xalapa
18
Search
Jueves, 23 de Enero de 2020
  • :
  • :

Corolario: Las armas del odio

Raul contreras bustamantePor Raúl  Contreras Bustamante

 

Estados Unidos es, sin duda, un crisol de culturas, razas y costumbres. La grandeza de esa nación se ha nutrido y cimentado con base en esa diversidad y su historia se comenzó a escribir con un elemento característico: la inmigración.

A más de dos años y medio de que Donald Trump asumiera la Presidencia de ese país vecino, su discurso de odio, segregación y xenofobia sigue teniendo consecuencias cada vez más catastróficas.

El infame acontecimiento terrorista acaecido en la ciudad de El Paso, Texas, donde un fundamentalista blanco —Patrick Crusius— de 21 años de edad, equipado con un arma de asalto abrió fuego contra las personas que se encontraban realizando compras en uno de los supermercados más concurridos de la zona, que dejó un saldo funesto de 22 muertos y 24 heridos, hasta el momento.

Se trata del mayor atentado contra la comunidad latina en la historia moderna de Estados Unidos. Nos causa un dolor especial porque ocho de esas personas muertas son de origen mexicano.

La irresponsable apología del odio de Trump —explotada desde su campaña presidencial— ha provocado el aumento de los crímenes de odio con motivos de raza, etnia u origen, en un 18 por ciento. No se trata de un acontecimiento aislado, tan sólo en la última semana dos atentados más tuvieron lugar en Ohio y Nueva York.

De manera hipócrita, el Presidente condenó el hecho, porque nada dijo respecto a tratar de frenar la escandalosa venta de armas y el mismo día ordenó una detención masiva de inmigrantes en Misisipi, resultando detenidas 680 personas que trabajaban en plantas procesadoras de alimentos.

La industria armamentista —una de las más grandes y poderosas en el mundo— tiene en el mandatario estadunidense un férreo defensor de la libre venta de armas, debido a que aporta importantes patrocinios en favor del Partido Conservador que lo postuló.

El tamaño de la industria de las armas en Estados Unidos es de tal magnitud que, teniendo una población de 329 millones de habitantes, existen en su territorio 393 millones de armas de fuego registradas legalmente. Es decir, tienen más armas que habitantes.

Los ciudadanos estadunidenses creen en el derecho de poseer armas —con base en la segunda enmienda constitucional— y la posibilidad de lograr su reforma es muy remota.

De acuerdo con el último informe del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, Estados Unidos es el mayor vendedor de armas a nivel mundial y cada año crece más. En 2017, la venta de armas de las compañías estadunidenses creció 2% y el gasto destinado a armamento —en ese mismo año— fue de 610 mil millones de dólares, es decir 3.1% de su PIB. De ese tamaño es el monstruo que amenaza la paz mundial.

El politólogo alemán Karl W. Deutsch decía que el Presidente de ese país acumulaba tal poder que debería ser una especie de “modelo humano” que debería unir virtudes morales de bondad, honestidad y sinceridad, con las habilidades mundanas de sagacidad, energía y competencia. De manera lamentable, nada de eso encarna este personaje oscuro e iletrado.

El gobierno y el pueblo de México debemos condenar con firmeza lo sucedido, porque se avecina su campaña para lograr la reelección, que sería para nosotros la peor plaga que podríamos padecer.

Como Corolario, las palabras de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica: “Todos los hombres son creados iguales… dotados de ciertos derechos inalienables… la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *