xalapa
18
Search
Domingo, 31 de Mayo de 2020
  • :
  • :

Barandal: Catástrofe social

LUIS_VELAZQUEZ

•6 millones de pobres

•Imparable desempleo

Luis Velázquez

07 de abril de 2020

ESCALERAS: Luego de 78 gobernadores de Veracruz, la catástrofe social está abierta. 6 de los 8 millones de habitantes, en la miseria y la pobreza. Y en la miseria, donde y como decía León Tolstói, se pierde toda dignidad humana para llevar el itacate y la torta a casa.

Uno de cada 3 jefes de familia empleados en un changarro en la vía pública vendiendo picadas y gordas, tacos y tortas.

Un millón de paisanos, migrantes sin papeles en Estados Unidos.

Veracruz, primer lugar nacional en la producción y exportación de trabajadoras sexuales.

PASAMANOS: Cada vez la vida se vuelve más difícil. Cada vez, por ejemplo, mayor desempleo y subempleo. Y con los salarios de hambre que así les denominaba Ricardo Flores Magón hace ciento diez años. Es decir, la política económica está peor. Peor, porque sigue más estancando. Un nudo gordiano insuperable.

La peor desigualdad económica y social de América Latina se ubica en México. Un país, con doscientas familias dueñas de más del 60 por ciento de la riqueza natural. Un modelo económico reproducido en cada entidad federativa. Entre ellas, Veracruz.

CORREDORES: Ningún gobernador (desde Guadalupe Victoria, luego presidente de la república, hasta el góber jarocho de Amlove) ha sido incapaz de cambiar el destino de la historia.

Cada vez, más gente pobre. Y en la miseria. Y cada familia estirando el ingreso jodido para hacer milagros, digamos, multiplicando los peces y los panes, como en la parábola religiosa.

Antes, el poder simbólico y real ejercido por los gobernadores priistas. Luego, de manera efímera, un mandatario panista. Ahora, uno marrón.

Y dieciséis meses después de la dinastía guinda en palacio, ninguna señal, ningún símbolo, de que la tendencia pueda revertirse.

El titular, feliz, dichoso, contento, impartiendo clases de Matemáticas en línea, cuando, caray, nadie votó en las urnas con tal objetivo.

BALCONES: Sean priistas, panistas o guindas, (“Da igual la raza que tengan”, Jan Martínez Ahrens) “se necesita a alguien con altura suficiente para poner fin” a la tendencia histórica, una política pública que solo ha dejado gente en la pobreza y la miseria, en tanto, cada sexenio nuevos ricos, nuevos pudientes, nuevas familias florecientes.

La maldición ahí está: te nombran secretario de gabinete y constituye un boleto para medrar con el erario y beneficiar a la familia, compadres, amigos, vecinos, socios, aliados y cómplices.

PASILLOS: Varios capítulos turbulentos ha vivido y padecido Veracruz soñando con el paraíso terrenal. Y el saldo ha sido el peor de los mundos.

Por ejemplo, 40 mil ejidatarios asesinados en la enconada lucha agraria de mediados del siglo pasado (Manuel Parra y “La mano negra”, pistoleros al servicio de los latifundistas), y en el campo, los indígenas y campesinos, igual de jodidos.

Los seiscientos obreros de Río Blanco, en muchos casos, con sus esposas, asesinados por los soldados de Porfirio Díaz en1907, y los trabajadores, en la clase social baja.

VENTANAS: Herón Proal con su movimiento inquilinario en el primer tramo del siglo pasado para dignificar a la clase baja alta y/o media baja, y de nada trascendió el sacrificio.

La orden porfirista de “¡Matar en caliente!” a los sublevados a su reelección, un sacrificio en vano.

Por eso, y desde la mirada histórica, ninguna lucecita alumbra el largo y volcánico túnel de la utopía y la quimera, porque la mayor parte de la población andamos en el desencanto social.

Las elites políticas encaramadas en el poder siguen teniendo, como antes, la misma ambición y codicia patrimonialista. El poder público, como el camino más rápido para enriquecerse.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *