xalapa
22
Search
Domingo, 23 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Barandal: Salarios mezquinos

LUIS_VELAZQUEZ

•Y sin prestaciones
•Talón de Aquiles de AMLO

Luis Velázquez
12 de septiembre de 2018

ESCALERAS: La Cuarta Transformación de AMLO será una vacilada mientras dominen y predominen los salarios de hambre, salarios mezquinos, en el país.
El politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica lo precisa así:
De acuerdo con datos del INEGI sólo cuatro de cada cien mexicanos ganan más de trece mil pesos mensuales.
Dicho de manera, de cada cien personas, noventa y seis (96) perciben salarios inferiores a los trece mil pesos.
Peor todavía si se considera que el 80, 90 por ciento de los pensionados reciben pensiones entre mil 500 a 3 mil pesos mensuales luego de treinta años, o más, de trabajo ininterrumpido.
Una medicina, Proscar, para la próstata, con treinta pastillitas, cuesta mil 550 pesos.
Es decir, 50 pesos más que una pensión.
La mitad de la población y la otra mitad reconoce la voluntad de AMLO, el presidente electo, para cambiar el panorama económico y social de los pobres “y de los pobres entre los pobres”, pues como dice Lula, el ex presidente de Brasil encarcelado por “la mafia en el poder”, “los ricos… están muy bien y solitos se cuidan”.

PASAMANOS: Cierto, el presidente electo llegó con la espada desenvainada.
Los legisladores federales, diputados y senadores de MORENA operan ya la reducción del salario en un 30 por ciento.
AMLO ha anunciado que sólo ganara 107 mil pesos mensuales.
La orden fulminante para quitar prebendas y canonjías a los funcionarios públicos que serán con AMLO, por ejemplo, escoltas y camionetas blindadas para ellos y las familias, está anunciada.
Son medidas que bien pueden disponerse desde la cúpula del poder federal.
Pero otra cosita, mil años luz de distancia, es que por decreto presidencial el salario mínimo aumente al doble.
Y ni modo que los dueños de ranchos en la sierra de Zongolica, por ejemplo, nomás porque AMLO es presidente de la república, y con todo que el salario mínimo sea incrementado, acepten pagar más de los 70 pesos diarios que por hoy cubren a los indígenas en cada jornal que inicia antes de que el sol sale y termina después de que la luna alumbra el surco.
Una cosita es la buena voluntad y otra la utopía, el ideal, el sueño, el chorizo.

CORREDORES: El país está lleno de franquicias de restaurantes de Estados Unidos, donde los concesionarios pagan, sin excepción, incluidas franquicias nacionales, sueldos de hambre.
Y en donde por lo regular contratan a jóvenes para su inicua explotación laboral, pues, además, sin prestaciones sociales, económicas y médicas contempladas en la Ley Federal del Trabajo.
Y de ñapa, con horas extras jamás recompensadas.
Y lo peor, expuestos al despido laboral inesperado.
Y ni modo que por decreto presidencial aprobado en el Congreso de la Unión, los dueños de tales franquicias mejoren el salario a los empleados que todos los días apuestan a las propinas para enaltecer el diario vivir.
Bastaría referir que doscientas cincuenta familias en el país concentran el 60 por ciento de la riqueza nacional, en tanto el resto de la nación sobre(vive) con un ingreso precario.
Los miserables salarios en todos lados significan el problema número uno en el país.
Pero, bueno, ya llegó el enviado de Dios, el mesías, el iluminado, “para salvar a México”, el lema tan socorrido de Enrique Peña Nieto.
RODAPIÉ: Peña Nieto sigue cacareando el sexto y último informe de gobierno. Entre otras cositas, se enorgullece de que con él fue creado el mayor número de trabajos, como jamás antes, ajá, en el país.
Nunca, sin embargo, se detiene en lo fundamental, la verdad al desnudo, como es que el mayor porcentaje de tales empleos son pagados con salarios mezquinos.
Cada año, el IMSS también informa la creación de fuentes de trabajo, pero jamás detalla los salarios y siempre los elude.
Peor tantito: en el IMSS saben que los patrones reportan un salario de los trabajadores y otro, más bajo, mucho más bajo, pagan en la realidad.
La secretaría de Trabajo y Previsión Social también lo sabe.
Pero todos callan, pues por encima del trabajador están los grandes intereses de los patrones, los magnates, los dueños del billete.

BALAUSTRES: Según el INEGI, los peores salarios del país son pagados en los estados de Oaxaca (gobierno priista), Guerrero (gobierno priista) y Chiapas (gobernador del PVEM tan favorecido por MORENA y AMLO para alternar con su otro cargo de senador de la república).
Y si en el resto del país óolo cuatro de cada cien personas ganan más de trece mil pesos mensuales, en Oaxaca, Guerrero y Chiapas (tres estados con la más alta población indígena), el tope de los salarios percibidos es de apenas, apenitas 7 mil pesos mensuales.
La jodidez en su más alta dimensión y en donde, por ejemplo, el góber precioso de Chiapas, Manuel Velasco Coello cachetea a los secretarios del gabinete legal y ampliado y los indígenas lo cargan en hombros y lo pasean en el pueblo.
El hambre, ya se sabe, “muchas cornadas” suele dar.
Por eso, ninguna razón de peso y con peso hay para ser optimista con el país anunciado por AMLO.
El presidente electo sueña con purificar a la nación. Ya anunció que quitará pensiones a los ex presidentes de la república y achicará salarios y desaparecerá dependencias, etcétera.
Pero la Cuarta Transformación sólo aterrizará cuando cada jefe de familia y cada familia lo sienta en el bolsillo y el dinerito del salario alcance para vivir “con la medianía” de que hablaba Benito Juárez ha

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *