xalapa
22
Search
Martes, 25 de Setiembre de 2018
  • :
  • :

Coatza podría recibir a Salvadoreños que serán echados por Trump

Foto: Fabián Delgado

Foto: Fabián Delgado

Decisiones de Donald Trump podrían generar que miles de salvadoreños se queden en ciudades de la ruta migratoria, como Coatzacoalcos y Acayucan para solicitar acilo

Después de que el gobierno de Estados Unidos suspendió el beneficio del Estatus de Protección Temporal (TPS) a personas de El Salvador, las ciudades que están dentro de la ruta migratoria desde el sureste mexicano al norte del país, podrían incrementar la presencia de centroamericanos.

Con la suspención, unos 200 mil salvadoreños podrían podrían quedarse si protección dentro de unos 18 meses, y paulatinamnte, deberán abandonar el país o enfrentar la deportación masiva que planea la Casa Blanca, dijo el coordinador del Movimiento Migrante Mesoamericano, Rubén Figueroa.

Figueroa explicó que al quedar sin protección, estas personas no tendrán opción en Estados Unidos, y paulatinamente tendrán que deja el país o esconderse de los operativos de deportación, y antes de regresar a su país, tiene la opción de México y sus ciudades paso de migrantes.
PAÍS EN GUERRA

Y es que en sus país de origen, la guerra de las pandillas no le deja opción a los ciudadanos que hoy radican tranquilamente en los Estados Unidos, llevando una vida de trabajo y de paz.

El Salvador para muchos de ellos -indicó el defensor de los derechos humanos- ya no es un destino para el regreso, ya que muchos han tenido que salir para salvar la vida propia y la de las familias.

Enfrentarse a esa realidad, sin duda, llevaría a muchos a que al ser deportados, inmediatamente reanuden el viaje de regreso al norte de México, sin llegar a El Salvador, pues de hacerlo, ponen en riesgo su vida.

Figueroa explicó que en un contexto de violencia y pobreza como se vive en ese país de Centroamérica, son cientos de personas las que se marcharon dejando todo atrás para, primero, tener empleo y mandar algo para que los suyos coman, pero conforme la Mara incrementó su presencia y sus guerras, ahora se salen para salvar la existencia.

VIOLACIONES A DDHH

En El Salvador, comentó, hay violaciones constantes a los derechos humanos, donde a veces la salida es dejar el país con todo y seres amados, rumbo a EU.

La otra opción que se aparece a las personas que quedarán desprotegidas, indicó, es la solicitud de acilo político al gobierno mexicano, algo que se ha popularizado en los últimos años.

Estas solicitudes por lo regular se hacen en ciudades con oficinas consulares o representaciones de organismos internacionales defensores de los derechos humanos, como Coatzacoalcos y Acayucan.

Son ciudades además que están dentro de la ruta migratoria, tanto por ferrocarril como por carretera, y que ya están identificadas por los migrantes como opciones para la sobreviviencia.

SIN BENEFICIO

El beneficio cancelado fue reanudado consecutivamente desde su expedición tras el terremoto de 2001 en El Salvador por periodos de 18 meses, bajo el gobierno de George W. Bush, y vence el próximo 9 de marzo. A partir de entonces, los “tepesianos” salvadoreños engrosarán las filas de indocumentados y perderán su capacidad de vivir y trabajar legalmente en el país, teniendo 18 meses para salir.

Los afectados, establecidos en grandes números en Los Ángeles, Nueva York y Houston, enfrentan el riesgo de la deportación y la separación de sus familias (hay unos 273.000 hijos de estos salvadoreños nacidos en el país), si carecen de alguna otra alternativa migratoria. Se calcula que un tercio de los “tepesianos” es propietario de una vivienda en EEUU.

Poner fin a la protección también supone un duro desafío para El Salvador, un país de 6,2 millones de personas con una economía dependiente de las remesas de los trabajadores en Estados Unidos.

FAMILIAS

En la última década, cada vez más salvadoreños (muchos llegados como familias o menores sin acompañante) han entrado en Estados Unidos de forma ilegal a través de México, huyendo de la violencia y la pobreza

“El Salvador es uno de los países más violentos del mundo. No renovar el TPS y forzar a los salvadoreños que viven en EEUU a abandonarlo pondría en peligro a miles de vidas“, advirtió el centro de estudios WOLA (Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos).

De igual forma, las organizaciones recuerdan que se trata de una comunidad económicamente activa que contribuye al país con impuestos y poder adquisitivo.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *