xalapa
22
Search
Lunes, 24 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Barandal: Jefes policiacos evidenciados

LUIS_VELAZQUEZ

  • Denuncias en narcomantas
  • Polvorín en la zona centro

 

Luis Velázquez

13 de septiembre de 2018

 

ESCALERAS: Los malandros están terminando la yunicidad de igual forma como la iniciaron en diciembre de 2016. En una guerra sin cuartel y con amenazas de muerte a los jefes policiacos. Son, por ejemplo, las narco/mantas trepadas en puentes en el centro del estado.

El 4 de septiembre, mes patrio, amanecieron en puentes de Yanga, Ciudad Mendoza, Cuitláhuac, Fortín, Orizaba, Río Blanco y Nogales.

Antes, en el sexenio anterior, cuando los carteles entraron a Veracruz por el norte y se fincaron en Pánuco, la tierra del cacique huasteco, Ricardo García Guzmán, propietario del destino social, político y económico, la delincuencia organizada tenía como objetivo el trasiego de drogas, su principal fuente de ingresos.

Después, poco a poco derivaron en otros rubros. Por ejemplo, el secuestro exprés, la desaparición, el asesinato, las fosas clandestinas, el cobro de derecho de piso, la trata de personas y la prostitución.

Luego, al negocio de los migrantes de América Central, Honduras, Guatemala, Salvador y Nicaragua.

Veracruz, dijo entonces el sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, es el paso de la muerte para los indocumentados.

 

PASAMANOS: Entonces, en el carril social fue puesto el negocio floreciente del huachicoleo.

Veracruz, primer lugar nacional en el robo de combustible, la nueva disputa que ahora, según el comisionado nacional de Seguridad Pública, Renato Sales, ubica a la tierra jarocha en el centro de la disputa “de varios carteles”.

Más, mucho más, incluso, que el trasiego de drogas y el consumo que mientras antes éramos sólo el paso de sur a norte de la droga, ahora la vida también nos volvió consumidores, se ignora si por la tensión de tantos secuestros, crímenes y feminicidios, donde, y como dicen el arzobispo Hipólito Reyes Larios y el obispo de Córdoba, Eduardo Patiño Leal, “todos los días hay ejecuciones”.

Por eso, observa el reportero Ignacio Carvajal García, la ruta de los ductos y gasoductos está llena de muertos.

Son los muertos de los narcos y entre narcos y en donde se incluye a civiles, digamos, como una estrategia intimidatoria de la delincuencia organizada frente al Estado de Derecho.

 

CORREDORES: Las narco/mantas del 4 de septiembre amenazan a los comandantes de la secretaría de Seguridad Pública, José Zeferino Huerta Sánchez, conocido como “El chepe”, y Antonio Domínguez, “El comandante delfín”.

Les recuerdan, entre otras cosas, que los malosos les entregaron “seiscientos mil pesos y dos camionetas para que les dejaran un tráiler cargado con zapatos, y a pesar del acuerdo y pago, los comandantes de la SSP se los quitaron” (Notiver).

Incluso, pasan copia a otro comandante, de apellido Rhino, “de cobrar un millón de pesos mensuales a los huachicoleros, los cuales se reportan con el comandante Danielote”, a su vez, subdirector en la zona centro de la SSP.

Según las mantas, también señalan a otro jefe de Seguridad Pública de Jaime Téllez Marié, de nombre Gerardo Guzmán, “de no respetar los acuerdos”.

Las mantas están firmadas por el Grupo Operativo Lobo Zetas.

Por lo pronto, reza el boletín oficial, la Fiscalía investiga, tan ocupada que está con las fosas clandestinas de El Arbolillo, cuyo saldo es, por lo pronto, de 174 restos humanos.

 

RODAPIÉ: La Fiscalía, claro, investigará, aun cuando se correrá el riesgo del sexenio anterior cuando, y por ejemplo, con los diecinueve cadáveres tirados en la barranca de la muerte, “La aurora”, en el municipio de Emiliano Zapata, tanto el secretario de Seguridad Pública como el Fiscal escondieron los hechos, porque estaba reciente el secuestro y desaparición de los cinco jóvenes originarios de Playa Vicente levantados en Tierra Blanca y cuyo hecho se volviera de portada y a 8 columnas en la prensa nacional y parte de la extranjera.

Ya se verá, entonces, porque el Fiscal anda ocupado con la amenaza del juicio político anunciada ene número de veces por los diputados locales electos de MORENA y por el gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez.

Además, la historia truculenta es así:

Un asesinato hace olvidar el crimen anterior.

Unos desaparecidos refunden en el archivo a los desaparecidos anteriores.

Un feminicidio hace olvidar el anterior.

Y unas narco/mantas de igual manera a las precedentes.

La Fiscalía bien podría emitir su dictamen asegurando que son infundios y calumnias, dada la guerra sin cuartel de la yunicidad y el gobierno federal contra los malandros, más todavía considerando que el huachicoleo es asunto de interés nacional.

 

BALAUSTRES: Ene número de narco/mantas han sido colocadas de norte a sur y de este a oeste de Veracruz en los últimos diecinueve meses y nunca ha existido un dictamen de la Fiscalía.

Tampoco, nadie conoce la identidad ni de los homicidas físicos ni tampoco intelectuales de tantos secuestros, desapariciones, asesinatos y fosas clandestinas, y menos de los huachicoleros, aun cuando en términos generales algunas voces oficiales siempre citan a uno que otro cartel.

Pero hasta ahí.

Menos entonces habrá de esperarse ahora cuando, y de entrada, el robo de combustible es un asunto federal, y segundo, cuando el sexenio de Enrique Peña Nieto va de salida, igual que el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares, tratándose de los señalamientos de los malandros en contra de comandantes y jefes de la secretaría de Seguridad Pública.

Se dirá que hacer caso a las mantas es magnificar a los carteles. Quizá. Pero al mismo tiempo y cuando como citan nombres, hechos y circunstancias, caray, significaría una ligereza mirar la vida pública desde tal perspectiva.

En el penal de Pacho Viejo hay, por ejemplo, un ex secretario de Seguridad Pública y jefes policiacos y policías acusados de varios delitos, entre ellos, el peor, como es la desaparición forzada.

Pero en el territorio jarocho, la delincuencia organizada sigue gobernando, dueña de la agenda setting, imponiendo las reglas del día y de la noche.

Por lo pronto, el obispo de Córdoba ha anunciado que está rezando por las autoridades para restablecer la paz en Veracruz.

Ojalá y sea escuchado en el otro lado del charco…

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *