xalapa
18
Search
Miércoles, 21 de Agosto de 2019
  • :
  • :

Barandal: El Príncipe del Palacio

LUIS_VELAZQUEZ

•Cooptar a los incómodos

•Reporteros y activistas

Luis Velázquez

25 de abril de 2019

ESCALERAS: Igual que en el tiempo del PRI y PAN, el Príncipe de MORENA en el palacio de gobierno de Veracruz, y sus acólitos, están cooptando a las personas y organizaciones incómodas.

Billete fácil, cargos públicos, becas y subsidios, se han engarzado para incorporar en la nómina oficial, por ahora, a trabajadores de la información y activistas.

Y está bien, si se considera que cada parte tendrá razones personales, familiares y colectivas (y que se respetan), pues, y entre otras cositas, llevar el itacate y la torta a casa está canija en un Veracruz donde uno de cada 3 jefes de familia trabajan en el changarro en la vía pública vendiendo gordas, picadas, tacos, tostadas, tortas y refresco de cola.

Y el hambre, intituló Luis Spota una de sus novelas, “da muchas cornadas”.

PASAMANOS: Según las versiones, hay unos diez reporteros trabajando en la secretaría de Educación. Incluso, con cargos públicos, aun cuando, digamos, son menores, pero lo decía César “El tlacuache” Garizurieta, “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, y el día cuando quedó fuera, a tono con sus principios y valores, se quitó la vida, digamos, para evitar la deshonra.

Según el politólogo Ramón Benítez, tantos trabajadores de la información en la nómina de la SEV se debe a que el titular, el profe stripero, es muy vulnerable y necesita blindaje mediático.

CORREDORES: Hay también otros colegas habilitados como cabilderos de algún secretario del gabinete legal solicitando una tregua en el ejercicio periodístico.

Incluso, operando desde sus redes sociales “tirando incienso” a la generación política de la izquierda en el palacio de gobierno de Xalapa.

La prensa, sostenía Porfirio Díaz Mori, ha de maicearse. En tanto, a los intelectuales, se les maicea con cargos diplomáticos y becas en el extranjero y asesorías, y “con el tiempo y un ganchito”, financiamientos para sus negocitos.

BALCONES: Desde un principio, la era Cuitláhuac “mostró el diente”… de la cooptación.

Por ejemplo, nada más incómodo para las elites gobernantes en turno han sido los Colectivos, integrados con padres con hijos desaparecidos.

Para el duartazgo fueron una pesadilla. Y también para la yunicidad. Incluso, fragmentados, unos con un Fiscal y otros con otro en un Veracruz donde cada vez aparecen más fosas clandestinas, la última, en Úrsulo Galván, donde calculan unos doscientos cadáveres.

Por eso, y luego de un trabajo ininterrumpido en los Colectivos, Mayra Ledesma fue nombrada directora para la Construcción de la Paz.

Sus apologistas dicen que mil veces trabajar al lado del gobierno para tener recursos oficiales en la búsqueda de los desaparecidos en vez de poner un puesto de fritangas en el carnaval y Semana Santa.

Y, digamos, puede que tengan razón, pero al mismo tiempo, el Príncipe siempre utiliza a los demás.

Y entre más poder tiene más poder quiere, en todos los casos, agarrando a la gente por hambre.

Y si es necesario matar, mata, sin ningún reproche de conciencia, como interpreta Damián Alcázar en la película “Complot Mongol” a un sicario implacable.

PASILLOS: A otras activistas también han abierto las puertas y las ventanas en el sexenio de MORENA.

Quizá, y en algunos casos, sin un salario, pero al mismo tiempo, la oportunidad para avenirse de recursos con que seguir la frenética y angustiante búsqueda de los suyos, y lo que significaría, digamos, un acierto, con todo y los riesgos de la cercanía con el Príncipe, y con quien y como decía el historiador Daniel Cosío Villegas, siempre ha de mantenerse la distancia, además, distancia crítica, pues el Príncipe vive obsesionado con el poder y los demás con la vida.

Entre otras, las siguientes:

La académica Estela Casados, en la Comisión Nacional de Búsqueda.

Anaís Palacios, en la Comisión Estatal de Búsqueda.

Alejandra Jiménez Ramírez, Jesús Granados Bautista y Marcela Flores Dionisio, en la SERAPAZ Veracruz.

María Cecilia Torres Melo y Ramón López Anaya, de Colectivos del norte de Veracruz, y Rosalía Castro Toss y Marcelo Zurita Rosas, del Solecito, y Lenith Enríquez Orozco, del Colectivo Madres en Búsqueda, en el Consejo Ciudadano de la Comisión Estatal de Búsqueda.

VENTANAS: En otros tiempos todos ellos protestaban. Todos ellos andaban con pancartas en marchas y plantones reclamando justicia para sus desaparecidos.

Antes, como críticos frente al poder y críticos del poder público. Ahora, quizá, con una nueva estrategia. Luchando al lado del poder para seguir buscando a los suyos.

Y si antes se dolían de la falta de recursos ahora, quizá, los pudieran tener o ya los tienen, cuestión de saber el tiempo que el Príncipe será magnánimo con los recursos oficiales y/o los necesite a todos ellos para legitimarse.

PUERTAS: La vida es así es rara, extraña y misteriosa.

José Vasconcelos, por ejemplo, el gran opositor a Plutarco Elías Calles, fundador del partido abuelito del PRI y quien impusiera a 4 presidentes de la república, terminó como rector de la UNAM y secretario de Educación de Álvaro Obregón.

En contraparte, el gran opositor de América Latina, Ernesto “El che” Guevara, luchó contra el dictador Fulgencio Batista, de Cuba, al lado de los hermanos Castro Ruz, luego fue funcionario con Fidel Castro, pero sintió de nuevo el cosquilleo del Rocinante y primero fue al Congo para hacer la revolución y después a Bolivia, donde lo mataron.

CERRADURAS: El Solecito fue un crítico de Miguel Ángel Yunes Linares y el sexenio de MORENA en Veracruz lo comenzó del lado del gobernador.

Pero…, según el trascendido, el Solecito les otorgó una tregua de un semestre para ver resultados con hechos y acciones concretas y específicas.

El tiempo se está cumpliendo y si hay dos señoras del Solecito en el Consejo Ciudadano de la Comisión Estatal de Búsqueda, esperemos programas, pues a la fecha existen decenas, cientos de cadáveres sin aplicarles la prueba ADN, en tanto Veracruz sigue poblándose de fosas clandestinas.

Y lo peor, de masacres ocurridas hasta en fiestas familiares como en la colonia Obrera, de Minatitlán, donde trece personas fueron asesinadas, entre ellas, un niño de 9 meses y cinco mujeres.

Veracruz sigue chorreando sangre, muertos, feminicidios, infanticidios y fosas clandestinas.

Y el Príncipe y los suyos cooptando a las personas y organizaciones incómodas. Incluso, hasta un travesti aceptó un cargo público.

El asesinato del activista Abiram Hernández Fernández, el 30 de marzo del año fatídico que corre, ya se olvidó. O la mayoría lo olvidó ex profeso.

Y para felicidad del Príncipe, ndie ha reclamado justicia para la niña de 12 años asesinada con su familia en Santa Ana Atzacan, en la sierra de Zongolica.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *