xalapa
22
Search
Jueves, 20 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Barandal: Otro infierno en Colinas

LUIS_VELAZQUEZ

  • Familias sin servicios
  • Desidia de cuatro alcaldes

 

Luis Velázquez

14 de agosto de 2018

 

ESCALERAS: En Veracruz y el país hay la certeza de que a un lado del fraccionamiento “Colinas de Santa Fe”, ubicado a unos cuantos metros del Golfo de México y a menos metros de la autopista de Veracruz a Xalapa, se ubica la fosa clandestina más grande de América Latina.

Y lo peor, la fosa clandestina ligada a la desaparición forzada, tiempo cuando luego de 73 gobernadores, con Javier Duarte, “la noche tibia y callada” de Agustín Lara trascendiera en el mundo como un infierno derivado de la alianza sórdida y siniestra de políticos, jefes policiacos, policías y carteles y cartelitos para secuestrar personas, abusar de ellas, asesinarlas y sepultarlas.

Desde entonces, se han cumplido dos años, tiempo cuando el Solecito de la señora Lucía Díaz Genao, descubriera aquel infierno todavía, y por desgracia, inexplorado.

Pero a un lado de la fosa clandestina más grande en el continente hay otro infierno.

Es el infierno del mismito fraccionamiento de “Colinas de Santa Fe”, habitado por más de 10 mil, quizá 20 mil personas.

 

PASAMANOS: Es un infierno social, donde la población vive sin los servicios básicos.

Y lo peor, sin que nunca, jamás, hayan sido escuchadas por cuatro presidentes municipales como son Julen Rementería del Puerto, el senador electo por minoría, pues fue derrotado en las urnas, Jon Rementería Sempé, Carolina Gudiño Corro y Ramón Poo Gil.

Y por tres gobernadores, Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares.

Por eso, los vecinos llegaron a la indignación, el coraje y el hartazgo social, irritados contra todos los políticos sin excepción.

El daño empezó cuando Julen Rementería, entonces, quizá, aliado del constructor Rafael Acosta Croda, “El loco”, otorgó el permiso a la constructora Homex, propiedad de la familia De Nicolás, para el fraccionamiento construyendo casas de interés social y ser comprados por los interesados con créditos del Infonavit.

Entonces, erigieron unas 5 mil 200 viviendas, habitadas, por el momento, el 65 por ciento.

Pero, digamos, más de quince años después, las bajas ventas se debieron, primero, a la escasez de servicios públicos, y segundo, a servicios fundamentales, y tercero, a la pésima calidad de los

servicios ofrecidos, y cuarta, a la estafa y el engaño, tolerado por el alcalde en funciones y los ediles sucesores.

 

CORREDORES: Por ejemplo:

La planta de tratamiento de aguas negras, en malas condiciones.

Los pozos de agua, fuera de servicio.

El tanque de agua, sin funcionar.

Los tanques de bombeo, inexistentes.

Y, no obstante, Julen Rementería otorgó el permiso de construcción, y lo peor, nunca exigió las instalaciones básicas y lo que “a ojo de buen cubero” expresa una buena tajada para hacerse omiso y occiso.

Muchos años después, los vecinos terminaron odiando a los políticos, y con justa razón.

Por eso, un día, en el transcurso del año que corre, cuando el regidor priista, Marlon Ramírez, se acercó al Frac. “Colinas de Santa Fe”, consciente y seguro de una visita al infierno social, quiso “medir el agua a los tamales”.

Y aun cuando fue recibido con hostilidad, “aguantó vara”, firme, enterito, convencido, digamos, de una misión apostólica en la vida.

 

RODAPIÉ: En nombre de la república amorosa, Marlon pidió una oportunidad social a los vecinos de “Colinas”. Les dijo que intentaría resarcir el daño.

Y con su celular tomó fotografías del fraccionamiento. De las casas y las condiciones de las instalaciones. De los servicios, deficientes desde sus orígenes, más traqueteados que nunca. Del paisaje urbano. De la belleza de un amanecer. De la majestuosidad de una tarde. Y hasta atrapó en su celular la brisa marina soplando desde el Golfo de México.

Y se despidió en medio de la duda y la desesperanza de los vecinos.

Luego, marcó el teléfono para cabildear posibilidades de apoyo. Y aterrizó en el altiplano en forma directa en el Infonavit con su director general, el priista David Penchyna.

Regresó a la Ciudad de México una, dos, tres veces, etcétera, hasta que fue escuchado.

Y de pronto, la respuesta llegó un día luego de una sesión con el director del Infonavit, a quien mostró el reportaje fotográfico que él mismo había tomado.

Simple y llanamente, el Infonavit le autorizó 32.9 millones de pesos para los servicios básicos tan fundamentales como son, entre otros rubros, la planta de tratamiento de aguas negras, dos pozos de agua, el tanque de bombeo y el tanque elevado de agua.

 

BALAUSTRES: Además, y dado el peor de los tiempos sociales en Veracruz y en el país, el regidor solicitó al director del Infonavit que integrara un fideicomiso con las personas que eligiera con absoluta libertad para manejar los 32.9 millones de pesos, de tal modo que el manejo escrupuloso quedara garantizado.

Y desde hace 45 días, aprox., en el Frac. Colinas de Santa Fe, los servicios para el abastecimiento de agua son construidos, paso a paso, con toda certeza, y los vecinos miran asombrados, incrédulos, pesimistas, el avance de los trabajos.

Un gran logro que ha de reconocerse en Marlon y que en materia social resulta importante para los vecinos, pues nadie puede vivir sin agua.

El infierno social en “Colinas de Santa Fe”, pronto habrá de terminar, digamos, y de acuerdo con el proyecto, hacia el mes de octubre.

Seguirá vigente, no obstante, el otro infierno.

El Solecito está seguro de que en “Colinas” hay más cadáveres, más restos óseos, más cuerpos sepultados.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *