xalapa
22
Search
Jueves, 27 de Abril de 2017
  • :
  • :

Barandal: Sentencian a mujeres duartistas

  • Sentencian a mujeres duartistas

  • Tres años y cuatro meses tras las rejas

  • Operaban desde estado de México

 

LUIS_VELAZQUEZPASAMANOS: El mismo día en que Flavino Ríos fue arraigado en su casa en prisión domiciliaria por su estado de salud, un juez federal condenaba a tres años y cuatro meses de prisión y una multita a las dos mujeres presas por lavado de dinero al servicio de Javier Duarte.

Sus nombres han sido reducidos, de acuerdo con el nuevo sistema penal, a sus iniciales. Una se conoce como “NIAP”, y otra, “EAP”.

Son el par de mujeres detenidas en el estado de México, en Ciudad Netzahualcóyotl, y que la mayoría de los duartistas de Xalapa desconocían y ni siquiera, vaya, sospechaban su existencia.

Ellos mismos, incluso, lo dijeron cuando trascendió su captura, quizá, para “lavarse las manos”. Según ellos, Duarte hacía negocios con personas ajenas a su gabinete legal y ampliado.

Y es que además de los negocios ilícitos por todos conocidos con la detención de Arturo Bermúdez Zurita, Mauricio Audirac Murillo, Francisco Valencia y Flavino Ríos Alvarado, más otros en la picota y con orden de aprehensión como el caso de Carlos Aguirre Morales, Duarte armó operativos por fuera, entre ellos, con sus amigos Moisés Cisneyros, Franky García y Jaime Porres.

Y ellos a su vez tendieron sus redes con otros amigos y conocidos, entre ellos, José Janeiro, quien fuera prestanombre de Duarte y ahora se volvió testigo protegido de la Procuraduría General de la República, PGR, para ver si así libra la cárcel.

Y todo indica que algunos de estos últimos (los amigos, los socios, los aliados y los cómplices) son quienes habrían enlazado al par de mujeres del estado de México.

En octubre del año anterior, las dos mujeres fueron detenidos por lavar más de 223 millones de pesos para la red de corrupción de Duarte, y quien en materia de negocios lícitos e ilícitos, más ilícitos, resultó la octava maravilla del mundo, pues hasta su tutor y padre putativo, Fidel Herrera Beltrán, quien todo, absolutamente todo, le diera, quedó sorprendido.

En el mes de julio de 2016, Fidel declaró al periódico “El financiero” que “Duarte no fue lo que yo esperaba. Hizo cosas que no tenía que hacer”.

Lo dijo con más efervescencia Flavino Ríos. “Era era era mi amigo, pero a todos nos engañó”.

 

ROMPEOLAS: Por lo pronto, a Arturo Bermúdez, ex secretario de Seguridad Pública, le decretaron un año de prisión, mientras llevan el proceso penal.

A Mauricio Audirac Murillo, otro año de prisión preventiva.

A Francisco Valencia, otro año.

Y a Flavino Ríos Alvarado, otro año, pero ahora desde su casa en arraigo domiciliario, sin salir a la calle, haciendo, claro, en la medida que se pueda, su vida social en su mansión, donde puede recibir a los amigos.

En contraparte, el Juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, ya dictó la sentencia a las dos mujeres duartistas.

Incluso, la dictaminó luego de que la PGR se desistiera del delito de delincuencia organizada contra las acusadas y después de que ellas renunciaran a un juicio oral “y aceptaran el procedimiento abreviado por lavado de dinero, decisión que conlleva la aceptación de su responsabilidad”. (Reforma, 12 de abril, Abel Barajas)

El abogado de ellas, Ricardo Zinser, litigante al fin, ha dicho que presentarán un amparo para reclamar la libertad, y espera “que en seis meses salgan de prisión”.

Con todo y si así fuera, han sido sentenciadas a tres años con 4 meses, lo que significa hablar del próximo periodo presidencial cuando Enrique Peña Nieto se haya ido y quizá, el duartazgo estuviera pasando a la historia.

Mario Villanueva, ex gobernador de Quintana Roo, ha andado de cárcel en cárcel (de México a Estados Unidos y viceversa) y acusado del mismo delito (lavado de dinero) y delincuencia organizada que Duarte, sigue privado de su libertad.

 

ASTILLEROS: Con la detención de Audirac y demás amigos que lo acompañan en el penal de Pacho Viejo, muchas cositas y sorpresas habrán de darse.

Y más por lo siguiente:

La red de corrupción de Duarte resulta insólita, imprevisible y sorpresiva.

Por ejemplo, ahora cuando César Duarte, ex gobernador de Chihuahua, también tiene orden de aprehensión, y cuando Roberto Borge Angulo, ex de Quintana Roo (el clon de Duarte) está en la tablita floja, ocurre que el trío hacía negocios en el mismo eje rector.

Un caso, las medicinas clonadas. Otro caso, la llamada “Operación licuadora”. Otro caso, la compra de casitas en el extranjero. Otro caso, el desvío de recursos federales. Otro caso, las famosas empresas fantasmas. Otro caso, la vida principesca para la familia.

Se dirá que son las expresiones netas de la embriaguez del poder y el poder hedonista.

Pero al mismo tiempo, se trata de vasos comunicantes en el trío y que, bueno, los tres terminaron el sexenio en el descrédito, dos de ellos, por ahora, prófugos de la justicia.

El par de mujeres mexiquenses en la red corruptiva de Javier Duarte sorprendió a todos los duartistas…dicen ellos.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *