xalapa
22
Search
Sabado, 18 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Barandal: Caso Karime Macías

LUIS_VELAZQUEZ

•El derecho de asilo
•La extradición, contrapeso

Luis Velázquez
14 de junio de 2018

ESCALERAS: El derecho internacional podría, digamos, hacer una mala jugada al gobernador Yunes, y quien está considerado su propio Fiscal, su propio secretario de Seguridad Pública, su propio titular de Sefiplan y hasta su propio vocero.
Por ejemplo:
En caso de aplicarse con una buena defensa el derecho internacional, Karime Macías se le irá viva a Miguel Ángel Yunes Linares y en el próximo semestre y medio que falta para concluir el mandato quedará evidenciado.
Con todo y su fama pública de un buen litigante y un mejor policía que les da “veinte y las malas” a los enemigos y adversarios y les gana.
A la luz de la ley, el derecho de asilo, al que Karime Macías ha recurrido en Gran Bretaña, es un contrapeso a la extradición.
Y simple y llanamente, las dos figuras jurídicas chocan y se contraponen.
Claro, la posible captura de Karime Macías está en la cancha de la Procuraduría General de la República, PGR, y que ha solicitado al FBI su ayuda internacional.
Pero…, cuidado, un litigante, maestro en la facultad de Leyes de la Universidad de Harvard, campus Nopaltepec, dice que se trata de una circunstancia demasiado escurridiza.
Por lo siguiente…

PASAMANOS: Un día después de que con todo y reality-show el gobernador Yunes anunció la orden de aprehensión en contra de Karime y hasta proyectara un video de un enviado especial ubicando la dirección de su casa y su diario hacer, Televisa de Londres buscó a Karime y la localizó y hasta la entrevistó.
Fue aquel día cuando descubriendo la cámara y registrando la intencionalidad se escondió en un local y dejó fuera al niño menor.
El litigante plantea la circunstancia de una manera sencilla:
A: Si el enviado del gobernador Yunes, asesorado por sus israelitas y/o Genaro García Luna, el súper policía de Felipe Calderón, ubicaron a Karime en Londres…
B: Y también Televisa internacional…
C: Hay muchas, demasiadas dudas sobre la incapacidad del FBI para detener a Karime.
Y las razones pueden resumirse en una verdad jurídica:
El derecho de asilo es el contrapeso de la extradición.
La yunicidad, entonces, podría, digamos, irse en seco, terminar el sexenio y Karime seguirá en Londres tan quitada de la pena por más y más que algunas columnas la declaran prófuga de la justicia.
El objetivo electoral, sin embargo, se habría cumplido:
El gobernador Yunes lanzó su reality-show de Javier Duarte, acusado de desaparición forzada, y la orden de captura de Karime, y el calambre contra su señora madre, una hermana y una prima, para levantar expectativas sobre la candidatura de su hijo, el primogénito, a la silla embrujada de palacio y el trono imperial, faraónico y monárquico.

CORREDORES: La yunicidad ha deslizado varias versiones en la cancha social y mediática:
Una. Ella era “el poder tras el trono” y por sus manos y decisiones pasaba todo, incluso, las 400 empresas fantasmas creadas en el duartazgo por el contador público, restaurantero y socialité, Víctor Manuel López Gachuz.
Dos. Ella siempre merecía abundancia… ante los 6 millones de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza y la jodidez… en todos los órdenes de la vida.
Tres. Los pobres y “los pobres entre los pobres” llevaron una vida apretujada durante el sexenio anterior, pero ella usaba el avión oficial para darse manicure y pedicure en la Ciudad de México y para cabalgar en sus dos caballos finos en el rancho “Las mesas” del Valle de Toluca.
Cuatro. Si Javier Duarte fue acusado de todo, incluso, hasta de desaparición forzada, ella fue cómplice.
Cinco. Como nunca antes la esposa de un gobernador, Karime salpicó y enlodó a su familia, como son sus padres, su hermana, los primos, los tíos y demás parentela.
Y seis. Incluso, en una parte del bienio, la yunicidad deslizó en el carril mediático que de acuerdo con una encuesta la población reclamaba la cárcel para Karime por encima de Javier Duarte, pues ella era la mala.
Pero más allá de las circunstancias, si Karime ya fue asilada por Gran Bretaña, entonces, la extradición podría, digamos, complicarse.
Fue diferente el caso de Javier Duarte quien nunca se asiló en Guatemala.
Y de Roberto Borge, quien tampoco se asiló en Panamá.
Y de Tomás Yarrington, quien tampoco se asiló en Italia y hasta Estados Unidos ganó el mandado a México para extraditarlo.
Y si César Duarte, ex de Chihuahua, acusado de pillerías por el panista Javier Corral, sigue libre, se debe, se cree y siente en la percepción ciudadana a que desde Los Pinos lo tuvieron y mantienen blindado.

BALAUSTRES: Mentes privilegiadas en el derecho internacional visualizarían el destino de Karime.
Por lo pronto, todo parece un juego político, donde a ella y a su familia la estarían tomando como una piñata electoral.
Y más, porque de pronto, la yunicidad la cacarea y pone en el carril como noticia de 8 columnas y durante unos días permanece y luego, y según la regla periodística, manipulan otro hecho, y así el trompo político, lleno de espinas y clavos, sigue girando, arrasando con su impetuosidad.
Incluso, y ante una posible pifia de la Fiscalía, nada fácil sería que aplicaran la ley orgánica de la Fiscalía, que data de 1980, entonces, como Procuraduría, y que faculta para desistir de la orden de aprehensión.
Es decir, la Fiscalía giró la orden de captura y luego del primero de julio, y más si la gubernatura la ganaran Pepe Yunes Zorrilla o Cuitláhuac García Jiménez, marcha atrás, para lavar la ropa sucia.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *