xalapa
22
Search
Domingo, 22 de Julio de 2018
  • :
  • :

Barandal: Asesinato impune

LUIS_VELAZQUEZ

  • Homicida fue liberado
  • Era una chica de 20 años

 

Luis Velázquez

13de julio de 2018

 

ESCALERAS: Muchas cositas hay pendientes en Veracruz en la procuración de justicia. Una de ellas, un crimen, entre tantos otros, impune. Y lo peor, el asesino, libre. Y más peor, puesto en libertad por el juez.

Es la historia de Pilar Arguello Trujillo, de 20 años de edad. Vivía en Coscomatepec. Y el domingo 2 de septiembre del año 2012, el segundo de Javier Duarte, el político preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, desapareció en el pueblo.

Y dos días después, localizado su cadáver en un terreno baldío. (La Jornada México, Eirinet Gómez)

Entonces, la policía de Duarte detuvo al presunto homicida. Un chico de 16 años. Incluso, el muchacho confesó el crimen. Es más, participó en la reconstrucción de los hechos.

Y dos meses después, y como suele ocurrir con muchos, muchísimos casos en la administración de la justicia, fue puesto en libertad.

Según las versiones, que por “una mala integración del caso”, es decir, la misma historia truculenta de toda la vida.

 

PASAMANOS: La familia de Pilar siguió luchando. Tocando puertas.

Hacia el año 2014 llegaron al Comité de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la ONG Equifonia, de Aracely González y Adriana Fuentes, les ayudaron.

Y gracias a ellas, la CEDAW emitió un procedimiento especial en el mes de julio de 2017, es decir, cinco años después de la desaparición y asesinato de Pilar.

La orden era sencilla:

Uno. “La reapertura de la investigación para garantizar la verdad y la justicia”.

Dos. “Mejorar el sistema de impartición de justicia en Veracruz”.

Una tragedia familiar llevada a la más alta dimensión universal.

Pilar encarnó así a todas las personas desaparecidas y asesinadas en el sexenio anterior.

Y no obstante, el homicida sigue libre. Y el crimen, impune.

Una cosita, ya se sabe, es la inseguridad, la incertidumbre y la zozobra vivida y padecida en la tierra jarocha.

Y otra, años luz de distancia, ida y vuelta al cielo, la procuración de justicia.

Un descuido más, una negligencia más, una indiferencia más, del Fiscal Jorge Wínckler a quien los diputados locales electos de MORENA han anunciado juicio político por más y más que el oaxaqueño se defienda con la ONG a su servicio.

 

CORREDORES: La ONG Equifonía, con las señitos Aracely González y Adriana Fuentes, estuvieron en Ginebra en la reunión del comité de la CEDAW.

Y expusieron en el foro internacional el incumplimiento de las recomendaciones emitidas en el caso de Pilar desde hace once meses.

La reportera Eirinet Gómez publicó la nota y, sin embargo, ni uno ni el otro caso sirvieron para que la Fiscalía acepte la realidad y garantice la impartición de justicia para los víctimas y que sólo significa voluntad política y social y una alta dimensión humana para comprender y entender el dolor y el sufrimiento de los demás, mejor dicho, de las familias en la orfandad de los suyos.

Se explica la actitud, que nunca se justifica, a partir de la frase bíblica del Fiscal del ramo, Eduardo Coronel junior, de “¿Cuál prisa si los desaparecidos… desaparecidos están?”.

La desaparición y asesinato de Pilar Arguello Trujillo, de Coscomatepec, un agravio para la población de Veracruz.

Y un agravio si se considera que de norte a sur y de este a oeste, por todos los rincones geográficos, existen hogares enlutados.

Y más cuando hay pasividad oficial ante los feminicidios que han ubicado a Veracruz en el primer lugar nacional.

Queda demostrado que aquella medallita “Adolfo Ruiz Cortines” entregada a las madres de las víctimas en el mes de diciembre 2016 significó una farsa populista, una patraña, “una tomadura de pelo”.

 

BALAUSTRES: La familia de Pilar Arguello ha tocado las puertas de las ONG internacionales.

El padre de Gibrán, el cantante de “La Voz México”, secuestrado, desaparecido, torturado y asesinado en el tiempo del secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, ha llevado el caso a los foros nacionales y extranjeros.

La señora Lucía Díaz Genao, vocera del Solecito, ha llevado el secuestro y desaparición de su hijo, el JD Patas, a los foros mundiales y a la prensa internacional.

La señora Aracely Salcedo ha expuesto el secuestro y desaparición de su hija Fernanda Rubí en un antro de Orizaba donde compartía con las amigas en todos los foros.

Y de nada ha servido, porque la Fiscalía del sexenio anterior y la presente menosprecian los derechos humanos, y por el contrario, como en el caso de la actual, millón de veces más importantes formar un equipo de fútbol y llamarlo “Fiscalía Desaparecidos” y trepar a las redes sociales una foto con un mandil gigantesco donde el Fiscal Jorge Wínckler aparece sonriente guisando paella para la familia y los amigos.

He ahí la identidad social de la Fiscalía azul.

Su magna vocación de servicio público.

Su firmeza en la procuración de justicia.

Pero, bueno, su tiempo se le habría agotado.

El gobernador electo ha anunciado que la hoja de servicios del Fiscal será revisada en tanto los diputados locales electos de MORENA (y que serán mayoría en la LXV Legislatura) le han avisado que será sometido a juicio político.

“Con la vara que midió… será medido”.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *