xalapa
18
Search
Lunes, 21 de Octubre de 2019
  • :
  • :

Barandal: Víctor Flores, al Congreso del Trabajo

  • 20 años, dueño del gremio ferrocarrilero
  • Enfrenta varias demandas penales

LUIS_VELAZQUEZPASAMANOS: Con todo y el Sistema Nacional Anticorrupción, y con todas las cacayacas de una renovación moral que dista mucho, y con todo y la profe Elba Esther Gordillo encarcelada, hay cositas en el peñismo que resultan inverosímiles, entre ellas, que Víctor Flores Morales, perpetuado como líder ferrocarrilero, esté a punto de ser nombrado una vez más presidente del Congreso del Trabajo.

Todavía peor si se considera que Carlos Romero Deschamps, el dirigente entronizado en el gremio petrolero, sigue en el poder, quizá, acaso, porque ha dejado hacer y dejado pasar el despido de miles de trabajadores en el país, entre ellos, los 30 mil de Veracruz que están considerados, y de los cuales han cesado a unos 10 mil.

Víctor Flores, el otro “Rey Midas”, porque el “Rey Midas” de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ya fue detenido, cabildea la presidencia del Congreso del Trabajo que ya encabezara como presidente y vicepresidente entre los años 1996 a 2000 y 2010 a 2012.

Y más porque sobre él pesan demandas penales por malversación de fondos públicos y sindicales.

Incluso, sus ex amigos que lo conocen desde la infancia, tiempo cuando se creía el Elvis Presley de color y se vestía tal cual para las fiestas del barrio en el puerto jarocho, calculan su fortuna en unos 12 mil millones de dólares.

Bastaría referir que es socio del diputado federal por segunda ocasión, Fidel Kuri Grajales, en el club de fútbol de los Tiburones Rojos, además de una casa de apuestas de norte a sur y de este a oeste del país.

Los ferrocarrileros pensionados lo han denunciado en repetidas ocasiones por el manejo discrecional de sus fondos, además de que les sigue descontando la cuota sindical.

Con todo, el peñismo, centro y dador de vida pública, pues con el regreso del PRI a Los Pinos también volvió la presidencia imperial y faraónica, está permitiendo que Flores Morales llegue a la presidencia del Congreso del Trabajo.

 

BALAUSTRADAS: Y, entonces, ¿dónde quedará la renovación moral encarnada en el Sistema Nacional Anticorrupción?

Por aquí, la profe Elba Esther Gordillo quiso ser como el tlatoani presidencial y fue encarcelada acusada hasta de lavado de dinero.

Entonces, Romero Deschamps se tiró al piso de Los Pinos y fue perdonado, no obstante los 20 años en el trono sindical, enriquecido a tal grado que hasta un yate tiene, además de un avión en que una de sus hijitas suele pasear a sus mascotas.

Todavía en vida, Joaquín Gamboa Pascoe, eternizado en la CTM, se levantó una estatua de más de 2 metros de altura para inmortalizarse.

Ahora, y una vez más, el poder ferrocarrilero resulta insuficiente a Víctor Flores y por eso busca la presidencia del Congreso del Trabajo, que en otros tiempos fuera presidido por Fidel Velázquez Sánchez, perpetuado en la CTM; Francisco Hernández Juárez, perpetuado en el sindicato telefonista, no obstante que siempre predicaba la democracia sindical; Leonardo Rodríguez Alcaine, perpetuado en el gremio electricista, y Joaquín Gamboa Pascoe, perpetuado en el sindicato de los burócratas defeños.

Todos, líderes enriquecidos al cobijo del poder sindical y el poder público, disponiendo de la voluntad de los trabajadores pobre y jodidos, a tal grado que durante los años del esplendor priista los utilizaban como carne de cañón para ganar elecciones.

 

ESCALERAS: Jorge Peralta Vargas, iniciado en política al lado de su primo, el exalcalde y cuatro veces diputado federal, Mario Vargas Saldaña, inventó y creó y recreó a Víctor Flores Morales, ambos orgullosos de que nacieran el mismo día y en el mismo hospital, pero en diferente año.

En aquel tiempo de Luis Gómez Z., entronizado como dirigente ferrocarrilero, Jorge Peralta era el líder sindical del gremio en el puerto jarocho, y se le metió tanto a Gómez Zepeda que le organizaba viajes faraónicos de la Ciudad de México a distintos confines del país en un vagón de cinco estrellas.

Víctor Flores le cargaba la maleta a Jorge Peralta.

Así, y cuando Peralta Vargas se abrió espacio como dirigente nacional, Flores Morales fue nombrado su tesorero.

Incluso, en la primera reelección, Jorge Peralta enfrentó a un grupo opositor, en donde su contendiente más fuerte apareció sin vida en un hotel de paso en el Distrito Federal, luego de una faena orgiástica.

Años después de varias reelecciones, Peralta Vargas heredó el cargo a Víctor Flores, pero el discípulo resultó más vivo, porque ya lleva dos décadas en el cargo, además de que también fue diputado federal y presidente del Congreso del Trabajo.

Es más, según la fama pública se habla de que Víctor Flores traicionó a Jorge Peralta, y como dice la biblia que tanto repetía Fernando Gutiérrez Barrios, “el que traiciona una vez… traiciona siempre”.

Peralta vive retirado, “lejos del mundanal ruido” de la política sindical, sin cruzar palabra con Víctor Flores, a quien sacó de la nada, lo perfiló y posicionó en el pandero.

Judas, dice el relato bíblico, tiró las 30 monedas por traicionar a Jesús y se ahorcó de un árbol, lleno de remordimientos.

Flores Morales alista maletas para aterrizar por tercera ocasión en el Congreso del Trabajo, con el visto bueno de Enrique Peña Nieto.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *