xalapa
22
Search
Martes, 24 de Abril de 2018
  • :
  • :

Aprovecha el PRI aniversario de la CNOP para lanzarse contra Ricardo Anaya

 meade

Antes, durante y después de la ceremonia por el 75 aniversario de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dirigentes de tricolor y su candidato presidencial, José Antonio Meade, se enfocaron en juzgar a Ricardo Anaya, abanderado blanquiazul, a quien llamaron, de menos, pillo y sinvergüenza, poseedor de un patrimonio de ilegal procedencia.

La estrategia de campaña del tricolor por ahora ya no apunta hacia Andrés Manuel López Obrador, de Morena, sino al panista, al mismo tiempo que ponderan a Meade como funcionario de trayectoria limpia. El abanderado del PRI subrayó que a él nunca lo escucharán batallando para explicar operaciones inmobiliarias ni propiedades al margen de la ley.

Dijo que puede ver a la población a los ojos, con la claridad de saber que sus 20 años en el servicio público han sido honorables.

Tocó al anfitrión, Arturo Zamora, líder de la CNOP, irse a fondo. Puso en duda la legalidad de los bienes del panista: o es producto del crimen organizado o de la rampante corrupción, por lo que definitivamente no podría ser el candidato.

Meade acudió a la ceremonia de la CNOP como invitado de honor; de hecho, más que recordarla como el brazo fuerte del PRI, se centraron en el candidato.

En el templete destacaba un letrero con la etiqueta #Yomero; el cobijo fue a ritmo de tambores y matracas. Le cantaron las mañanitas, le dedicaron porras y se sumaron al optimista: ¡vamos a ganar!

El ex funcionario aseguró en entrevista que tiene una vida limpiay que no hay ningún pendiente por aclarar de su gestión como titular de Secretaría de Desarrollo Social, por tanto, de modo implícito, se desmarcó de las irregularidades imputadas a su antecesora Rosario Robles.

Aseveró que durante su periodo no se firmó contrato alguno con universidades, médula de los presuntos desvíos de recursos en esa dependencia, documentados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Subrayó entonces que no hay ninguna observación de la ASF o de la Procuraduría General de la República que lo involucre, por lo que toca a esas instancias deslindar responsabilidades.

El candidato entregó reconocimientos a los ex líderes cenopistas. Pero faltó una, Elba Esther Gordillo, secretaria general durante el periodo 1996-2002; la imagen de la maestra fue excluida del libro conmemorativo.

Elba ya no pertenece a este partido y, por supuesto, ya no podemos hacer un reconocimiento en ese sentido, adujo Zamora.

–¿Tienen cara para criticar a Anaya?

–¡Claro que sí! –respondió molesto.

Nosotros expulsamos del partido a los corruptos y el PAN no lo ha hecho (con los suyos), añadió.

Minutos antes, en el auditorio Plutarco Elías Calles, lleno con las huestes de Joel Ayala, líder de la federación de empleados públicos, Meade, el candidato simpatizantedel tricolor, disfrutaba la recepción de aquellos a quienes en diciembre pidió háganme suyo. Dos meses después dijo: A quienes pensaban que no íbamos a salir a buscar el voto, que no íbamos a dar la batalla, les decimos: aquí estamos y les vamos a ganar.

En la primera fila estaba su padre, Dionisio. Y Meade sonreía.

De la nada, en pleno discurso, el doctor en economía soltó la arenga: “Por cierto, ¿cómo queremos que sea México?… ¡chingón!, ¿Cómo queremos que sea la CNOP? ¡Chingona!, le respondían los festivos cenopistas.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *