xalapa
18
Search
Miércoles, 19 de Junio de 2019
  • :
  • :

Barandal: “Ningún chile les embona”

LUIS_VELAZQUEZ

•Premio “La lengua de oro”

•Pulgarcito de Cuitláhuac

Luis Velázquez

10 de junio de 2019

ESCALERAS: El secretario de Salud, SS, doctor Roberto Ramos Alor, ha entrado al libro de “Los grandes dichos de grandes jarochos”. Su última frase lo encumbró: A ustedes, dijo a los reporteros incómodos, ningún chile les embona”. Casi casi como San Agustín cuando dijera: Señor, hazme casto, pero todavía dame chance de portarme mal.

Acaso, a la misma altura filosófica de Cuitláhuac con su frase bíblica de “Soy sabadaba”. De Éric Cisneros Burgos, “Fiscal, eres un inepto”. De Hugo Gutiérrez Maldonado, “Siempre he usado pistola al cincho”. De Zenyazen Escobar. Del alcalde de Xalapa, “cuídense unos a otros”.

Claro, el titular de la SS merecería el Premio a la Lengua de Oro cuando dijo que “nunca anduve zopiloteando este cargo”, antes, mucho antes de que algún ciudadano indeseable le endose la categoría veterinaria.

PASAMANOS: Ramos Alor lo dijo cuando “¡los pinches reporteros!” (Arturo Bermúdez Zurita) le preguntaron sobre la compra sin licitación de las medicinas.

De la misma estatura que los enanos de Blanca Nieves, con la barbita de chivo que disminuye sus ojitos de pajarito y con la cachucha que oculta la calvicie y la bata pijama que le bambolea, también reveló su estilo frívolo y soberbio de ejercer al poder y dijo a los reporteros, digamos, para que Cuitláhuac tomara nota, pero también Norma Rocío Nahle García, secretaría de Energía, y de quien se afirma fue su gran padrino para llegar a la SS:

“Es el pueblo el que pone y quita. Y a mí me puso el pueblo de Coatzacoalcos”.

Trepado en la soberbia, alardeando su oficina confortable en Coatzacoalcos como jubilado del IMSS, advirtió al mundo:

“Si hay alguien mejor que Ramos Alor y que tenga mejor visión de salud que yo… ahí está el espacio”.

Un semestre, pues, ha sido suficiente para que el señor se sienta Chucho el roto, pues si compró las medicinas sin licitación fue para ayudar a los pobres, “los pobres entre los pobres”.

CORREDORES: En la administración pública todos los problemas queman. Un político siempre lucha, dice el vecino, contra toda clase de obstáculos. Y si un político quiere la tranquilidad y la paz, entonces, mejor que se vaya a sus negocitos en el sur de Veracruz, porque la luna de miel termina un minuto después de tomar posesión.

Pero, bueno, el doctor conocido en las redes sociales como “El besucón” y defendido con pasión volcánica por su jefe, el gobernador, habría sentido que en la encuesta van mal y que el asuntito de las patrullas policiacas, las ambulancias y las medicinas están pegando duro a la popularidad de MORENA, y por eso quiso lanzarse contra el gremio reporteril diciéndoles que “ningún chiles les embona” para, digamos, desviar y distraer la atención social.

Si es así, premio de productividad y eficiencia y lealtad habría Cuitláhuac de entregarle.

BALCONES: Queda claro, sin embargo, que “El besucón” no es un doctor ni un político de ideas ni con ideas ni tampoco de reflexiones ni de mesuras.

Simple y llanamente, una pregunta impertinente lo incomodó, lo sacó de su confort, le hizo perder los estribos y arengó.

Más, si se recuerda que es una especie de cangrejo ermitaño que “cambia de concha cada vez que encuentra una mejorr” (Norman Mailer en “América”), pues en el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares fue director de un hospital público en el sur de Veracruz y ahora, camaleón además, es Morenista, gente de izquierda, dice él, con mucha base social.

Por eso acaso exigió a los reporteros que sean objetivos con un profundo, inalterable, sentido social.

Peor tantito si se considera que su izquierda delirante consiste en un doble manejo.

Por un lado, tuvo la genial ocurrencia de ofrecer servicio médico gratuito a los reporteros durante el mes de junio, y por el otro, ofendió y humilló a los medios, mesiánico, enviado de Dios, iluminado que ya tan pronto se cree el pulgarcito de Cuitláhuac.

PASILLOS: Quizá en corto el doctor es un hombre agradable, pero en público destila amargura, frustración y resentimiento.

Solo es feliz cuando va al café con un sexteto de amigos, se sienta en la silla central, coloca a tres de cada lado, se sume la cachuchita y esconde la cara ovalada en el pecho y de reojo espía a los comensales con los ojitos minúsculos.

Y en vez de pensar en la grandeza de Veracruz delata su pequeñez.

Además, está claro: cuando le ofrecieron, dice, la secretaría de Salud que no andaba zopiloteando (sin alusiones personales al resto del gabinete legal o ampliado), nadie le dijo que le ofrecía el cielo como paraíso, sino lo único seguro era un viaje al infierno.

Y no obstante, en tan poco tiempo, primero con el mayor número de fuego mediático en contra de sus antecesores y sin denuncias penales, y segundo, cacareando una presunta crisis humanitaria, y tercero con la sospechosa compra de medicinas, soñó con volverse una celebridad televisiva, pero ni hablar, otros le ganaron la batalla, entre ellos, Éric Cisneros, Zenyazen Escobar y Leslie Garibo, mejor posicionados en el carril periodístico.

Cuando menos, si de premio de consuelo sirve, ha pasado unos buenos ratos, a excepción, cuando la rola de “El besucón” y ahora con la ruedita de prensa para decir a los diaristas que “ningún chile les embona” y que en la Alvarado de Bogar el dicho tiene significado puntilloso y polisémico.

VENTANAS: Se ignora si el dichito del titular de la SS abone la posibilidad electoral de MORENA para el año 2021 cuando elegirán alcaldes, síndicos, regidores y diputados locales y federales.

Pero quedó clara la pobreza intelectual de algunos Morenos.

En el fondo, pura teatralidad, digamos, republicana, quizá porque Cuitláhuac y su gabinete necesiten combustible político.

Con todo, el funcionario recuerda al más extraño de los animales políticos que está derrotado y no lo sabe y es feliz diciendo ocurrencias y haciendo berrinches.

Por ejemplo, el día cuando deseó agradar a los medios los terminó ofendiendo, aun cuando la mitad de los reporteros y otra parte significativa también dirían que a Roberto Ramos tampoco “ningún chile le embona” porque tarea de un político (lo ha demostrado AMLO en su conferencia mañanera) consiste en “agarrar al toro por los cuernos” y si es necesario, debatir con los diaristas, pero sin ofender, lastimar, zaherir, sin tirar pedradas.

La esquizofrenia y la diarrea verbal le ganó. Hombre que a pesar de conocer la naturaleza humana se dejó vencer por el hígado y el corazón en vez de las neuronas rigiendo sus decisiones y pensamientos y sentimientos.

PUERTAS: En el ejercicio del poder, todos los días empiezan de cero.

Además, gobernar un pueblo es como el juego de la matriuska, donde cada vez que se retira una máscara, una escafandra, una envoltura (caja china al fin) hay un nuevo reto y desafío, es decir, un pendiente social más.

Incluso, desde hace ratito, cuando saliera el meme de “El besucón”, el titular de la SS lo sabe.

Y en vez de mostrar fortaleza y reciedumbre, consciente de que nunca será el cargo el que enaltezca al hombre sino al revés, el secretario denotó con su frasecita cansancio mental y un sentido del humor estreñido y constreñido.

La capacidad de un político, dice el historiador Gregorio Marañón en su libro sobre Tiberio, se mide y calibra en el control que tenga de sus pasiones y arrebatos.

Marañón reprobaría con cero de calificación a Ramos Alor.

CERRADURAS: Igual que Calígula, el otro emperador descrito por Suetonio, al titular de la SS mejor le quedaría ponerse una túnica blanca en vez de la batita bamboleando que siempre utiliza porque así ganaría confianza en sí mismo y de paso, se sentiría más cómodo y holgado.

Y como su vida sedentaria le ha causado demasiados estragos de salud, entonces, nada más efectivo que una túnica para pedir, como Herodes, una palangana con agua limpia y un jabón perfumado para lavarse las manos porque a él, parece, y a tono con su dicho, todos “los chiles le embonan”… y por eso mismo advirtió a las elites políticas de MORENA que si en Veracruz hay un médico mejor que él, “con mejor visión de salud”, ahí está el cargo.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *