xalapa
18
Search
Lunes, 25 de Mayo de 2020
  • :
  • :

Barandal: Reporteros asesinados

LUIS_VELAZQUEZ

  • 3 historias singulares
  • En la Corte Internacional

 

Luis Velázquez

13 de mayo de 2020

 

ESCALERAS: En la Corte Penal Internacional hay gigantesco expediente con ciento seis casos de periodistas asesinados y desaparecidos en México entre los años 2006 y 2018, y de los cuales, cinco casos son presentados de manera detallada y prioritarios.

Tres casos son de reporteros asesinados en Veracruz.

Uno, Regina Martínez, corresponsal de Proceso. Dos, Miguel Ángel López Velasco (Milo Vera), subdirector de Notiver. Y tres, Gregorio Jiménez de la Cruz, reportero en Coatzacoalcos.

Los tres, asesinados en el casi sexenio de Javier Duarte, el exgobernador preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, condenado a 9 años de cárcel.

 

PASAMANOS: Los otros dos reporteros considerados en el expediente de la Corte Penal Internacional son Esther Aguilar, desaparecida el once de noviembre del año 2009, en Zamora, Michoacán.

Y Ramón Ángeles, desaparecido el 6 de abril año 2010 en Paracho, Michoacán (Proceso 2270, Verónica Espinoza, páginas 39, 40 y 41).

De entonces a la fecha, la impunidad en los 5 casos anteriores.

Cierto, dirá la Fiscalía General de Veracruz que son asesinatos ocurridos en el duartazgo. Okey. Pero al mismo tiempo, los delitos han de seguirse por oficio, incluso, de sexenio en sexenio.

CORREDORES: Y aun cuando en el sexenio guinda y marrón han asesinado a par de reporteros, una mujer y un hombre, corresponsales del Diario de Xalapa en Papantla y del Gráfico de Xalapa en Actopan, de cualquier manera resulta insólito que en la Corte Penal internacional estén ventilado los crímenes de reporteros en Veracruz, y aquí, en la tierra jarocha, la amnesia, el desdén, el olvido, la indiferencia, el desprecio y el menosprecio.

Y más, y como observa Lucía Lagunes Huerta, director de Comunicación e Información de la Mujer, CIMAC, “el periodismo… incomoda a los gobernantes, a las élites políticas y a los grupos criminales que perviven en el país” (Ibídem).

 

BALCONES: Lo peor es lo siguiente:

Atrás de los homicidios de los trabajadores de la información se aplicaron, cierto, los homicidas físicos, pero también hay homicidas intelectuales.

Con Miguel Alemán Velasco, un reportero muerto. Con Fidel Herrera Beltrán, 4. Con Javier Duarte, 19 reporteros, fotógrafos y editores, más 3 desaparecidos. Con Miguel Ángel Yunes Linares, 5. Con Cuitláhuac García, van dos en un año y medio. Doce en el país con Amlove.

El tiradero de cadáveres por todos lados, y la impunidad, campeona de campeona. Ya merece el Premio Nobel de Impunidad.

 

PASILLOS: Más peor resulta que por más y más que el gremio reporteril y las ONG y las academias claman la procuración de justicia para ubicar, localizar, detener y someter a proceso penal a los homicidas físicos e intelectuales de los trabajadores de la información, en la Fiscalía General, oídos sordos.

Simple y llanamente, les vale. Y les vale, cuando, y por ejemplo, están rebasados. Cayeron en el fondo del principio de Peter. No pueden. No quieren. Ninguna voluntad social existe.

 

VENTANAS: Y más, por una razón universal. En tanto la impunidad cabalga impune, victoriosa, los malandros “se crecen al castigo” y sigue matando.

Insólito. Balbina Flores, representante en México de Reporteros Sin Fronteras, dice que Javier Duarte está preso “y nadie, ninguna autoridad lo ha señalado, interrogado, investigado por el homicidio de Regina Martínez y de los demás periodistas asesinados en su sexenio” (Ibídem).

19 en total. Más 3 desaparecidos. Tiempo cuando Veracruz fue considerado “el peor lugar del mundo para el gremio reporteril”, por encima de Afganistán y Malasia, Hungría y Turquía.

¡Deplorable, lamentable, el desdén y el menosprecio de la Fiscal General!

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *