xalapa
22
Search
Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
  • :
  • :

Al inicio, cuando lo conecté con la izquierda, me di cuenta que la pelea terminaría pronto

box

Sólo unas horas antes, Luis PanteraNery había noqueado en Japón a quien era el monarca invicto Shinsuke Yamanaka. Después de mucho castigo llegó el nocaut técnico en el cuarto episodio para que el mexicano conquista- ra el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo. Todavía de madrugada en Kioto, Nery no asimilaba la victoria y su nuevo campeonato.

Casi estoy bajando del cuadrilátero, por eso apenas estoy como que tratando de creerlo; fue una gran pelea, pero no pensé que el nocaut iba a llegar tan pronto, dijo vía telefónica desde Japón; tengo cinco años entrenando para esta pelea, pero desde los 14 años soñé con ser campeón mundial.

Nery se impuso desde el inicio. Golpeó con la izquierda al japonés, monarca consistente desde que conquistó el título en 2011 para no soltarlo durante seis años consecutivos. Lo volvió a lastimar en el segundo episodio y de ahí en adelante el mexicano fue un golpeador incansable.

En el cuarto asalto, Nery puso sobre las cuerdas a Yamanaka, quien ya no metía las manos y hacía esfuerzos exhaustos por evitar que los puños del mexicano le hicieran estragos. Movía penosamente la cintura, pero los golpes seguían aterrizando sobre su rostro. El réferi decidió interrumpir el castigo y el equipo del japonés estuvo de acuerdo. El único inconforme fue el peleador derrotado que casi por instinto reclamó y después se encaminó a su esquina escurriendo lágrimas.

Me di cuenta que la pelea se podía terminar pronto desde que lo conecté con la izquierda al inicio y cuando lo golpeé en el segundo asalto ya no lo dejé, relató; dije que venía a Japón a ganar y así lo hice, que iba a noquear, porque confiaba en eso.

Ganar en Japón representa un reto en sí mismo, coinciden con frecuencia los boxeadores. Pero vencer a un peleador que conquistó el título en noviembre de 2011 y realizó 12 defensas exitosas tiene otras connotaciones más poderosas. Nery asumió un doble reto y lo resolvió de forma incontestable.

La pelea pienso que quedará para la historia, porque ganar ante un peleador tan difícil como Yamanaka, nadie puede decir que fue un peleador sin experiencia ni preparación; 12 defensas con victoria, invicto, nadie puede decir que lo que hice no fue un gran trabajo, resumió Nery; no sólo anticipé que iría por un nuevo campeonato para México, sino además que iba por nocaut y lo hice, siempre confié.

La derrota de Yamanaka no tiene opción de revancha –explicó Nery–, pues era una pelea forzosa, lo cual le deja abierto el camino al mexicano para realizar una o dos peleas con rivales a elección.

Era obligatoria, si quiero dar la revancha, puedo hacerlo, o buscar a otro rival, contó Nery, quien anticipó que empieza una nueva era en la que su nombre será recordado.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *