xalapa
18
Search
Martes, 23 de Julio de 2019
  • :
  • :

Barandal: Viaje al infierno

LUIS_VELAZQUEZ

•Reportero secuestrado

•El primero en Cuitlalandia

Luis Velázquez

17 de junio de 2019

ESCALERAS: La mañana del miércoles 12 de junio, el reportero Marcos Miranda, Marmiko, el rey feo del carnaval jarocho que fue, viajó al corazón del terror.

Hacia las 7:45 am, a una cuadra de su casa en la colonia TAMSA, de Boca del Río, fue incautado por unos hombres en una camioneta blanca cuando llevaba en su automóvil a la nieta a la escuela primaria.

Descendieron. Y se le fueron encima. Y se lo llevaron. Se convertía así en el primer trabajador de la información secuestrado en la era Cuitláhuac. Uno, con Miguel Alemán Velasco. 3 con Fidel Herrera Beltrán. 19 reporteros y fotógrafos asesinados con Javier Duarte. Más 3 desaparecidos. 5 ejecutados con Miguel Ángel Yunes Linares.

PASAMANOS: 18 horas después, Marmiko apareció en una calle de Veracruz, caminando solo, al parecer como en un trance. “Ido”, dirían en el rancho. Una patrulla policíaca lo ubicó. Lo subió a la unidad y llevó a la Fiscalía. De ahí avisaron a la familia.

Luego de 959 asesinatos en la era Cuitláhuac, entre ellos 122 feminicidios y 39 homicidios de menores y 192 secuestros, Marmiko fue el primer trabajador de la información plagiado.

Bastaría referir que el primer reportero en el sexenio sombrío, sórdido y siniestro de Javier Duarte fue el 1 de junio del año 2011 (once días antes de Marmiko) y se llamaba Noel López Olguín.

Noel fue secuestrado, desaparecido, asesinado y sepultado en una fosa clandestina de Las Choapas, una de las regiones más polvorientas desde entonces y en donde los ganaderos se han integrado en una especie de guardias comunitarias para defender a los suyos y defender sus tierras.

El sábado 15, en Agua Dulce, a un ladito de Las Choapas, fue asesinada una migrante más. Tenía 12 años y era originaria de San Salvador.

CORREDORES: A una cuadra de su casa se llevaron a Marmiko, de 53 años, rey feo del carnaval, su máxima ilusión, que fue. Una vecina fue testigo. De inmediato avisó a la familia. Y la familia comenzó un operativo mediático desde las redes sociales, las más inmediatas, hasta entrevistas exclusivas con la prensa de la ciudad de México.

En una de ellas, la esposa fue contundente. Dijo a Milenio Televisión, Elisa Alanís conductora:

“Vivimos bajo amenaza… por su labor crítica”.

La primera amenaza, dijo, provino del exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

La segunda, del Fiscal Jorge Wínckler.

La tercera, del secretario General de Gobierno, Éric Patrocinio Cisneros Burgos, quien, incluso, le envió a un personero.

Y la cuarta amenaza, de Cuitláhuac.

No somos perversos, seguiremos respetando la libertad de expresión, reviró el góber.

Y es que con Javier Duarte, recordó, tenían escolta. Él y la familia.

¿Para qué la escolta?

BALCONES: La esposa, una modesta y sencilla ama de casa, habló de “los chayos” que en el lenguaje periodístico significa el embute. El embute de los políticos a los reporteros y fotógrafos y camarógrafos.

Nosotros, dijo, vivimos “en la medianía”. Y si lo dudan, los invito a entrar a mi casa para que vean.

Luego exigió, demandó, a Cuitláhuac García la aparición de su marido.

Le dijo:

“Que se deje de hacer buey. Que se ponga a trabajar. Que se ponga los pantalones”.

Desde Papantla, el góber advirtió a los 6, 7 carteles operando en Veracruz: “Se acabó la tolerancia. Vamos contra todos los delincuentes”.

Horas después, Cisneros Burgos juraba y perjuraba respetar a los medios, luego, claro, de que en el discurso oficial, un diputado local de MORENA aseguró que los reporteros “preguntan puras burradas”, y un secretario, el de Salud, dijo que a la prensa “ningún chile embona”.

¡Vaya contradicción en el estilo personal de gobernar!

PASILLOS: En el café de “La Parroquia”, 207 años, y en donde de forma habitual Marmiko transmite noticiero digital, un mesero dijo: “Le echa mucho a Cuitláhuac. Y a López Obrador”.

–¿Tú lo has oído?

–Sí, lo he oído.

–¿Y por qué le echa a Cuitláhuac?

–Todos saben cómo es Marmiko.

VENTANAS: En el primer semestre de Cuitláhuac y del secretario de Seguridad Pública, 192 personas fueron secuestradas.

Insólito: nunca como ahora con el plagio del reportero exrey feo del carnaval jarocho tanta prontitud oficial.

Quizá por el activismo mediático de su esposa, María del Pilar Gasca Morales y que más allá de las redes sociales llegara a la Ciudad de México, la sede de los poderes federales, la sede de AMLO, el presidente de la república.

Fue, habría sido, el mismo caso con el rescate del doctor y maestro en la Universidad Veracruzana, el doctor Alfredo Labourdette Melche, de 81 años, una de cuyas nietas publicó en su Twitter que le ayudaran para que el aviso del secuestro le llegara a AMLO. Y en menos de 48 horas fue liberado.

Y liberado en un Veracruz convertido en el primer lugar nacional de secuestros solo del mes de diciembre de 2019 al mes de marzo de 2019. Es decir, en cuatro meses, seguido por el polvoriento estado de México con 115 en el mismo periodo.

PUERTAS: En ambos secuestrados fue muy rápida, demasiado rápida (y por fortuna) la liberación del doctor Labourdette, padre de una hija que fue reina del carnaval, y de Marcos Miranda, el exrey feo gracias a Javier Duarte, quien le cumplió su legítimo sueño, luego de que una parte de su vida trabajó de payaso en fiestas infantiles para llevar el itacate y la torta a casa.

Para entonces, en el país ya iban ocho reporteros asesinados; la última, una mujer, la tabasqueña Norma Sarabia.

Pero, para entonces, el trascendido del vocero Iván Luna era que la libertad de Marcos Miranda se había dado en medio de un enfrentamiento y que, cierto o resbalón, indiscreción o realidad, ahí quedó como trascendido.

Para entonces, también, en la cancha reporteril era famoso el acoso del secretario General de Gobierno a la prensa cuando los definió como el Cartel del Fiscal y el Cartel de Cuitláhuac.

Es la hora, dijo, que los periodistas digan si están con el proyecto de Cuitláhuac y que encarna a los 8 millones de habitantes de Veracruz (Cuitláhuac, la patria misma) o con el proyecto del Fiscal: Pronto se verá quiénes están a favor de la justicia y quiénes están del lado de un grupo de personas que no son veracruzanas, y eso también va para todos los compañeros que son periodistas”.

Y, bueno, si alguna semejanza tiene su discurso político con la realidad es “mera coincidencia” como se afirmaba en las películas en blanco y negro del siglo pasado.

CERRADURAS: El miércoles 12 de junio fue, digamos, indicativo y significativo para los medios.

En Estados Unidos, el legendario New York Times anunciaba que dejaría de publicar caricaturas políticas porque Donald Trump se había enojado por un cartel publicado.

Y en el facebook, el caricaturista Bruno Ferreira, Brunóf, anunciaba que también dejaba la caricatura política.

“No me parece que existan las condiciones de seguridad en Veracruz para ejercer a plenitud la sátira política como a mí me gusta practicarla: irreverente, incorrecta, mordaz, burlona y directa.

Y no veo que esto mejore a corto plazo.

Agradezco a quien piensa diferente a mí y me lo hizo saber de manera inteligente”.

¡Oh Éric Cisneros Burgos inaugurando el sexenio de Cuitlalandia con la exposición de caricaturas políticas (se ignora si a modo) en su pueblo, Otatitlán, su gran regreso aldeano, luego de vivir tantos años, digamos, en el exilio político en Baja California. El encuentro de un hombre con su cordón umbilical.

PATIO: Varios días después, el Fiscal ha sembrado la duda sobre el secuestro exponiendo una versión, digo, atípica, como es la contradicción entre Mamirko y la policía.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *