xalapa
18
Search
Lunes, 25 de Marzo de 2019
  • :
  • :

Complejos de Coatza, menos competitivos

Foto: Ángel Hernández

Foto: Ángel Hernández

ASF liga entrada en operación del complejo Brasken Idesa, con la caída en la capacidad de producción de plantas de Pemex en Cangrejera y Morelos y el encarecimiento del producto

 

Los complejos Cangrejera y Morelos están perdiendo competitividad por el persistente desbasto de etano, además de tener un producto más costoso, no están cumpliendo con la demanda de los clientes en el país. 
 
Esto lo determinó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en una auditoría realizada a la capacidad de gestión financiera y operativa de las plantas de Pemex Etileno, en la tercera y última fase de la Cuenta Pública 2017.
 
En la auditoría 2017-6-90T9J-15-0493-2018, sobre la gestión financiera a Pemex Etileno, se encontró que después de la entrada en operación del complejo Etileno XXI, las plantas de Cangrejera y Morelos dejaron de recibir cantidades suficientes de etano y operaron al 48.2% de su capacidad total. 
 
Cangrejera y Morelos reciben su materia prima (etano) de Pemex Transformación Industrial (PTRI), al amparo de un contrato formalizado en 2017, y vigente en 2017, al momento de la auditoría. 
 
Sin embargo, Pemex también le debe suministrar materia prima al nuevo complejo construido por Brasken-Idesa, que inició operaciones en agosto del 2016.
 
Aunque en distintas ocasiones, altos mandos del complejo Etileno XXI han rechazado que su operación haya pegado en los complejos vecinos de Pemex y han atribuido el problema a la deficiente red de Pemex, la ASF volvió a revolver las aguas con este tema, mostrando datos determinantes de la agonía por la cual pasan las factorías del otro lado del río Coatzacoalcos. 
 
Tras el lanzamiento de la planta construída en Nanchital, Pemex Transformación Industrial (PTRI) “redujo el suministro de etano a Pemex Etileno, lo que ocasionó que la producción de petroquímicos en Pemex Etileno, en 2017, fuera inferior a la del 2016”.
 
En un cuadro elaborado con datos oficiales, la ASF expone que en 2013, los complejos citados pidieron mil 500 toneladas de etano a PRTI, por ejemplo, y al final del periodo, se les suministró el 83% de la materia prima. 
 
Sin embargo, años después, con la planta de los brasileños operando, Pemex Etileno pidió mil 278 toneladas de etano para el 2017, sin embargo, solo se suministraron 749 mil toneladas, un 58.6% de lo requerido.
 
Con estos datos, la ASF expone la caída dramática en el abasto de etano, y la poca estrategia que se ha dado en Pemex para reponer esas pérdidas que repercutieron en otros factores en la cadena comercial y la operatividad de las plantas de Pemex, sin mencionar el desempleo abundante en la región por la falta de producción.
 
Al cumplir dos años en operaciones, en agosto del 2018, Braskem Idesa informó que estaban al 90% de la capacidad, con una producción cercana al millón 550 mil toneladas de materia prima.
 
En tanto, los datos aportados por la ASF dicen que toda la capacidad de las plantas de  los complejos citados arriba, dieron para generar únicamente 578 mil 700 toneladas de producto, literalmente mucho menos que la mitad de lo procesado por la competencia. 
 
En el documento reitera que este panorama “impactó negativamente el desempeño operativo de las plantas de los complejos petroquímicos Cangrejera y Morelos, ya que no se tuvo, para los clientes del país, la capacidad de suministro de óxido de etileno y polietilenos”.
 
Igualmente, se dio una “subutilización de la capacidad disponible de las plantas”, que redundó en un deterioro estimado en unos mil 854 millones de pesos y la caída en 6.1% del valor total de sus activos fijos.
 
Ante esta falta de materia prima, y la consecuente escasez de químicos, estos se encarecieron hasta en un 10.6 por ciento, lo que puso el producto de Pemex en una clara desventaja ante sus competidores. 
 
 
MALA ESTRATEGIA
 
En el documento también se explica que Pemex Etileno lanzó una estrategia para suplir con importaciones el etano que no llegaba a los complejos, y cumplir con las metas entre 2018 y 2020.
 
No obstante, al revisar los fundamentos de la estrategia, se tiene que Pemex Etileno “no acreditó cómo estas importaciones abatirán el desbasto en materia prima y la poca utilización de las plantas” en los complejos citados.
 
Además, la ASF pone en duda si esas importaciones serán suficientes para generar “los volúmenes necesarios para cubrir la demanda de los
clientes” y “revertirán la falta de generación de flujo de sus plantas”.
 
En su argumentación, Pemex Etileno tampoco demostró que las importaciones bajarán los costos en los que están incurrido, “dada la importación de etano, le permitan ser competitivo en el mercado, principalmente en el de polietilenos de alta y baja densidad, en los cuales tiene como competidor al Complejo Etileno XXI”.
 
En las revisiones, la ASF encontró ocho facturas por 4 millones 455 mil pesos “cuyas fechas límite de pago eran del 13 al 23 de octubre de 2017, no se ha obtenido su cobro por la vía legal”. Se indica que si se pusiera orden, se tendrían recuperaciones probables por 4 mil 455 millones de pesos. 
 
La ASF dice que ante la falta de etano, Cangrejera y Morelos presentó caída de producción de sus diversos productos: 
 
Óxido de etileno 50.7%
Polietilenos de alta densidad 78.1%,
Baja densidad 68.0%
Lineal baja densidad 53.9%
 
 
¿Sabías que, en entre diciembre del 2016 y diciembre del 2017, Pemex Etileno tuvo ganancias por 14 mil 214 millones de pesos derivado de la venta de sus distintos derivados del etano

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *