xalapa
22
Search
Sabado, 23 de Junio de 2018
  • :
  • :

Contracrónica: Los operadores “Anti-Elizabeth”

Noe Zavaleta  (1 de 1)

En los pasillos del Palacio de Gobierno y en algunas esquinas del Ayuntamiento de Xalapa el rumor crece como bola de nieve, en plenas precampañas electorales, un ejército de priistas y operadores políticos se alista para las elecciones de junio del 2015, en la camarería gubernamental los conocen como los operadores “Anti-Elizabeth”.

Su única misión –dicen los priistas, los que simpatizan y los que no con la causa- es buscar a toda costa la derrota de la ex líder estatal del PRI y ex alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales García, mismo personaje –aducen- que provocó la derrota del PRI en la pasada elección federal del 2012.

Quienes pretenden “derrocar” a Morales García en su tercera aventura electoral, aducen que la ex edil “desplazó” a priistas de la vieja guardia, durante el tiempo que ella fue alcaldesa, privilegiando, eso sí, en cargos estratégicos a sus amigas, a sus cuates emanados del sector empresarial y hasta a políticos del PRI con quienes afianzo “negocios” como constructoras y restaurantes-bar.

 

“Véndeme su casita”

El teléfono del reportero suena con insistencia. Repiquetea uno y otra vez sin cesar, una vez que se accede a la llamada, un viejo conocido hace los saludos de rigor, los parabienes de año nuevo y la encomienda de su patrón: “Hermano, aún existirán las fotos de la casita de Elizabeth Morales”. “Véndeme unas, quiero las de su casita”, “¿No las tienes?, bueno, ¿dime como llegó a su casa”, me las encargó mi jefe”, “oye, ¿vive por casa de Shariffe verdad?”, “¿Donde encuentro los reportajes que publicaste sobre sus lujos?”. Tres minutos después la llamada se cuelga, pero el mensaje y la consigna queda claro, al interior del PRI, con la burocracia en la fría banca gubernamental, la “guerra sucia” en contra de la ex alcaldesa, Elizabeth Morales y los saldos pendientes van en serio.

 

“Enlodan” la búsqueda de Moisés

Carentes de ideas, obscurecidos por una estela de impunidad, ineptitud y desconocimiento del área que gobiernan, así como poco aptos para conectar la lengua con el cerebro, funcionarios del gobierno próspero y líderes del PAN han “enlodado” la búsqueda y localización del reportero de “La Unión”, Moisés Sánchez Cerezo quien hoy cumple doce días de que fue secuestrado por un comando armado en el municipio de Medellín de Bravo.

Mientras la familia Sánchez Ordoñez pasa horas aciagas esperando saber pistas sobre el paradero del reportero medellinse y mientras el escándalo ya traspaso la aldea global y nacional; en Veracruz, el Procurador de Justicia, Luis Ángel Bravo y el diputado de la comisión de Seguridad, el ex panista José Ramón Gutiérrez -de un lado- y el alcalde de Medellín, Omar Cruz y el líder del PAN, José de Jesús Mancha -del otro extremo- se enfrascan en diarreas verbales, en ruedas de prensa al bote pronto y en comunicados vacuos y estériles, Sánchez Cerezo continua sin aparecer.

“Que sí los policías municipales no estaban certificados”, “que si están y que incluso tienen su papelito del Sistema Nacional de Seguridad Pública”, que Omar Cruz es el Azul 1”, “que solo fue invitado a declarar y que se cansó y que tiene hambre”, “que se podía solicitar su desafuero” y “que hay signos de verdad, de que los policías actuaron por omisión”, y decenas de oraciones sin una construcción lógica del sentido común. Cuando el reclamo es uno solo: “Encuentren a Moisés”.

 

Sospechosísimo perredista…

Pareciera que con la salida del Secretario de Gobierno, Erick Lagos Hernández, la cúpula de poder del PRD, se quedó, distorsionando el viejo cuento de Gabriel García Márquez: “Los perredistas no tenemos quien nos deposite”.

Antier, liderados por el Presidente del Comité Ejecutivo Estatal, Rogelio Franco Castán y por el ex líder, Sergio Rodríguez, algunos alcaldes del PRD  bloquearon la calle de Enríquez, exigieron liberación de recursos, deposito de participaciones federales y demás reclamos propios de un partido de oposición.

Padeciendo amnesia, los altos mandos del Sol Azteca olvidaron que durante todo noviembre y diciembre se dedicaron a avalar, aplaudir y someterse a la aprobación de la mini gubernatura, a la del subsidio a la tenencia vehicular, al presupuesto estatal y a cuantas acciones polémicas tomó el Poder Ejecutivo. La opinión pública ya no se traga ese cuento de reclamos al gobierno de Duarte en esta recta final, cuando los primeros cuatro años del sexenio fueron sumisos a la administración estatal priista.

 

Comentarios

Mail: nzavaleta10@gmail.com

Twitter: @zavaleta_noe

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *