xalapa
18
Search
Lunes, 19 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Barandal: Sublevación femenina

LUIS_VELAZQUEZ

•Lanzan Frente Común
•Misoginia política

Luis Velázquez
03 de abril de 2018
ESCALERAS: La profecía materna ya se cumplió. “Nunca te pelees con una mujer porque es pelearse con 200 hombres al mismo tiempo”. Se lo dijo su madre a Fidel Herrera Beltrán cuando partiera de Nopaltepec a conquistar el país. Y “cae como anillo al dedo” en el caso de Cinthya Lobato Calderón y Elizabeth Morales, Elmo.
El par, años luchando en la tierra, en el aire y en el cielo. Cada una en su cancha. Cinthya, primero Convergente, ahora, panista. Elmo, priista. Juntas serían PRIAN. Aun cuando bien podrían derivar en un PRIMOR. Del PRI y PAN, a MORENA. Cuestión de tiempo.
Las dos se han sublevado. Y el origen fue, parece, la misma razón de peso y de fondo. Una y otra quedaron fuera del cargo público siguiente.
Cinthya, sin derecho a la reelección, como bien fueron palomeadas, entre otras, Mariana Dunyaska y Marijose Gamboa Torales. Y Elmo, tirada de la candidatura al Senado, y luego, a la diputación federal. Pero más aún, a la curul pluri como, por ejemplo, favorecieran a Anilú Ingram Vallines.

PASAMANOS: Las dos han llamado a la sublevación femenina. Cadena de exclusiones, marginación y desdén señalaron.
Cinthya: que la bloquean como diputada local para “trepar” (fue el verbo utilizado) a la tribuna. Que He Man Sergio Hernández, el consentido de Pepe Mancha, la obstaculiza. Y que la frena porque denunció que He Man utiliza el erario para “borracheras, drogas, mujeres y orgías”.
Elmo: que las mujeres son víctimas de la violencia política y que hay una guerra contra la población femenina de Veracruz.
¡Ah, caray!
Seis de cada 10 habitantes de Veracruz son mujeres. Y la mayoría, menores de treinta años de edad.
Y en todo caso, si el par “ha lanzado su espada en prenda” por las mujeres es, ha de ser, será por ellas y que luego de las curules locales y federales y de la presidencia municipal de Xalapa, fueron excluidas en el último reparto de las mieles.
Por eso, y no obstante, el llamado a integrar un frente común.
¡Uníos mujeres de Veracruz! ¡El enemigo común, las elites partidistas, son más autoritarias que nunca en la historia! ¡Es la hora, cierto, y como dicen Cinthya y Elmo, de combatir la violencia de género, pero también de defender los espacios políticos!
CORREDORES: Cinthya habla de misoginia en el PAN, el partido en el poder político de Veracruz, y en el PRI. Peor aún:
“Los que toman las decisiones (Pepe Mancha y el gobernador Yunes) nos ven como una alternativa sin importancia”. Y el lema de ambos es “meter a mujeres” de candidatas y/o en cargos públicos, “pero que sean sumisas”.
Lobato Calderón es bragada, guerrera, combatiente. Por ejemplo, fue diputada local por Convergencia, el partido de Dante Delgado Rannauro, el amigo entrañable, casi casi el hermano menor, de su padre, José Luis Lobato Campos, QEPD.
Luego, pasó al PAN y ahora por segunda ocasión llegó al Congreso.
Y, claro, buscaba la reelección y la descarrilaron.
Y es que, denuncia, “la mayoría de los partidos utilizan a las mujeres para el trabajo de suelo, y son injustos en los métodos de selección”.
De nada, pues, ha valido la llamada “Cuota de género”. El machismo, arraigado hasta el tuétano. El club de Tobi en un muro Donald Trump infranqueable.
Mujeres políticas de Veracruz, ¡uníos! ¡Basta! ¡Basta ya!

RODAPIÉ: Según Elmo hay una guerra (en el PRI, claro, pero también en otros partidos) en contra de las mujeres.
Tan es así que ella misma, dice, ha sido víctima (¿Todavía?) de una feroz campaña de desprestigio, como aquella ocasión, por ejemplo, cuando en las redes sociales circulara su foto con una fascinante mujer abrazaditas en un yate surcando el mar.
“Me han publicado acciones o hechos reales. Y han tratado de limitar mi crecimiento en la política”.
Con todo, incluso, que ya fue diputada federal y alcaldesa y es delegada federal del ISSSTE.
Pero ella, claro, quería más. Mejor dicho, “Merecía (merece) abundancia” como afirmaba “ya saben quién”.
Una panista y una priista, digamos, en una lucha política donde y de entrada habrán de mostrar el puño y el músculo social, por ejemplo, “moviendo voluntades”, moviendo almas, moviendo
ciudadanos, en unos plantones, en unas caminatas, para que los jefes tribales palpen su fuerza popular.
Fácil es, sin embargo, “comerse un taco” en la declaración mediática.
BALAUSTRES: Cinthya ya se fue de Convergencia y ahora anda en el PAN. Elmo, está “muy contenta en el PRI”. Y lo más fácil es caminar a otro partido, como Regina Vázquez, Eva Felícitas Cadena, Míriam Judith González Sheridan, Sebastián Reyes, Basilio Picazo, Felipe Amadeo Flores Espinoza, Mario Tejeda, Ricardo García Guzmán y Mario Zepahua Valencia, se afirma.
La lista de los candidatos a diputados federales ya salió. También la lista al Senado. Y sus pluris. Falta, sin embargo, la lista para el Congreso local. Unis y pluris.
Cinthya, digamos, podría la reelección. Pero si ELMO soñó con la Senaduría y nada, y con la curul federal, y nada, sabrá el viejito del pueblo si se resignaría a la curul local, con todo y que se proclama una defensora de todas las mujeres del mundo, como dice el cómico.
Y más, porque dice, las mujeres “padecen ataques de los mismos partidos políticos y de los medios de comunicación”, a los que sólo falta incluir en su lista de misóginos.
La trinchera está abierta. El frente de batalla se aceita. Un Frente Común ha sido anunciado. “Y no es nada más por Cinthya o por mí, dice Elizabeth Morales, sino “por muchas mujeres que pueden ser víctimas de la violencia política”.
¡Ay mi Adelita, mi María Félix, mi Frida Kahlo del Golfo de México, mi Nahui Ollín, mi Tina Modoti, mi Rosario Robles, mi Beatriz Paredes!
¡Te queremos ELMO! ¡Te queremos Cinthya!

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *