xalapa
22
Search
Domingo, 19 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Barandal: La gurú Beatriz Paredes

LUIS_VELAZQUEZ

•Al rescate del PRI
•Campaña de Pepe Yunes

Luis Velázquez
27 de febrero de 2018

ESCALERAS: Beatriz Paredes Rangel es la nueva delegada del CEN del PRI en varios estados del sur/sureste del país, entre ellos, Veracruz.
Gobernadora de Tlaxcala, lideresa nacional del PRI y de la CNC, subsecretaria de Gobernación, diputada local y federal y Senadora de la República, Embajadora de México en Cuba y Brasil, tiene una encomienda fundamental, entre otras, llevar al partido tricolor al triunfo en las urnas con la elección de diputados locales y federales y senadores y presidente de la república.
Pero más, mucho más, con la elección del gobernador de 6 años en la tierra jarocha, y en donde el candidato es su discípulo y amigo “a prueba de bomba”, Pepe Yunes Zorrilla.
El mismo Pepe Yunes al que luego de perder la Senaduría en el Fidelato lo rescató incorporándolo al CEN del PRI, con todo y que Fidel Herrera Beltrán le había jugado las contras, tanto a Pepe como a Beatriz Paredes, pues su candidato al liderazgo nacional era Enrique Jackson, el súper asesor suyo y de Javier Duarte, chambita por la que cobraba un millón de pesos según la fama pública en el pasillo oficial.
El segundo de a bordo de Paredes Rangel es, será, José Antonio Rojo, el hidalguense que pertenece al grupo de Jesús Murillo Karam, ex gobernador en la tierra de Miguel Ángel Osorio Chong y ex procurador de Justicia de la República.
Pero más aún, el amigo amigo de Miguel Ángel Yunes Linares, quien con su primogénito apuesta a ganar el plebiscito del primero de julio, y como él mismo ha dicho a los suyos:
“Todavía no sé cómo, pero de que vamos a ganar… ganaremos”.

PASAMANOS: En menos de un año, el PRI en Veracruz perdió la gubernatura y la mayoría en el Congreso local gracias a Javier Duarte y cuya foto, por cierto, sirve como parte de la propaganda panista del candidato presidencial, Ricardo Anaya, para cacarear el país corrupto que vivimos y padecemos.
El año anterior, el tricolor perdió 172 presidencias municipales por culpa, entre otros, de Javier Duarte, pero también de la delegada del CEN del PRI, Lorena Martínez, premiada, no obstante, con la candidatura pluri al Senado.
Después, enviaron al ex gobernador de Colima, Fernando Moreno Peña, de delegado del CEN, pero la rueda de la fortuna fue tan generosa con él que de pronto, zas, fue elegido candidato uninominal al Senado, y debió migrar a su tierra.
Ahora, Beatriz Paredes simboliza la gran esperanza para la resurrección tricolor donde la batalla se está dando con el ex priista y panista, el gobernador Yunes, dispuesto a todo, absolutamente a todo, con tal de heredar la estafeta al hijo mayor.
Paredes Rangel tiene una currículo más amplia que Yunes Linares y ya se verá el fuego volcánico de uno y otro.
Es Paredes o Yunes.

CASCAJO: El Yunes azul está haciendo su chamba y jugando el todo por el todo.
Por ejemplo, sigue apretando tuercas a los priistas figuras estelares.
La penúltima fue con Manuel Rosendo Pelayo, ex presidente municipal de San Andrés Tuxtla.
Según las versiones, el diputado local, Vicente Benítez, “El príncipe de Costa Rica”, “El señor de las maletas voladoras”, se lo acercó al gobernador para que se disciplinara.
Entonces, Pelayo “le peló la piña” y le dijo, sin rodeos, que su lealtad y fidelidad estaba a morir con Pepe Yunes.
“Mi sobrino perderá”, le dijo.
Y como Rosendo Pelayo se mantuvo, entonces, de manera rara, extraña y suspicaz, le cayó el alcalde sucesor, Gustavo Pérez Garay, con una denuncia penal en la Fiscalía acusado del desvío de recursos y de empresas fantasmas.
Con todo y que cada quien conoce la fama pública del ex alcalde de San Andrés, de por medio, el calambre.
El mismo calambre asestado a la académica de la Universidad Veracruzana, Rosío Córdova, esposa del alcalde de MORENA, Hipólito Rodríguez, cuando diera a conocer un listado de desaparecidos en la máxima casa de estudios y en donde la rectora, Sara Ladrón de Guevara, quedó bien con Yunes pero mal con la comunidad académica.

RODAPIÉ: La estrategia del gobernador incluye crear la percepción de que el presidente Enrique Peña Nieto está con él a morir.
Y más, porque lo convenció de que es “la horma del zapato” de AMLO y tiene “el expediente negro” del tabasqueño para descarrilarlo en la justa electoral por Los Pinos, con todo y que en el terreno de la realidad ha quedado manifiesto que ningún efecto demoledor le causó a “El peje” en su paso por Veracruz.
La otra contraofensiva es haber seguido los pasos de Pepe Yunes en su precampaña, de tal forma que si iba a un pueblo el día anterior Yunes organizaba un evento público con miles de gentes para apantallar a la población, y de paso, sembrar el desconcierto y el desencanto alrededor de su periplo y su figura.
Y más, porque en aquel tiempo el OPLE aplicó la ley y estableció que los candidatos solían podían reunirse con los militantes de su partido, y entonces, los mítines quedaron reducidos a un número estrecho y limitado.
Pero el efecto azul de la yunicidad trascendía así en el ánimo social.

POSTES: En el escritorio de Beatriz Paredes está un informe detallado de la elección de Estado que el gobernador Yunes aplica en beneficio de su hijo, consciente de que se trata de un plebiscito, donde el adversario a derrotar es el padre, y si el hijo gana, gana el padre; si el hijo pierde, pierde el padre.
La ex gobernadora enfrenta la penúltima gran batalla de su vida. Y también jugará el todo por el todo.
Su capacidad para amarrar entuertos y resucitar a la política está en juego.
Y más, porque desde hace varios años carga una química, buen karma, mejor vibra, con Pepe Yunes.
En todo caso, gladiadora contra gladiador. Choque de trenes de 5 estrellas.
Y si Yunes se la juega con su hijo, Beatriz Paredes con su hijo putativo, el hijo que adoptó en el camino, de igual manera como los amigos son piedras rodantes que en la ladera se encuentra para siempre.
A diferencia de tantos otros, igual que Yunes Zorrilla, nunca Paredes Rangel ha sido involucrada en escándalos políticos ni tampoco acusada de “meter las manos al cajón” ni de desviar recursos públicos ni de crear empresas fantasmas.
La honestidad por delante en un país donde pocos, excepcionales políticos se salvan.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *