xalapa
22
Search
Jueves, 19 de Abril de 2018
  • :
  • :

Aumentan minisalario a $88.36; en 5 años recuperó 20%: Peña

salario
No es suficiente como para sacar las matracas, dice Navarrete Prida

Más de un millón 271 mil trabajadores ganarán $2,650.80 mensuales

El salario mínimo se incrementará de 80.04 a 88.36 pesos a partir del primero de diciembre del presente año. Es decir, tendrá un aumento de poco más de ocho pesos diarios.

Este ajuste significará que más de un millón 271 mil trabajadores que perciben ese ingreso ganarán 2 mil 650 pesos con 80 centavos al mes, según el acuerdo logrado por los representantes sectoriaes ante la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami).

Luego de que durante casi todo el año se prometió que mejorarían estos salarios, y tras las rondas de negociaciones, ayer los integrantes de la Conasami dieron el anuncio en los siguientes términos: un incremento de cinco pesos por concepto de Monto independiente de recuperación, y acerca de los 85.04 pesos, se anticipó el aumento correspondiente a 2018 para estos sueldos, que es de 3.9 por ciento.

La suma de ambos conceptos da en total 88.36 pesos, que quedó lejos de las propuestas planteadas por los sectores patronal y obrero.

Fuentes del sector sindical indicaron que dentro de la Conasami las negociaciones fueron muy complicadas, al grado de que no se alcanzó el aumento a 95 pesos que proponía la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), y mucho menos los cien pesos por día que planteó la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Acerca del aumento, el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, dijo en entrevista que se están dando pasos efectivos para lograr la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores, pues al inicio del sexenio los mínimos estaban en 60 pesos; aunque reconoció que no es suficiente como para sacar las matracas.

Fundamental, reconocer avances

Al respecto, la comisión que preside Basilio González Núñez sostuvo que el consejo de representantes decidió por unanimidad que existían condiciones económicas favorables para llevar a cabo la revisión salarial; que había buen desempeño de la actividad económica en México y una perspectiva positiva de crecimiento para el cierre de 2017.

Indicó que sin demérito del interés y las opiniones que diversos actores políticos han manifestado sobre el tema, es fundamental reconocer los resultados positivos de las acciones para superar las ataduras que han impedido que el salario mínimo avance hacia el pleno cumplimiento del mandato constitucional.

Además, agregó, se está diluyendo la atadura del efecto faro que tenía el incremento del mínimo respecto de los salarios contractuales, según planteó luego de poner como ejemplo que este año el minisalario se elevó 9.58 por ciento y los contractuales 4.6, en promedio.

Respecto de los salarios mínimos profesionales, dijo que desde el primero de enero de 2018 aumentarán 3.9 por ciento. De esta forma, trabajadores como los albañiles ganarán 114.95 pesos diarios; los dependientes de farmacias, 99.99 (poco menos de 3 mil pesos al mes); los cajeros, 101.77, y los cocineros 116.59 pesos.

Los reporteros en prensa diaria escrita ganarán 236.28 pesos diarios; los plomeros, 110.12, y los choferes, entre 109 y 117.60, que son 3 mil 528 pesos mensuales, según las tablas dadas a conocer por la Conasami.

Hay cambio real en el mercado de trabajo

Alonso Urrutia

Al considerar que el nuevo incremento a los salarios mínimos, que pasó de 80.04 a 88.36 pesos, no es un ajuste menor en la mejora de las percepciones de los trabajadores, el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que (en los) últimos cinco años el salario mínimo ha tenido una recuperación de 20 por ciento en términos reales; esto es, 45 por ciento en términos nominales, lo cual no había ocurrido hace más de 30 años.

El presidente Enrique Peña Nieto felicitó a Agustín Carstens por su desempeño como gobernador del Banco de México, cargo que dejará en diciembre, durante la firma del convenio de coordinación de acciones en materia de formalización del empleoFoto Carlos Ramos Mamahua

Ante gobernadores, dirigentes empresariales y patronales que acudieron a la firma del convenio de coordinación de acciones en materia de formalización del empleo, Peña Nieto aseveró que este incremento, para ponerlo en relieve y contexto, con la pérdida del poder adquisitivo, justamente inverso, de 21 por ciento en términos reales, que se registró en los 18 años de las tres administraciones pasadas.

Para el mandatario federal, el salario mínimo debe ser una retribución justa y tras décadas de rezago ya vamos avanzando en ello.

Sostuvo que tanto por la evolución del salario mínimo como por la histórica generación de empleos en este sexenio, que ya alcanzan 3 millones 300 mil, se advierte una transformación real en el mercado laboral en esta administración, cambio que inició con la reforma en la materia de noviembre de 2012.

Explicó que estas modificaciones evidencian que sí es posible conciliar la estabilidad económica con el crecimiento de los empleos y la mejora sostenida de los salarios. Se trata de un cambio estructural que, bien conducido en los siguientes años, permitirá seguir creando más empleos formales.

Poco antes, el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola, subrayó que la generación de empleo en esta administración ha sido 88 por ciento –en promedio– superior a los sexenios anteriores completos.

“En los 12 meses recientes los empleos formales crecieron a tasa anual de 4.4 por ciento, por lo que a octubre ya se alcanza una afiliación de 19.6 millones de trabajadores y casi un millón de patrones, esto es, se han generado 110 mil nuevos patrones, lo que contrasta con los 11 mil del sexenio pasado.

Los cinco factores centrales

Peña Nieto atribuyó la transformación del mercado laboral en México a cinco factores centrales, entre los cuales destacó la estabilidad macroeconómica del país “a partir de finanzas públicas sanas y una política monetaria responsable.

No hay nada tan nocivo para la creación de empleos y la remuneración salarial como los desequilibrios económicos. La experiencia de México en décadas previas es un elocuente ejemplo de ello.

Aprovechó para despedir y elogiar el desempeño del gobernador del Banco de México, Agustín Carstens –quien deja su encargo en diciembre–, a quien reconoció su conducción en la política monetaria.

Un segundo factor, agregó el jefe del Ejecutivo federal, ha sido la captación de inversiones extranjeras y nacionales, que han alcanzado, en el primer caso, 156 mil millones de dólares, y en el segundo, 3 billones y medio de pesos.

En tercer lugar ubicó las reformas estructurales y el impacto que han tenido en términos de mayor apertura y competitividad en algunos sectores.

Y, finalmente, las políticas públicas en favor de la formalidad laboral. No hay prosperidad posible sin un trabajo digno y bien remunerado. Históricamente la informalidad ha sido uno de los principales obstáculos al incremento de la productividad, limitando el crecimiento económico y el desarrollo social, de ahí la importancia de promover la formalidad laboral.

El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, señaló que 3.3 millones de empleos representaron en los hechos una reducción importante de la tasa de informalidad laboral en México, en más de 3.5 puntos porcentuales; destacó que 42 por ciento de los nuevos empleos formales fueron para mujeres; la mitad de los empleos los obtuvieron personas mayores de 40 años, y que se redujo en más de 650 mil los niños que se encontraban trabajando en edades no permitidas.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *