xalapa
18
Search
Miércoles, 03 de Junio de 2020
  • :
  • :

Barandal: Cortesanas en Veracruz

LUIS_VELAZQUEZ

* Peor les va con Covid 19

* Economía informal

Luis Velázquez

ESCALERAS: Los trabajadores informales la están pasando peor que todos en el tiempo del bichito chino que viaja en avión. Vendedores ambulantes, taqueros, torteros, volovaneros, albañiles, pintores, etcétera, viven el peor infierno. Pero más, mucho más, las trabajadoras sexuales, y más, las callejeras.

Bastaría referir que Veracruz ocupa el primer lugar nacional en la producción y exportación de cortesanas según la investigación de la académica Patricia Ponce, autora del libro “Las guerreras de la noche”, un clásico hoy.

PASAMANOS: La activista Martha Lamas (Proceso 2265) expone las desventajas sociales de todas ellas:

Uno. Viven al día. Y sin clientes (cantinas y bares están cerrados), ningún ingreso. Y ningún centavito para llevar el itacate y la torta a casa.

Dos. La mayoría son mujeres con un nivel económico bajo. Muy bajo. Demasiado bajo. Y viven en la miseria. Un día sin ingresos revolotea y descarrila las esperanzas. Y deja a los hijos sin comer, pues si viven al día ni modo de ahorrar.

CORREDORES: Tres. 8 cada diez mesalinas, desde callejeras hasta casas de cita, son jefes de familia y trabajan, además, como madres y padres. Y existen de todo nivel social, desde solteras y viudas hasta divorciadas y separadas. El peor, entonces, de los mundos.

Cuatro. La minoría apenas, apenitas, estudió la escuela primaria. Y la mayoría es analfabeta. Sin estudios, sin una mano de obra calificada, sin capacitación artesanal, por ejemplo, la prostitución es la única alternativa económica.

Y como la mayoría de los hombres está acuartelados, el trabajo desplomado por completo.

Cinco. En su momento laboraron en otras activistas eventuales. “Obreras, jornaleras agrícolas, afanadoras, empleadas de limpieza y de mostrador, lavando ropa ajena, vendiendo comida en la calle”. Pero no les daba. Entonces, apostaron al comercio sexual.

Y nadie, como tampoco ningún estadista del mundo, previó lo imprevisible como el coronavirus.

BALCONES: Seis. El comercio sexual “es la ocupación mejor pagada que lograron conseguir”. El viejo, histórico, mítico y legendario oficio más viejo del mundo.

En Cuba, por ejemplo, al triunfo de la revolución cubana con los hermanos Fidel y Raúl Castro Ruz y Ernesto “El che” Guevara, la primera gran apuesta social fue desaparecer a las llamadas “jineteras” de La Habana, cientos de mujeres subastando el cuerpo al mejor postor en la Cuba del dictador Fulgencio Batista.

Nunca pudieron. La economía siempre en estado de guerra. Ahora, por ejemplo, se asegura que “las jineteras” son estudiantes de bachilleratos y universitarias.

Menos, mucho menos, pensar que en México algún día (el día, por ejemplo, de la raza cósmica o el día de la Cartilla Moral), la prostitución quede atrás.

PASILLOS: Siete. Las trabajadoras sexuales viven, además, “una gran presión económica”. Además del sustento para ellas y para los hijos, el ingreso para los padres y hasta los nietos.

Y una vida humana con tantas presiones económicas, simple y llanamente, está expuesta a descarrilar en su estado de ánimo y salud mental.

La desesperación humana originada por la precariedad es terrible y espantosa, y con frecuencia, lleva a las personas al suicidio.

VENTANAS: En los días y noches que corren del coronavirus nadie en Veracruz, por ejemplo, ha volteado a mirar los miles de trabajadores laborando en la economía informal.

Según versiones oficiales, uno de cada 3 jefes de familia lleva el itacate a casa con el ingresito derivado del changarro en la vía pública con la venta de picadas y gordas, tacos y tortas y refresco de cola.

Y en el caso de las trabajadoras sexuales resulta mucho peor.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *