xalapa
18
Search
Miércoles, 24 de Abril de 2019
  • :
  • :

Barandal: Y el Fiscal sigue ahí…

LUIS_VELAZQUEZ

•Arrebatos en MORENA

•“Hueso duro de roer”

Luis Velázquez

08 de enero de 2019

ESCALERAS: Las presiones de la Cuitlamanía han sido muchas, excesivas. Y el Fiscal Jorge Wínckler sigue ahí. Como el dinosaurio de Tito Monterroso en el cuento más corto del mundo.

El secretario General de Gobierno se dejó llevar por el arrebato. Primero, anunció que caería el 24 de diciembre, dijo, oh paradoja mesiánica, como regalo navideño para los 8 millones de habitantes de Veracruz.

Entonces, quiso meter las neuronas para era demasiado tarde y lo dejó en que caería el Día de Reyes.

Ni lo uno ni lo otro. Ni hablar, hizo a un lado sus neuronas y el hígado le ganó, estilo personal de ejercer el poder y gobernar.

Y como cada día y semana que pasa y Wínckler sigue ahí, entonces, la Cuitlamanía queda evidenciada y al borde un infarto político.

Peores caídas históricas ha tenido, incluso, el primer sexenio de la izquierda en Veracruz.

Por ejemplo, la emboscada policiaca y/o de polleros a migrantes de Guatemala al sur del estado.

La emboscada a los siete paisanos originarios de Actopan, nacionalizados norteamericanos.

El asesinato de una niña en Santa Ana Atzacan, con sus padres.

Los tres cadáveres de jóvenes que se comían los coyotes y zopilotes en Atzalan.

El primer sexenio de la izquierda en Veracruz, descarrilando como en la ruleta rusa.

PASAMANOS: Luego del desaguisado de los secretarios de Gobierno y de Seguridad y de Turismo y del mismito gobernador con el caso Actopan, el Fiscal recibió a los paisanos vejados, y les ofreció justicia.

Ya se verá.

Y ya se verá, porque con todo, en los días y noches de la Cuitlamanía, 140 asesinatos (tarea del secretario Hugo Gutiérrez Maldonado), ningún detenido (tarea de Wínckler).

La seguridad y la justicia, entonces, en el limbo. Peor aún, paralizada. Más peor, devastada. Más, mucho peor: en recesión, igual, digamos, que la moneda.

Y si por un lado, la policía falla en su estrategia de seguridad y siguen cometiéndose asesinatos, y por el otro, la procuración de justicia tampoco, entonces, significa el peor de los mundos.

Mala, pésima, señal para los ciudadanos que todos los días viven con sencillez y aprisa y de prisa para que el salario les alcance en la quincena.

CORREDORES: En medio del estrago devastador, enfrentados el Poder Ejecutivo con el Fiscal, Wínckler amenazado ene número de veces con la destitución, sin ningún respiradero para luchar por el bienestar social, el huracán Cuitláhuac se enfrenta al huracán Wínckler y que en el fondo, más que Wínckler, es la atroz pelea con Miguel Ángel Yunes Linares, el peleador callejero, el fajador de la cantina política, el político que enfrentara a Agustín Acosta Lagunes, Fernando Gutiérrez Barrios, Dante Delgado Rannauro, Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán, Javier Duarte, Roberto Madrazo Pintado, Elba Esther Gordillo y Emilio Chuayffet Chemor, entre otros, y saliera victorioso.

Y tan victorioso saliera que, primero, renunció al PRI, y pasó al PAN y formó parte de los gabinetes de Vicente Fox y Felipe Calderón, y cohabitó con Enrique Peña Nieto como gobernador de Veracruz, así haya sido por dos años.

Carlos Romero Deschamps, el viejo cacique petrolero, diría:

“Yunes Linares es un hueso duro de roer”.

Por eso, quizá, Jorge Wínckler se mantiene en la Fiscalía.

RODAPIÉ: El peor de los escenarios sigue abierto para Wínckler para su caída. Tarde o temprano, más allá de la apuesta triunfalista del secretario General de Gobierno.

Pero mientras, cada hora, cada día, cada semana que el Fiscal se mantenga en su palacio de justicia significará una derrota para la Cuitlamanía y sus operadores políticos, desde Éric Patrocinio Cisneros hasta los diputados locales, quienes con todo la amenaza parecen estar atrapados y sin salida en el principio de Peter.

En todo caso, contexto de debilidad política.

Y en tanto ellos se deprecian con riesgo de una mayor inflación política y una caída, un desplome (ayer, los Colectivos tomaron Fiscalías Regionales en el sur con el mismo objetivo), el Fiscal se fortalece, si es que recordamos la frasecita célebre de Jesús Reyes Heroles de que si resistes el vendaval te fortaleces.

Claro, cada vez más el discurso político y la operación tipo el topo de Carlos Marx, arriba y debajo de la superficie, se radicaliza.

Pero en el lado del búnker winckleriano, ni modo se crucen de brazos.

Por eso, incluso, tan campante con su amparo federal ante el decreto de la LXV Legislatura para llevarlo a juicio político.

Y si es necesario, listo ya el siguiente paso para interponer la controversia constitucional en la Suprema Corte de Justicia.

Y entonces, caray, el laberinto burocrático y que llevaría a una recesión perpetua, mínimo, a un retroceso en el búnker de la Cuitlamanía.

Y más porque en los primeros 39 días de gobierno, la obsesiva obsesión de Cuitláhuac García ha sido y es la destitución del Fiscal, torpedeado por todos lados, haciéndole “lo que el viento a Juárez”.

BALAUSTRES: Más allá de la retórica, las agencias calificadoras de la política (desde el cuartel de Morena y AMLO, el presidente, hasta la CONAGO, Conferencia Nacional de Gobernadores), el caso Wínckler exhibe las limitaciones políticas y sociales del equipo gobernante.

A estas alturas era para que la Cuitlamanía suavizara las cosas. Pero, ni hablar, el forcejeo parece reproducir la historia sórdida y siniestra a que suele llegar una pareja de amantes cuando han tocado fondo, una correlación de fuerzas donde predomina la saña y la barbarie, pero también, el pánico.

El pánico que llevaría a la derrota a una parte y que en todo caso, terminaría como una victoria pírrica, con tantos estragos políticos, morales y sociales, que hacia el final del día y de la noche habría sido mejor nunca, jamás, declarar la guerra, sino por el contrario, aplicar la misma estrategia con que Yunes Linares destituyó a Luis Ángel Bravo Contreras de la Fiscalía y hasta lo encarceló en el penal de Pacho Viejo.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *