xalapa
22
Search
Miércoles, 20 de Junio de 2018
  • :
  • :

Contracrónica: “La putrefacción policíaca”

Noe Zavaleta  (1 de 1)Actualmente 180 de 220 municipios administran, reclutan y organizan a sus cuerpos policíacos. Son corporaciones de los pequeños municipios, donde el alcalde en turno es el mandamás y el jefe único. Ahí, donde los comandantes de la Policía Municipal son elegidos por su “cercanía” con el edil, por ser “compadre” del alcalde o de algún líder partidista o en casos extremos por haber sido el “chofer” de la campaña y ser el único cargo público disponible, para regresar los favores políticos recibidos.

A raíz de ahí, inicia la descomposición policial, en primera con los policías rasos que se coluden con el narco por un ingreso extra, en segunda con comandantes que, sin vocación policial, pactan negocios con “la maña”, emulando a alcaldes, regidores y directores quienes “ofertan” las licitaciones, las obras y las listas de proveedores.

En tercera, la desaparición de las extintas Policías Intermunicipales en el norte, centro, costa y sur de Veracruz dio pie a un ejército de más de diez mil hombres, cuyo único “servicio” que sabían prestar, era recorrer sus regiones, con un arma empuñada en la cintura o recargada en el brazo. Así, cientos de elementos de las extintas policías pasaron a convertirse, paulatinamente en el ejército de reserva del crimen organizado.

Y por último, cada trienio –ahora cada cuatrienio- las corporaciones policíacas son utilizadas como “una agencia de colocaciones”, así cada alcalde nuevo que llega y su séquito más cercano, utilizan la comandancia policíaca como “el plan B” para los múltiples compromisos de campaña, así, el “pega pendones”, “el pinta bardas”, “el reparte playeras” y el “chofer de apoyo para los acarreados”, que no cupo en limpia pública, que ya no obtuvo espacio en Parques y Jardines, al que no se le pudo acomodar en el órgano de agua, suele ir a dar, como última opción de empleo a la comandancia municipal. Con ese reclutamiento y nula capacitación, el crimen organizado, los políticos y alcaldes ligados con la delincuencia encuentran un flanco débil para permear y corromper.

El fracaso de Bermúdez

La extinción masiva de las extintas Policías Intermunicipales en el norte, centro, costa y sur de Veracruz que ocasiono la baja de 3 mil 500 elementos policiacos que no aprobaron los exámenes de control que ordena el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en lo que va del sexenio, dio pie a otro gran problema: ¿Cómo suplir a esos policías con cuerpos acreditados?. En los últimos dos años, la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) y la propia Secretaria de Marina y Ejército Mexicano han entrado en un gran dilema en territorio veracruzano: Tapan un hoyo, pero descubren otro y el foco de conflicto hallado y resuelto se vuelve a salir de control. Los ejemplos son muchos, sucedió en la Cuenca del Papaloapan, en Córdoba, Orizaba, Acultzingo, Panuco, Las Choapas, Coatzacoalcos, Veracruz, ahora Medellín, al parecer sigue la zona centro y así, la SSP entre falta de elementos capacitados y faltos de visión, simplemente no se dan abasto.

Mientras tanto, el titular de la SSP, Arturo Bermúdez festina ante prensa, gobierno federal y ante diputados que los exámenes de control y confianza son “tan rigurosos” que policías con tatuajes, diabetes, pasados de peso o alguna otra enfermedad han tenido que ser “depurados”; como cereza en el pastel, 37 policías fueron sentenciados por vínculos con el narco.

Sin embargo, hay una cosa en lo que no ha reparado Bermúdez, es que solo le restan 22 meses al sexenio y la ansiada depuración de la policía y los cuerpos acreditables, tan prometidos y socorridos en su discurso, no llegaran para el final del sexenio, por lo que el slogan de un “Veracruz Seguro” caerá por los suelos.

El recule de Joserra

En su afán de protagonismo para atraer reflectores y combinando el resentimiento que guardia hacía el Partido Acción Nacional, el Presidente de la Comisión de Seguridad Pública en el Legislativo, José Ramón Gutiérrez de Velasco cometió el lunes pasado un ridículo más, en su historial de declaraciones y actos.

De manera apremiante y urgente, Joserra convocó antier a una rueda de prensa, para celebrar, festinar y atizar la solicitud de desafuero del alcalde panista de Medellín, Omar Cruz Reyes presunto culpable del homicidio del reportero de “La Unión”, Moisés Sánchez. Con una veintena de micrófonos a su alrededor y una decena de cámaras, el ex panista se comprometió a que este martes ingresaría en la correspondencia, la solicitud de desafuero de la Fiscalía General de Veracruz.

Gutiérrez de Velasco calculó más lo tiempos, en la Oficialía de Partes, el documento de la Fiscalía General del Estado ingresó el lunes por la noche, la previa de la Junta de Coordinación Política ya se había realizado, la Gaceta Legislativa ya estaba armada en un 80 por ciento y por más que el propio fiscal, Luis Ángel Bravo trató de aminorar el ridículo del hoy priista, José Ramón Gutiérrez, los tiempos legislativos estaban marcados. Será hasta el próximo viernes cuando el “juicio de procedencia” ingrese de manera formal. Mientras tanto, Gutiérrez de Velasco y su oficio político fueron el hazmerreír de la bancada panista y priista.

Comentarios

E-mail: nzavaleta10@gmail.com

Twitter: @zavaleta_noe

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *