xalapa
22
Search
Jueves, 21 de Junio de 2018
  • :
  • :

Alcohol, drogas y analgésicos;a siete años de sobriedad

Estuvo toda su juventud sumergido en las drogas, probó marihuana, limpiador de PVC, cocaína y analgésicos, ahora lleva siete años sobrio.

Los consumidores de dosis altas de marihuana pueden experimentar una psicosis aguda, que incluye alucinaciones, delirio y una pérdida del sentido de la identidad personal o autorreconocimiento.

Los consumidores de dosis altas de marihuana pueden experimentar una psicosis aguda, que incluye alucinaciones, delirio y una pérdida del sentido de la identidad personal o autorreconocimiento. FOTO: ARCHIVO.

Todo empezó cuando él tenía 14 años, acudía a la preparatoria Artículo Tercero y fue en esa época de bachillerato cuando probó el alcohol, poco a poco se fue envolviendo en esos malditos placeres de la vida y le fue sencillo consumir otro tipo de estupefacientes –drogas–  hasta convertirse en adicto.

Para aquel joven le era muy satisfactorio consumir la mariguana, lo tranquilizaba y lo hacía sentir en las nubes, tal y como lo ocasiona el limpiador de PVC, le gustaba esa horrorosa sensación de calmarlo sin importar los costos y sus efectos secundarios.Tiempo después volvió a recaer en la mariguana –en su época le gustaba comprar por peseta, que son 25 pesos en hierba– con esa cantidad se fumaba hasta 3 churros, pero pronto se aburrió y decidió probar algo que lo hiciera sentir mejor.

Le fue fácil conseguir las recetas médicas y sin problemas empezó a consumir diazepam, rivotril, carbamazepina –medicamentos que son relajantes y reducen el dolor – incluso llego a consumir otro tipo de drogas más fuertes.

Su adicción era cada vez mayor y su madre siempre iba sola y en  la madrugada a buscar a su hijo en la colonia Revolución, sin importarle que algo le pasara siempre iba por él para regresar juntos a su casa.

Fue gracias a ella que ingreso a un grupo doble AA; la primera etapa fue muy fuerte para él, pues su cuerpo se había acostumbrado a producir placer a través de las drogas, además le era difícil aceptar que tenía un problema.

Esto le ocasiono una negación, para él era “caótico” aceptar que era adicto y esto q le generó una terrible depresión pero al ir escuchando las historias de los demás fue aceptando poco a poco que tenía un problema.

Los jóvenes y niños suelen abusar de los inhalantes por la fácil obtención de estas sustancias, ya que muchos de estos artículos se usan rutinariamente en el hogar, escuela y trabajo, y tienen un gran potencial de convertirse en sustancias de abuso. FOTO: ARCHIVO.

Los jóvenes y niños suelen abusar de los inhalantes por la fácil obtención de estas sustancias, ya que muchos de estos artículos se usan rutinariamente en el hogar, escuela y trabajo, y tienen un gran potencial de convertirse en sustancias de abuso.
FOTO: ARCHIVO.

Así permaneció cuatro años, acudía a las rehabilitaciones, escuchaba a sus compañeros y aceptaba que era alcohólico y drogadicto, hasta que por fin logró recapacitar y empezó a buscar la tranquilidad de otra forma.

A los 18 años era un hombre rehabilitado y con nuevas ideas en la mente, decidió estudiar artes plásticas y fotografía, tiempo después logró conseguir un trabajo y seguir adelante.

En el transcurso de los años descubrió que andar en bicicleta es su nueva manera de canalizar su ansiedad, también se disculpó con sus familiares a quienes les robó mucho dinero para conseguir los narcóticos.

“Robé mucho a  mi familia y no llegue a asaltar pero si estuve muy cerca de personas que lo hacían,” expresó durante la entrevista.

Tanto el robo como otras circunstancias de la vida lo hicieron cambiar, ya que algunos conocidos de él ahora están reclutados para el narcotráfico, son teporochos y otros venden drogas, lo cual le han dejado una lección.

Y aunque “no quiere escupir para arriba”, acepta que tiene mucho miedo pues no está exento de recaer ya que hace años recayó dos veces.

Entre los efectos a largo plazo de las benzodiazepinas podemos encontrar tanto la dependencia como la posibilidad de efectos negativos en la función cognitiva, salud física y salud mental. FOTO: ARCHIVO.

Entre los efectos a largo plazo de las benzodiazepinas podemos encontrar tanto la dependencia como la posibilidad de efectos negativos en la función cognitiva, salud física y salud mental.
FOTO: ARCHIVO.

Esta es la historia de un hombre de 28 años de edad –quien prefirió mantenerse en el anonimato– y estuvo sumergido en las drogas durante su juventud. Ahora tiene 7 años de sobrio y con un suspiro de satisfacción puede decir que se siente mucho mejor porque tiene voluntad propia, cuenta con el apoyo de su familia y “mi hijo no me ha visto drogado y espero que no lo haga nunca”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *