xalapa
18
Search
Viernes, 19 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Barandal: El campesino de los conejitos

  • El campesino de los conejitos
  • La bloguera Bravo Pagola
  • Los nueve años a Javier Duarte

 

LUIS_VELAZQUEZESCALERAS: La condena de nueve años de cárcel a Javier Duarte por delincuencia organizada y asociación delictuosa se ha convertido en una vacilada.

El Peñismo en su máxima dimensión, con todo y el saqueo brutal, sin precedente en la historia local y nacional, cometido por la pareja gubernamental del sexenio pasado en Veracruz.

Y más ahora, cuando la también llamada pareja de Duarte, Dominga Xóchilt Tress, a quien premió con la dirección de Espacios Educativos, y Antonio Tarek Abdalá, favorito de Karime Macías a quien ungió como director administrativo del DIF y Tesorero en la secretaría de Finanzas y Planeación, se convirtieron en testigos protegidos y desembucharon todo lo que sabían.

El caso más grave de los dos, Tarek Abdalá cuando revelara a la PGR que Karime Macías decidía el destino del dinero público y que cada centavito que él desviaba como tesorero de SEFIPLAN era por órdenes tanto de Duarte como de Karime. (Animal Político)

Por eso, los nueve años de sentencia a Duarte significan “una tomadura de pelo” y más, mucho más por lo siguiente…

 

PASAMANOS: En el año 2012, el campesino de Oaxaca, Heliodoro Morales, originario de Tlacolula, se robó tres conejitos de propiedad comunal para llevar el itacate y la torta a su familia pobre, en la miseria, jodida y necesitada de alimentos.

Entonces, los comuneros interpusieron una denuncia penal en su contra, digamos, por ladrón, y por algunas razones, entre ellas, quizá que anduvo huyendo, fue detenido hasta el año 2016.

Y en tanto el proceso penal por robo seguía su tiempo, ya llevaba seis meses privado de su libertad con la advertencia de que el juez le dictaría nueve años de cárcel.

Es decir, los mismos años de cárcel a la que fue condenado Javier Duarte con todos y cada uno de los trastupijes conocidos por la mitad de la población y la otra mitad.

Además, habría de revisar el caso de unos ochocientos indígenas de Veracruz presos por haber robado una gallinita, un pollito, un totolito para llevar la torta a sus familias pobres en un Veracruz donde seis de cada 10 habitantes están en la miseria y en donde medio millón de personas sólo hacen dos comidas al día y mal comidas según el INEGI con su estadística de la pobreza.

 

CORREDORES: Los nueve años de cárcel a Duarte también pueden cotejarse con el caso de la tuitera Maruchy Bravo Pagola.

Ella, como se recuerda, en el primer año de Duarte lanzó en las redes sociales con otro bloguero un tuiter hablando de que estaban secuestrando niños en las escuelas primarias de Veracruz y Boca del Río.

Entonces, se armó un caos, y Maruchi fue detenida en su casa, trasladada a Xalapa e internada en el penal de Pacho Viejo.

Privada de su libertad, Duarte hablaba de que merecía treinta años de cárcel y sin derecho a fianza.

Incluso, el alboroto social fue tanto en Veracruz y en el país que Duarte contrató al entonces juez internacional, el español Baltazar Garzón, quien había condenado al general Augusto Pinochet por la masacre en Chile y la muerte de Salvador Allende, el primer presidente socialista de América Latina por la vía de las urnas, para aterrizar en Xalapa y avalar la decisión del duartazgo en contra de la tuitera y el otro amigo.

 

RODAPIÉ: Por eso, los nueve años de cárcel a Duarte son una vacilada.

Y más por lo siguiente:

Al momento, lleva un año y medio preso desde que el gobierno de Guatemala lo extraditara.

De acuerdo con la ley, el año y medio preso ha de añadirse a los nueve años y, por tanto, le restarían siete años y medio.

Y en tales circunstancias, su abogado ha anunciado que en base a su buena conducta Duarte sólo estaría cuatro años presos.

Y de ser así, en dos años y medio saldría del Reclusorio Norte de la Ciudad de México cuando tendría 54 años de edad y una fortuna calculada en 41 mil millones de pesos.

La historia, entonces, gravitando alrededor de tres ejes centrales para denotar el estado de la justicia:

A, la historia de Heliodoro Morales, el campesino oaxaqueño, quien robara tres conejos para alimentar a su familia.

B, la historia de Maruchi Bravo Pagola y su tuit.

C, la historia del saqueo de Javier Duarte a las finanzas públicas de Veracruz.

 

BALAUSTRES: Por eso, refiere el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, en muchos pueblos del país, incluso en Veracruz, la gente mejor prefiere hacerse justicia por su propia mano en el caso de los ladrones, los rateros, los robachicos y los violadores.

Y, por tanto, en muchas demarcaciones de plano los linchan y en otras han estado a punto de…, como en el caso de Veracruz, donde los han amarrado a un poste, desnudado por completo, golpeados en algunas ocasiones, y avisado a la policía para que lleguen por ellos.

“Más que la condena fue el perdón a un delincuente” dijo el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares cuando conoció la sentencia de nueve años a Duarte.

Con todo, Javier Duarte ha sido sentenciado. Ya se verá si existiera una reconsideración del juez federal si la Fiscalía pisa los callos.

Por pronto, y aun cuando tal ha sido la condena, el tribunal popular han juzgado tanto a Duarte como a Karime Macías.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *