xalapa
18
Search
Jueves, 27 de Junio de 2019
  • :
  • :

Carta Abierta: El político más odiado

LUIS_VELAZQUEZ

•Veracruz, descarrilado

•Llegan más carteles

Luis Velázquez

DESTINATARIO: Javier Duarte entró a la historia como el político más odiado del país. Y el daño que creó y recreó crece en tierra fértil.

Las finanzas públicas, sin recuperarse.

Los familiares de los desaparecidos, sin restañar heridas.

Más carteles llegando a Veracruz.

Su ex partido político, el PRI, de donde fuera expulsado, en la lona. Noqueado.

Y sus colaboradores, cercanos y lejanos, manchados o íntegros, con las puertas laborales cerradas.

Y en todos lados, tanto en el aparato gubernamental como en la iniciativa privada.

REMITENTE: El descrédito de Javier Duarte persigue como sombra fatídica a los suyos.

Ninguna operación de limpieza ha servido.

Los desmanes fueron y han sido catastróficos. Incalculables.

Enrique Peña Nieto, quien lo blindó y luego renegó de sus relación amical; incluso, se diría, de la alianza política.

Y más, cuando lo puso como el modelo de la nueva clase política priista, al mismo tiempo que a Roberto Borge Angulo, el ex gobernador de Quintana Roo, también preso, y a César Duarte, el ex mandatario de Chihuahua, prófugo de la justicia.

ENTREGA INMEDIATA: Pero el descrédito sigue.

Ningún ciudadano, quizá ni los mismos priistas, dan una pizca por el partido tricolor.

Y lo peor apenas, apenitas se está asomando en el horizonte político.

Por ejemplo:

La mecha quedó prendida con el caso de Joaquín Guzmán Loera, en Estados Unidos, donde un malandro manchara a Enrique Peña Nieto con millones de dólares aportados para su campaña electoral y que, bueno, todo indica, la autoridad seguirá por oficio.

En el Congreso de la Unión el rafagueo en contra de los ex secretarios de Desarrollo Social del Peñismo, Rosario Robles y Luis Miranda, ha levantado ámpula.

AMLO, el presidente, insistiendo en que por su parte, “borrón y cuenta nueva” en contra de sus antecesores Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox Quesada, Ernesto Zedillo y Carlos Salinas.

Pero si la población electoral decide lo contrario en una consulta popular, ni hablar, “el pueblo manda”.

ACUSE DE RECIBO: Un priista lo expresa con claridad:

El ejercicio del poder lastima intereses políticos, económicos y sociales. Y desgasta.

Y más, cuando la tarea de gobernar se ejerce “ordeñando la vaca” y “metiendo las manos y los pies al cajón”.

Las elites priistas, los mandos superiores, medianos y medios se excedieron… hasta que la población se fue encabritando y la primera gubernatura en perder fue Baja California, Carlos Salinas presidente y Luis Donaldo Colosio Murrieta líder nacional del PRI.

El primero de julio del año anterior, el tricolor perdió todo.

Lo peor: solo una diputación federal ganaron en el país y ninguna senaduría.

Javier Duarte aportó su granote de arena.

CARTA EXTRAVIADA: Los estragos políticos y sociales heredados por Javier Duarte son incalculables.

Todos los días, en las mañanas y a mediodía, lo rumian en los cafés los políticos de todos los niveles que trabajaron a su lado.

Casi dos años y medio después de que saliera huyendo de Xalapa, la yunicidad encima lista para tomar posesión de la gubernatura, Duarte es el peor fantasma para Veracruz.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *