xalapa
18
Search
Domingo, 26 de Mayo de 2019
  • :
  • :

Barandal: David y Goliat

LUIS_VELAZQUEZ

•Diputados sublevados

•Paridos por los dioses

Luis Velázquez/Primera Parte

11 de febrero de 2019

ESCALERAS: Primera vez en la historia política y social de Veracruz que una bancada fuerte, que parecía invencible, Morena en la LXV Legislatura, es derrotada. Y más, luego de tres meses consecutivos de un rafagueo implacable en contra del Fiscal. David, una vez más, aniquilando a Goliat. Ahora, según dijeron, otra vez el caso Jorge Wínckler será ventilado pero “hasta nuevo aviso”.

Que hubo billete de por medio, quizá. Que hubo amenazas hasta de muerte, entonces, y como dice el diputado de izquierda, Amado Cruz Malpica, la denuncia penal. Y más, teniendo a Wínckler en el Palacio de Justicia.

El gran fracaso de los operadores político de la Cuitlamanía.

Y lo insólito, luego de la derrota en el Congreso, el secretario General de Gobierno, festinando en sus redes sociales que sus “detractores y replicadores se volvieron a equivocar”, porque como el dinosaurio de Tito Monterroso, ahí sigue.

PASAMANOS: Los diputados de MORENA votaron, claro, en contra de Wínckler. Los del PAN, a favor. Así, la duda fue sembrada considerando el sentir histórico:

¿Los seis diputados opositores a MORENA y el PAN se unieron a Wínckler por qué hubo billetito de por medio?

¿O el peso de la razón política y social fue suficiente?

De cualquier manera significa que por más y más que seas mayoría simple en la LXV Legislatura y tengas de tu lado al aparato gubernamental y al jefe del Poder Ejecutivo, incluso, por más y más que alardees a AMLO como presidente de la república y te fermentes en los treinta millones de votos obtenidos el primero de julio del año anterior, la minoría en el Congreso local se impuso.

David sigue ganando la batalla.

Y porfis, que nadie minimice la fuerza de la minoría cuando las minorías integran un frente común.

Más, mucho más le vale al gobernador tomar en cuenta a las minorías (casos Chinameca, Actopan, Orizaba, Mariano Escobedo, etcétera, incluso, y como fue, con los cinco reporteros rechazando el premio Regina Martínez) que refocilarse en su aplastante mayoría.

Claro, sus operadores políticos quedaron desdibujados. Les falta experiencia, mañas, capacidad de convencimiento, razones de peso.

CORREDORES: Hay quienes afirman que atrás del operativo del Fiscal estuvo Miguel Ángel Yunes Linares, con Fidel Herrera Beltrán, los políticos de Veracruz con más peso político y fogueo.

Es posible.

Pero con todo, la derrota de los morenos en el Congreso fue insólita. Nunca antes. Y es que “trepados en las valencianas de AMLO”, los Morenistas han dejado de privilegiar la política.

Incluso, toda la carga se la están dejando a AMLO, como si el tabasqueño, el alumno del poeta Carlos Pellicer y admirador de Tomás Garrido Canabal, el gobernador caza-curas del trópico, fuera tan milagroso.

Cierto, José Alejandro Solalinde Guerra descubrió que el Niño Dios tiene una nueva cara y es la de AMLO, pero en el país hay demasiado pendientes para ocuparse de la destitución del Fiscal.

¡Vaya tiempos aquellos del priismo cuando los más graves pendientes se resolvían en la negociación!

BALCONES: Fueron los tiempos, entre otros, de los diputados Roberto Bravo Garzón, Ignacio González Rebolledo, Felipe Amadeo Flores Espinoza y Flavino Ríos Alvarado.

Incluso, hasta del profesor Juan Nicolás Callejas Arroyo, qepd, 5 veces diputado local y federal, bueno para la operación política.

En el caso, la Cuitlamanía confiando en José Manuel Pozos Castro y en Juan Javier Gómez Cazarín, solo porque así lo impuso el antiguo stripero del centro de Veracruz, el profe Zenyazen Escobar.

En el tiempo priista todo se calmaba en la negociación.

Tan es así que por ejemplo, en la historia legislativa local quedaron páginas imborrables como cuando desde la tribuna, el diputado local, Miguel Ángel Yunes Linares defendió, “su espada en prenda”, a su amigo y compadre, José Luis Lobato Campos, detenido en un abrupto desaguisado por órdenes de Agustín Acosta Lagunes… hasta que fuera liberado.

Ahora, con Pozos y Cazarín, la Cuitlamanía, en el ridículo.

VENTANAS: Los diputados sublevados, enfrentados, confrontados, a MORENA (como se desee mirar) fueron, entre otros, los siguientes:

Uno. El cenecista Juan Carlos Molina Palacios. Según las versiones, el secretario General de Gobierno, Éric Patrocinio Cisneros, lo trae en la mira, celoso como se ha puesto, porque anda vendiendo carne barata de pueblo en pueblo, convulsionando a la gente pobre.

Dos. Gonzalo Guízar Vallares, ex líder del PES, el partido aliado con Morena, porque lo dejaron fuera de canonjías y privilegios, primero, en el Congreso, y segundo, en el Ayuntamiento de Coatzacoalcos, donde el alcalde Víctor Carranza, ningún espacio le concesionó

Tres. Iván Aguilar. Diputado del PT, el otro partido aliado de MORENA el año anterior, al que habría jalado a la causa winckleriana Guízar Valladares.

PUERTAS: Cuatro. Brinda Kristel Hernández, la nuera de la ex diputada local y ex alcaldesa de Santiago Tuxtla, Jazmín Copete, molesta, irritada, porque la descarrilaron con su proyecto de convertir la comunidad de Tres Zapotes en municipio libre.

Cinco. Ivonne Trujillo, del Movimiento Ciudadano de Dante Delgado Rannauro, el partido aliado con el PAN en la elección presidencial del año anterior.

Seis. Érika Ayala. En rara y extraña conversión política, acaso ideológica, votó a favor de Winckler luego de que semanas anteriores dijera a su homóloga Marijose Gamboa Torales:

“Y ustedes (panistas) ¿qué ofrecen?”.

Siete. María Graciela Hernández Iñiguez, Marigraz, la Belinda de la LXV Legislatura. Otra convertida, san Pablo camino a Damasco, pues antes votó por la Ley AntiWínckler, igual que Nora Jéssica Lagunes Jáuregui.

CERRADURA: Desde luego, ninguna duda hay de que Morena fue descarrilada en el Congreso dada la prepotencia en que andan Pozos Castro y Gómez Cazarín, creyendo que fueron paridos por los dioses.

Y, bueno, en toda la historia política de Veracruz y del resto del país, el secretario General de Gobierno en turno, sea quien sea, siempre ha de ir junto, operando, como unos gemelitos amorosos, con los diputados locales de su partido.

Y en el caso, digan lo que digan, el resultado es uno solo: fallaron.

La vieja estrategia de amenazar, intimidar, acosar, tan efectiva en el tiempo priista de un solo partido político, se ha ido por la borda.

PATIO: En la primera etapa de su dictadura de 33 años, Porfirio Díaz Mori apostó a la administración, más que a la política.

Luego, claro, y después de cada reelección, solo le quedó la mano dura.

En el caso de la Cuitlamanía, ni política ni administración, porque cuando en el tercer mes del sexenio de la izquierda, ninguna obra pública anunciada existe y solo cacarean los programas sociales de AMLO, cuyo único objetivo es montar una plataforma electoral que le funcione en los años 2021 con los diputados federales y locales y presidentes municipales, y en el año 2024 con la elección presidencial.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *