermúdez Zurita acudió al Congreso del Estado a interponer una denuncia de juicio político en contra de Jorge Winckler Ortiz.

En entrevista, el exfuncionario priista de Javier Duarte de Ochoa -interno del reclusorio Norte de la Ciudad de México- dijo ser víctima de tortura y extorsión y no tener cargo de conciencia por declarar en contra de Luis Ángel Bravo Contreras, exfiscal General de Veracruz e interno del reclusorio de Pacho Viejo, Coatepec.

“Con tortura y extorsión, hasta los exsecretarios se doblan ya estando en la cárcel”, dijo en entrevista Bermúdez Zurita al salir del recinto legislativo.

En ese sentido, el exfuncionario estatal aseguró que es una víctima de Jorge Winckler, quien -según él- convirtió como delito tener créditos bancarios para pagar propiedades en el extranjero.

Bermúdez Zurita pagó una fianza de un millón de pesos, a pesar que la Fiscalía General del Estado (FGE) lo imputó en la causa penal 13/2017 por una evolución patrimonial atípica, con bienes inmuebles que alcanzan 42 millones 737 mil pesos y un valor comercial de 86 millones 773 mil pesos. No obstante, Bermúdez reportó salarios en el sexenio de Duarte por un total de ocho millones 229 mil pesos (2010-2016).

El exjefe policiaco se volvió un próspero empresario veracruzano, pues se hizo acreedor de los exclusivos hoteles Artisan, en la Riviera Maya, y otro en la barra de Chachalacas, en un lugar privilegiado del Golfo de México.

También invirtió en empresas de seguridad en Veracruz y en la Ciudad de México, así como en operadoras de tour turísticos, que puso a nombre de sus familiares.

Mientras estuvo en prisión, el exgobernador panista-perredista Miguel Ángel Yunes Linares, le decomisó a Bermúdez Zurita el rancho “La Cartuja” ubicado en Naolinco, Veracruz, un terreno de 30 hectáreas de excentricidades en cabañas, casas, cancha de futbol, plaza de toros, cancha de criquet, lago artificial y un zoológico. El inmueble fue convertido en el “primer campamento juvenil”.

“Ya no estoy en la cárcel, ¿es un delito tener créditos bancarios? Así está el caso, desafortunadamente el Fiscal lo convirtió en delito, lo voy a demostrar y está todo comprobable”.

Afirmó que los créditos bancarios son por 20 años, el cual se está “autopagando” porque las propiedades -del extranjero- están en renta, “lo sabe el señor fiscal, porque tiene un dictamen pericial y los jueces de Veracruz”.

Arturo Bermúdez agregó que el gobierno mandó recursos del propio gobierno a intentar pagar los créditos, “que no lo pudo hacer, desconozco cuál es la cifra y la fecha (…) la realidad es que siguen siendo bienes que estoy pagando”.

Aunado a ello, sonriendo ante las cámaras y reporteros en el Congreso de Veracruz, pidió justicia “soy totalmente inocente de las aberrantes acusaciones que se me imputan, ninguna es verdad. Lamentó cada muerte y cada persona que recibe algún maltrato, yo no lo he hecho ni he dirigido nunca una red criminal, tengo familia, tengo hijos, jamás les daría ese ejemplo”.

Rechazó tener algún acuerdo para salir de prisión con el gobierno del morenista Cuitláhuac García Jiménez, “no sé de qué pacto hablen, lo que te puedo decir es que una cosa es la extorsión, eso si te puedo asegurar, por eso estoy aquí, está mi abogado y no hay pacto del que se habla”.

En este tema, explicó que en la denuncia de juicio político contra Jorge Winckler Ortiz está a detalle las formas en que procedió la Fiscalía en su contra.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *