xalapa
22
Search
Viernes, 23 de Febrero de 2018
  • :
  • :

Beneficios de mejora económica no llegan a familias mexicanas: OCDE

canasta-basica

La economía mejora, pero los beneficios no se expresan en bienestar para las familias de los trabajadores mexicanos. Así lo planteó ayer la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El organismo propuso instrumentar un seguro de desempleo que cubra a los trabajadores formales de caer en la informalidad laboral, y sostuvo que la prioridad del país debe ser la promoción de un crecimiento inclusivo.

El reciente avance en el crecimiento de la economía, que ha ido acompañado de una mayor productividad de los trabajadores mexicanos, no ha sido lo suficientemente inclusivo para lograr mejores condiciones de vida para muchas familias mexicanas, aseguró la OCDE.

La principal prioridad de México es promover el crecimiento y fortalecer la inclusión, aseveró. El organismo aseguró que la informalidad laboral se mantiene en niveles elevados.

A pesar de una reciente recuperación de la productividad –la relación entre la producción de bienes y los insumos utilizados–, el crecimiento no ha sido lo suficientemente inclusivo para lograr mejores condiciones de vida de muchas familias mexicanas, apuntó la OCDE en el informe Perspectivas del empleo 2017, publicado este martes.

“El mercado de trabajo mexicano presenta una puntuación baja en comparación con otras economías de la OCDE en términos de calidad de los ingresos –medición que tiene en cuenta el nivel y la distribución de los ingresos–, así como diferentes medidas de inclusión relacionadas con la desigualdad de ingresos, la igualdad de género y la integración de grupos desfavorecidos”, añadió.

México se ubica en la parte más baja del grupo de países que pertenecen a la OCDE en cuanto a calidad de ingresos, medida que expresa la cantidad devengada por hora. Aquí, la percepción es de alrededor de una cuarta parte del promedio para las naciones del organismo.

Propuestas

La OCDE planteó que la escasa inclusión en el mercado de trabajo está relacionada en gran medida con la omnipresente informalidad laboral.

Actualmente la incidencia del trabajo informal es más baja que al comienzo de la crisis de 2008-2009, pero aún muy elevada desde una perspectiva internacional. Hoy día, señaló, casi seis de cada 10 trabajadores están empleados de manera informal en México. La mayoría de ellos no están cubiertos por la seguridad social.

La incidencia del trabajo informal aumentó inicialmente a raíz de la crisis financiera mundial, reflejando su papel como red de seguridad social para los que perdieron el empleo en el sector formal. Para evitar que aquellos que pierden su empleo en el sector formal caigan en la informalidad, debe introducirse un sistema de seguro de desempleo, planteó.

Para promover el trabajo formal, la OCDE propuso aumentar la conciencia de los subsidios en el trabajo para los trabajadores formales, mientras la aplicación de la legislación laboral debe mejorarse y centrarse en las grandes empresas formales que emplean a los trabajadores informales. Estas medidas deben complementarse con acciones específicas para reducir la pobreza, promover la igualdad de género y fomentar la integración de los grupos desfavorecidos.

Recuperación de los efectos de la crisis

En México, aseguró la OCDE en el reporte, la tasa de desempleo –que refleja sólo a las personas respecto de la población activa que no trabajaron una sola hora a la semana aun cuando lo intentaron hacer– se ha recuperado completamente del impacto de la crisis financiera y económica global. En abril pasado ese indicador se ubicó en 3.6 por ciento de la población económicamente activa, mismo nivel que al comienzo de la crisis.

Sin embargo, apuntó, el empleo en México, como proporción de la población de 15 a 74 años de edad, está ahora 2.2 puntos porcentuales por debajo de su valor de 2007, año anterior al estallido de la crisis.

El débil desempeño en el empleo refleja la disminución en la participación laboral de jóvenes y trabajadores de más edad. Las proyecciones de la OCDE indican que el empleo y la participación en México seguirán siendo débiles hasta finales de 2018.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *