xalapa
18
Search
Lunes, 25 de Mayo de 2020
  • :
  • :

Barandal: Es la gente…

LUIS_VELAZQUEZ

•O los malandros

•Justicia por mano propia

Luis Velázquez

17 de abril de 2020

ESCALERAS: La ciudad de Veracruz lleva la delantera en la aplicación de la justicia por mano propia. Más allá de ponerse a rezar como dijera el arzobispo de Xalapa para enfrentar el oleaje de la violencia, solo resta defenderse entre todos. Por poquito y linchan a un asaltante en una colonia popular. Y a otro ladrón amarraron a un poste en céntrica calle.

Cierto, en Soledad Atzompa y el Valle de Uxpanapa, lincharon a unos secuestradores y a un macho que matara a su esposa con las balas de una pistola por la espalda.

Pero en la ciudad jarocha son reincidentes. Y ni siquiera, vaya, necesitan integrarse en autodefensas. Gente fiera. Bragada. Lejos de la contemplación mística. Actuando y operando.

PASAMANOS: El jueves 2 de abril, en la colonia Fernando López Arias, un ladronzuelo de unos 29 años, Edgar N, se metió a una vivienda para robar. En el barrio tenía fama de ratero.

Y cuando apenas, apenitas, intentaba husmear en la casa sintió los madrazos limpios. Golpes y patadas le llovieron. Unos vecinos, hartos de su fama de pendenciero, lo querían linchar.

Cupo la prudencia y la mesura. Lo amarraron. Y avisaron a la policía. “Vengan por él”, pidieron.

CORREDORES: El lunes 6 de abril, otra justicia jarocha por mano propia.

Un trío de ladrones se fueron encima de un taxista. Cuchillo en mano exigieron sus pertenencias y la cuenta del día.

Entonces, llegó un taxista y otro y otro solidarios y los rodearon y echaron montón.

Dos, lograron huir. Uno, detenido. César N. N, como se estila en el expediente penal. Luego, amarrado a un poste. Y avisaron a la policía.

La vida en el tiempo de la secretaría de Seguridad Pública guinda y marrón. La población, los ciudadanos, prestos a enfrentar el peor de los mundos. Es la gente o son los malandros.

BALCONES: Algún teórico social le llamaría el despertar ciudadano. Pero con todo y resistencia cívica, la población está harta, hartísima del oleaje de inseguridad, incertidumbre y zozobra y del tsunami de impunidad.

Día tras día, semana a semana, mes con mes, los malandros aquí siguen, dueños de Veracruz. Y canijo el desempleo y el subempleo y los salarios de hambre y la migración de Veracruz a Estados

Unidos y Veracruz en el primer lugar nacional en producción y exportación de trabajadoras sexuales (investigadora Patricia Ponce), ni modo de resignarse y cruzarse de brazos.

Los hombres, solteros y casados, padres de familia, defendiendo el legítimo derecho a vivir con tranquilidad.

PASILLOS: Algún día, profetizan desde el púlpito nacional, el coronavirus se irá. Siempre, no obstante, permanecerán la violencia y el desempleo y el subempleo y la pobreza y la miseria.

Por eso, y ante la ineficacia oficial, rebasadas las dependencias oficiales por la izquierda y la derecha y el centro, sean priistas, panista o guindas, la resistencia civil es, sería, la única esperanza para vivir en paz.

VENTANAS: Habría, entonces, activistas, organizar la resistencia civil, lejos, demasiado lejos, sin ninguna influencia ideológica, de los partidos políticos. Ninguna liga con el gobierno. Los barrios, las colonias, los ranchos, los pueblos, integrados, digamos, como en el sur de Veracruz, con las guardias comunitarias, donde el secuestro y asesinato de una señora unió a todos.

Hemos de empezar en cada calle, en cada cuadra. Poco a poquito. Así sean unos cuantos y los más se resistan, digamos, para evitar problemas.

Día llegará cuando los vecinos pudieran estar unidos. Sería, digamos, cuando vieran el resultado social. Una vida tranquila, sin sobresaltos.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *