xalapa
18
Search
Domingo, 26 de Enero de 2020
  • :
  • :

Barandal: Un año después

LUIS_VELAZQUEZ

•Igual de jodidos…

•En calidad educativa…

Luis Velázquez

13 de diciembre de 2019

ESCALERAS: El penúltimo golpe a la calidad educativa lo asestó la OCDE. Los estudiantes del país (gracias a sus maestros y a la reforma educativa) en el último lugar en matemáticas, lectura y redacción y ciencia.

Y aun cuando desde el siglo pasado ya se sabía y/o se intuía o se miraba y apreciaba, caray, un año después del obradorismo seguimos iguales.

Los chairos y Siervos de la Nación dirán, por ejemplo, que el estercolero heredado por los gobiernos priista y panista alcanza una dimensión superior en el planeta, y por eso mismo, estamos tan jodidos.

Cierto, cierto, cierto, pero un año después, nada indica la posibilidad de que el escenario, el futuro inmediato, pudiera cambiar.

PASAMANOS: Maestros, padres de familia, académicos, ideólogos de la educación, profetas del desastre y elites políticas lo saben:

La calidad educativa está por los suelos. Y desde el siglo pasado hay puntos neurálgicos en algunas materias, como por ejemplo, y además de matemáticas y lectura, historia y geografía.

Y por más que en cada sexenio “se han rasgado las vestiduras”, ninguna lucecita alumbra el túnel del desencanto.

CORREDORES: Más todavía: desde hace muchos sexenios se sabe que de cada cien niños egresados de las escuelas primarias solo diez llegan a la universidad y solo uno se titula.

Ahora, y de acuerdo con el dictamen de la OCDE, solo uno de cada cien niños escolares alcanza la cima exitosa en el mundo laboral y en el mundo profesional y en el mundo del éxito social.

Los demás se pierden, como dice el chamán, “en la noche de todos los tiempos”, allí donde solo los políticos sexenales se la pasan sueña y sueña y sueña, profetizando el mundo que vendrá…

BALCONES: Lo extraño es lo siguiente:

Los pedagogos del sistema saben que desde hace muchos años los focos están prendidos en las materias de lectura y redacción, matemáticas, geografía e historia.

Y sin embargo, pasa un sexenio y otro y nunca la secretaría de Educación Pública ni la de los estados se ocupan de instrumentar una estrategia para subsanar el pendiente.

Por el contrario, se refocilan con declaraciones mediáticas cada parte (gobierno, sindicatos, profesores independientes y académicos) tirándose “la pelota unos a otros” y la calidad educativa hundiéndose en el abismo inacabable.

PASILLOS: Es el mismo caso, por ejemplo, de las 600 mil, quizá 550 mil, personas de 14 años de edad en adelante que no saben leer y escribir y aun cuando la estadística está detallada en los Cuadernillos Municipales de SEFIPLAN, la SEV ni los alcaldes se ocupan ni preocupan, pues les vale.

También le vale a la SEV a Tarzan Boy que igual como en el resto del país, los niños de Veracruz tengan las peores calificaciones en Mate, Geografía, Historia y Lectura.

Así, de un sexenio a otro se va ensortijado el desencanto.

VENTANAS: Nada puede esperarse, entonces, de que algún día la vida sea mejor pues nunca lo fue con los colores rojo y azul, ni tampoco lo será con los colores marrón y guinda dominando el espectro nacional.

Y ni modo de apostar a la esperanza que como escribiera Albert Camus es una virtud religiosa, pero que ante la realidad real significa resignarse y cruzarse de brazos a esperar un milagro superior, más que divino, acaso la suerte, el buen karma, la mejor vibra, el súper fario.

Tercer mundo “semos”. Tercer mundo seremos. Y “con el tiempo y un ganchito… allí nos la llevaremos” como dice el secretario de Seguridad Pública.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *