xalapa
22
Search
Domingo, 19 de Agosto de 2018
  • :
  • :

Corolario: Crisis humanitaria advertida

Raul contreras bustamantePor Raúl Contreras Bustamante

 

D urante el tiempo transcurrido desde que Donald Trump asumió la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, el mundo entero ha padecido los males de ver cumplir sus promesas de campaña mediante su retorcida manera de hacer política.

Cuando advirtió que “America First”, se pensó que era una frase para ganar votos de su electorado, sin embargo, el magnate ha retirado a su país del Acuerdo del Clima de París, del Tratado de la Asociación Transpacífica, de la Unesco, del Pacto de Refugiados y del de Migración de la ONU; ha establecido trabas para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y por si fuera poco, imponiendo aranceles a productos mexicanos y canadienses.

El vocablo <Advertir> significa “avisar con amenazas”; y eso hizo —y lo está cumpliendo— cuando expresó que cerraría las fronteras de su país bajo el pretexto de garantizar la seguridad de sus ciudadanos. En días recientes, el mundo conoció una grabación estremecedora que captó las voces e imágenes de varios niños migrantes llorando y gimiendo por haber sido separados de sus padres por su condición migratoria irregular, enjaulados dentro de un centro de procesamiento y detención de inmigrantes en Texas.

Son más de 2,300 niños los que han sido separados de sus padres, desde abril del presente año, cuando el gobierno estadunidense lanzó esta infame política migratoria.

La noticia tocó las fibras más sensibles del mundo entero. Las atrocidades cometidas contra niños de diferentes naciones, consecuencia de la política migratoria “cero tolerancia”, unieron al mundo para alzar la voz y condenar de manera enérgica dichos acontecimientos.  Desde la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU hasta la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la UNAM se han hecho manifiestos de repudio y condena por ese trato inhumano.

Tal fue la presión internacional que Trump tuvo que ceder y, en un histórico vuelco, firmó hace un par de días una orden ejecutiva que termina con la separación de los niños migrantes y sus familias que son detenidas al entrar a Estados Unidos de manera irregular.

Sin embargo, la orden ejecutiva sólo suaviza el tema de la separación de las familias de migrantes que cruzan de manera ilegal, porque de igual forma las personas seguirán siendo detenidas, pero se permitirá que padres e hijos permanezcan juntos durante el tiempo de su deportación.

Hoy se confirma y queda demostrado el carácter cíclico de la Historia. El fantasma de aquellos campos de concentración de la Alemania nazi o los abiertos en Estados Unidos después del ataque a Pearl Harbor —donde decenas de miles de japoneses fueron confinados— vuelven a ser una triste realidad.

Para el populista gringo la globalización, el libre mercado y la defensa de los derechos humanos son estorbos y prefiere volver al esquema de la imposición de reglas fundadas en el poderío militar, financiero y la adopción de políticas proteccionistas y abusivas; sin importar el tema de los derechos humanos de los más débiles.

Habrá que aprender del ejemplo. Las promesas de campaña siempre van a tratar de ser cumplidas para congraciarse con los votantes. Entre más ilógicas y espectaculares sean para atraer simpatí

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *