xalapa
18
Search
Lunes, 19 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

Casa de transición de AMLO, convertida en oficialía de partes

 cierran-calles-acasa-transicion-amlo

La fila en la calle de Chihuahua es interminable, así como las historias. Ciudadanos de todo el país se acercan a la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador con peticiones de todo tipo, con la esperanza común de que los atienda.

A sus 74 años, para no dar molestias a sus hijos, que tienen sus gastos y para qué ser una carga, optó por hacer el viaje desde Iztacalco a la colonia Roma para buscar ayuda.

Mientras hace fila ante la reja y aunque López Obrador está de vacaciones, dice: Vengo a ver si es posible que me ayuden a vender algo para salir adelante. ¿Qué será? Lo básico, una tiendita. El ortopedista ya no puede hacer nada por mi columna y me cuesta trabajo comprar la medicina.

El ingeniero Antulio Morgado Estrada lleva bajo el brazo un proyecto de desarrollo portuario y ferroviario para el Istmo de Tehuantepec.

Muchos vienen a pedir. Yo vengo a ayudar al próximo presidente, señala. Y cuenta que su propuesta consiste en el desarrollo de Salina Cruz y Coatzacoalcos, así como tres vías de alta velocidad.

De la carpeta que armó, explica: Es el proyecto conceptual. Se debe recorrer el lugar por especialistas.

–¿En qué plazo estima que estaría concluido? –se le pregunta.

–De dos a tres años. Depende del dinero. Y hay que apurarse. ¡Los chinos le han puesto el ojo a un canal en Nicaragua!

Detrás en la fila, Emilio Reyes Solís pregunta si se le puede proporcionar un abogado: Quieren darme la vuelta con mi parcela, dice. Reyes Solís es albañil. En dos bolsas carga sus herramientas y también un folder con los documentos que demuestran la arbitrariedad: por su terreno, en San Felipe Santiago, del municipio de Villa de Allende, pasará una nueva tubería del sistema Cutzamala.

Tengo 30 años viviendo ahí y tengo una casa, abunda. Cuando fue a la Comisión Nacional del Agua contó la misma historia: Yo voté por López Obrador. La respuesta en esa dependencia fue: entonces vaya a que allá le resuelvan.

Christian Mendoza, ingeniero y dueño de Velored, con oficinas en Cuernavaca, Morelos, ha acudido ya cuatro días con la misma petición: la oportunidad de participar en licitaciones y ser proveedor del gobierno en telecomunicaciones.

Amplía: Con que me sienten 10 minutos con Cuauhtémoc Blanco le explico mis proyectos. Fui con los priístas, pero lo primero que pidieron fue regalos. Es mi grito de auxilio para los trabajadores que tengo.

Padres de familia de la escuela Manuel M. Cerna Castelazo, en Iztacalco, también llevaron su propio reclamo: de los 90 mil pesos de transferencias federales para el plantel, el director destinó 20 mil para comprar ollas exprés que usa el dueño del comedor, al que cada familia debe pagarle 22 pesos diarios por el servicio a los alumnos. Y el que no pague, no tiene derecho a inscripción. La comida, además, no es la mejor. “Nos daban salchipulpos o quesadillas de arroz”, relata uno de los estudiantes.

Rogelio Adrián Garay entregó el expediente de una intervención fallida de pancreatitis a su padre, Abelardo Garay Vázquez, en el hospital Venados del IMSS, que derivó en una obstrucción en vías urinarias.

El profesor Serafín, de Olinalá, Guerrero, relata que por fin logró un objetivo de vida, terminar una presa, denominada Azteca, para surtir de agua potable.

–¿Y cuál es su petición?

–Que el próximo presidente la vaya a inaugurar.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *