xalapa
18
Search
Viernes, 06 de Diciembre de 2019
  • :
  • :

Dan el último adiós a Juan Carlos Molina en Tlacotalpan

90E1A8E1-6BF4-4E03-90A9-DDE7D6E8A4E2Tlacotalpan, Ver.- “Aquí en el mundano orgullo se prosterna, esta es la puerta de la vida eterna” se lee a la entrada del campo santo de Tlacotalpan, lugar donde la tarde de este lunes 11 de noviembre fue sepultado el ex diputado local, Juan Carlos Molina Palacios, quien fuera acribillado el pasado sábado 9 de noviembre a las afueras de su rancho “Rosa del Alba” en Medellín de Bravo.

La presencia de amigos y familiares fue multitudinaria, quienes primero, los que pudieron entrar, estuvieron presentes en la misa que se celebró en la iglesia de “La Candelaria” justo en el corazón de la “Perla del Papaloapan”; a su salida, decenas de personas se acomidieron a llevar cargando el féretro hasta el cementerio.

Desde que se abrieron las puertas de la iglesia para iniciar la travesía, el mariachi comenzó con la música entonando “El Rey” y posteriormente “El Jefe de Jefes”, ya cuando pasaban por los portales, donde otro cúmulo de gente esperaba su arribo para acompañar a la familia, un sonoro aplauso se escuchó en el zócalo de Tlacotalpan.

La caminata por la calle Venustiano Carranza fue larga debido a los relevos para cargar el féretro, doblaron en el callejón del Pescador y siguieron su ruta, en la alameda justo antes de llegar al panteón se veían decenas de coronas de flores, donde sobresalían las enviadas por los cenecistas, entre ellas, la de Ismael Hernández Deras y familia; así como la de los Grupos Legislativos del PRI, PAN y Morena.

Los últimos pasos hacia su última morada fue la más triste, amigos y familia no podían contener las lágrimas y algunos aún la incredulidad de que “el amigo” haya sido llamado por el creador antes de tiempo.

Don Armando, presente al pie del cementerio con su carrito de nieves repleto de fotografías con famosos, recuerda, “yo era su nevero de cabecera, siempre que venía con invitados me hablaba para que yo los atendiera, 50, 100 o 200 invitados, los que fueran; ah porque él era de juntarse con gente de confianza, las comidas siempre las hacía en el restaurante de Doña Lala. Este año nos había prometido traer buenos artistas a las fiestas de La Virgen de la Candelaria”.

Dentro, decenas de personas desfilaban para darle el último adiós al líder campesino, al ganadero, al político, pero sobre todo, al amigo. Ismael Hernández Deras, líder nacional de la CNC alzó la voz y dijo.

“La CNC exige que el gobierno responda a miles de campesinos y su familia, los resultados de los responsables de su asesinato. Tal parece que se requiere que la sociedad, hoy con la muerte de Juan Carlos aquí en Veracruz, nos unamos más. Que el legado que deja Juan Carlos sirva, verdaderamente sirva, porque él utilizó a la política para hacer buena política, denunciando con nombre y apellido cada problema que él veía que afectaba a los campesinos”.

Agregó que Molina Palacios siempre utilizó la tribuna del Congreso para denunciar irregularidades, y ese legado debe quedar palpable en todos, para que sigan exigiendo que haya justicia, “supo amar, supo entregarse y supo luchar, Juan Carlos vive siempre entre nosotros”, culminó.

Aunque era originario de Carlos A. Carrillo, el exitoso ganadero ya había dejado claro que el día de su muerte quería ser sepultado en Tlacotalpan, la tierra de su madre, y lugar a donde constantemente iba a despejar su mente, a caminar y comer con los lugareños, quienes lo recuerdan con una sonrisa en el rostro, “Juan Carlos siempre fue amigo”, repetían los tlacotalpeños.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *