xalapa
18
Search
Lunes, 26 de Agosto de 2019
  • :
  • :

Barandal: Rehén del Internet

LUIS_VELAZQUEZ

•Cuitlamanía, de moda

•Solito, góber se achica

Luis Velázquez

15 de enero de 2019

ESCALERAS: El gobernador ha caído en la trampa cibernética de las redes sociales, Twitter, Facebook, Whatsapp, anexos, conexos y derivados.

Igual que la mayoría de políticos está atrapado y sin salida, creyendo, primero, que las redes sociales constituyen un éxito en la mayoría poblacional, y segundo, que significan la última palabra para formar y conformar y solidificar la imagen de un hombre público.

Tan es así que, por ejemplo, y mientras seis, ocho de cada 10 usuarios del Internet utilizan las redes para chismear como solía darse en el mercado del pueblo, en el molino de nixtamal y en el salón de belleza, el góber está, digamos, estableciendo su filosofía política a través de.

Por ejemplo, a partir del caso Chinameca en que la población tumbó el proyecto del relleno sanitario otorgado a un compadre de la secretaria de Energía, Rocío Nahle García, y en donde iracunda la población el secretario General de Gobierno debió salir custodiado por los elementos policiacos, el góber lanzó al mundo el siguiente tuitter:

“No cambiaré a Éric Patrocinio Cisneros como se maneja en las redes sociales”.

PASAMANOS: En términos generales, hay la percepción de que la prensa escrita, hablada y digital ha sido rebasada por las redes sociales.

La noticia y/o las falsas noticias y/o los chismes y/o las calumnias y difamaciones y/o las intrigas y la mala leche, los llamados chairos por delante, en la mayor parte de los casos desde el anonimato, ha estremecido a la comunicación política.

Y por añadidura, los políticos suelen estar más pendiente de las redes sociales anónimas como si se tratara el Apocalipsis social.

Cuitláhuac García es un adicto cabildeando todos los días, creyendo que ejerce el poder a plenitud y gobierna con eficacia y eficiencia.

Tanto, que por ejemplo, en cada ratito viene cacareando que “vendrán tiempos bonitos” (“bonitos”, dice) para Veracruz.

Pero además, jurando y perjurando que “habrá más y mejores obras”, luego de que, entre otras cositas, cortara el famoso listón de un simple reencarpetado en la calle Pico de Orizaba, de Xalapa.

CORREDORES: Y más evidenciando, porque 46 días después ninguna obra pública ha anunciado como parte de un plan de gobierno que por ningún lado se conoce ni siente y por el contrario solo se pavonea con los programas sociales de AMLO, el presidente.

Fue el caso, por ejemplo, cuando cortara el listón de una callecita en Villa Aldama, acompañado del secretario de Gobierno y de la alcaldesa, en una calle solitaria, sin ningún ciudadano a un lado, como lo manejara la dirección de Comunicación Social.

Y fue el caso de cuando inaugurara otro reencarpetado en Xalapa en la calle Mérida de la colonia Progreso Macuiltépetl, donde vive, y fuera acompañado por el gabinete legal y un montón de diputados locales y federales y senadores de la república.

RODAPIÉ: El politólogo Ramón Benítez dice que el góber solo se está achicando como político y figura pública, cortando el listoncito para inaugurar callecitas mamonas, pedacitos de reencarpetado.

Y más, porque son la única obrita pública que trae y alardea.

Incluso, el manejo oficial de las redes sociales en la Cuitlamanía alcanza el más alto nivel priista cuando el góber trepó una foto posando con las hermanas Regina y Fabiola Vázquez Saut, las cacicas de Acayucan, ex priistas y ex panistas, y dueñas de los cargos públicos y políticos en el pueblo donde su padre, el cacique Cirilo Vázquez Lagunes, fuera “señor de horca y cuchillo”.

Así, mientras por un lado encarceló a un cacique urbano y rural, de Chicontepec, Manuel Francisco Martínez, por el secuestro del ex candidato de Morena a la presidencia municipal, Gonzalo Vicencio Flores, por el otro, posa feliz con unas cacicas.

BALAUSTRES: Además, dice el politólogo, las redes sociales están sueltas.

Antes, hacia el principio del sexenio de izquierda, estaban con Cuitláhuac a morir, pero ahora comienzan a expresarse y liberarse en otro callejón social como quedara demostrado con el desaguisado político en Chinameca, en que la población enardecida reviró el proyecto del relleno sanitario.

Incluso, cuando la semana anterior, el góber de AMLO publicó la foto posando con el vocero presidencial, César Yáñez, diciendo que se reunieron para programar la visita de Andrés Manuel López Obrador a Veracruz en el mes de febrero, los nuevos chairos, los chairos inconformes, le dieron tupido y duro a Cuitláhuac.

“Se lo acabaron” dice Ramón Benítez, siguiendo la huella del Internet en Veracruz.

Lo peor, nadie del gabinete legal, a excepción, parece, de Éric Patrocinio Cisneros Burgos, está defendiendo al góber, pues la mayoría está enmudecida, quizá, debido al comunicado interno prohibiendo a los secretarios formular declaraciones luego del ex abrupto de la secretaria de Protección Civil que confundiera al municipio de Tehuacán, Puebla, como territorio jarocho, y del resbalón de la directora del DIF estatal con la foto de los niños en un albergue de Xalapa y luego del desliz de la secretaria de Turismo con el caso Actopan asegurando que el turismo nacional y extranjero seguiría bajando a Veracruz.

Es la hora, entonces, de revisar si en verdad hay una política de comunicación social en el manejo de las redes sociales de la Cuitlamanía o si por el contrario, el góber está dando manotazos a diestra y siniestra, sin ton ni son, sin un eje rector, sin una filosofía social y sin la altura de un estadista.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *