xalapa
18
Search
Jueves, 23 de Mayo de 2019
  • :
  • :

Barandal: Guillotina de la Contralora

LUIS_VELAZQUEZ

•Cinco políticos en la mira

•Encubrieron la corrupción

Luis Velázquez

23 de enero de 2019

ESCALERAS: Por lo pronto, la Contraloría Leslie Garibo Puga (tiene solicitud de juicio político en la LXV Legislatura) ya aplicó la Ley Taibo II a sus antecesores.

Entre ellos, los siguientes:

Contralores de Miguel Ángel Yunes Linares: Guillermo Moreno Chazzarini (y sus dos hijos en cargos públicos en la yunicidad) y Ramón Tomás Figuerola Piñera.

Contralores de Javier Daurte: Iván López Contreras, Mauricio Audirac Murillo y Ricardo García Guzmán, el cacique huasteco que antes fue priista y ahora, kakfiano, panista.

La Contralora, a tono con la ley Taibo II, “se les metió doble” con un enunciado volcánico y tsunámico.

Ellos, dijo, fueron “letra muerta… para supervisar y controlar el correcto desempeño de las dependencias estatales”, a su juicio, un lodazal, un cochinero, un estercolero.

PASAMANOS: En el periódico La Jornada-Veracruz del jueves 17 de enero, la nota referente es aderezada con una fotografía de la Contralora donde aparece con lentes de modelo y edecán de primer mundo, pelo cortito ligeramente inclinado a la izquierda (todos somos izquierdosos), con una mirada de pantera al acecho, vigilante, pero también de águila cazando el primer tropezón de la persona, quizá un político, a quien mira con ojos que parecen cuchillos afilados listos para tasajear la carne en el mercado popular.

Es la mirada de una política incrédula. La mirada que duda y en todo caso, pone en tela de duda lo que mira, siente, percibe, escucha, oye y olfatea.

Pero también es la mirada de una mujer que “se amarra el dedo antes de cortársela”, al fin, digamos, cálculo político frío y sereno con la Ley Taibo II.

“Estamos, dijo, por recibir los dictámenes de cada dependencia y de los organismos públicos descentralizados, pero desde ahora los ex Contralores fueron ‘letra muerta’ por tanta corrupción”.

Por eso, y mientras llegan la información pendiente reveló que ha aplicado dieciséis inhabilitaciones y 46 amonestaciones a servidores públicos de la yunicidad, aun cuando omitió los nombres de cada uno.

Digamos, en nombre de la institucionalidad, se los reservó, mientras, quizá, cierran el candado y presentan las denuncias penales en la Fiscalía, pero ahora cuando Jorge Wínckler Ortiz sea destituido.

CORREDORES: En el tiempo obradorista de la lucha contra la corrupción política (México, en el primer lugar en América Laguna y en uno de los primeros en el mundo), la Contralora (una dispensa de la LXV Legislatura con mayoría simple de MORENA la encumbró en la Cuitlamanía) ha dado un Cuitlalazo, fenómeno político y social que consiste en descarrilar los sexenios de Miguel Ángel Yunes Linares, Javier Duarte y Fidel Herrera Beltrán.

“Voy a ser partícipe del combate a la corrupción. Vamos a ser enérgicos. No vamos a pactar ni lo vamos a permitir, pues vamos a ser vigilantes para que cada peso sea para el beneficio de los veracruzanos”.

Ajá, pero ya se verá.

Y ya se verá si se considera que con ese mismito discurso llegaron sus cinco antecesores (Chazarini, Figuerola, Audirac, García Guzmán e Iván López) y terminaron contradiciéndose a sí mismo, la corrupción en las cañerías sucias de la vida pública.

RODAPIÉ: En el bienio azul, la yunicidad comenzó a encarcelar a uno y a otro y a otro duartista y coleccionó a unos 80, entre ellos, a 68 policías, en el penal de Pacho Viejo.

Otros, sin embargo, se fugaron. Y otros más, se ampararon y andaban con el amparo en la bolsa y con bajo perfil. Otros más, se borraron del mapa para que nadie se acordara de ellos.

Y ahora cuando la Contralora “ha tirado su espada en prenda” contra los yunistas y duartistas corruptos y amenaza con interponer denuncias penales, otra vez, quizá, la historia se repita.

Y más, cuando ha anunciado un Código de Ética para los servidores públicos (a tono con la Constitución Moral de AMLO), de igual manera, digamos, como se hace en la escuela secundaria y también en los Seminarios donde los jóvenes estudian para ver si pueden convertirse en ministros de Dios y predicar el Evangelio desde el púlpito en cada homilía.

Vicente Fox Quesada también lanzó su código de ética y sirvió para enriquecer a sus hijastros, sobre todo, desde Petróleos Mexicanos con contratos millonarios.

BALAUSTRES: La Contralora habrá de apurarse y esmerarse.

Por ejemplo:

Desde hace ratito, los secretarios de Salud, doctor Roberto Ramos Alor, y de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, han puesto en el carril político, social y mediático la corrupción de sus antecesores.

Y mientras el Fiscal Wínckler cae o se mantiene, ninguno de los dos ha interpuesto una denuncia penal por el presunto desvío de recursos.

Pura lengua. Litigando en la declaración política y mediática. Buscando los titulares de portada para los 15 minutos de gloria de que habla Andy Wharol. Muchos estallidos de fuegos artificiales, pero nada en concreto.

Ahora, la Contralora ha deseado ganar espacio y denunciar en el papel periódico a sus antecesores en los gobiernos priista y panista como parte, digamos, de la feroz competencia irracional para evidenciar a la yunicidad y el duartazgo, pero hasta ahí.

Es el tiempo de la purificación política bajo un vaso comunicante universal, el siguiente:

Todos quienes llegamos somos ángeles de la pureza. Todos los que se fueron, unos corruptos.

De algún modo, parafrasean a Luis XIV cuando fue coronado rey a los 19 años de edad:

“Yo soy el Estado”.

Yo soy honesto. Yo soy austero. ¡Pinches corruptos los otros!

Mientras tanto, y en la pasarela mediática, la Contralora con su Ley Taibo II.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *