xalapa
18
Search
Miércoles, 03 de Junio de 2020
  • :
  • :

Diario de un reportero: El animalito más leal

LUIS_VELAZQUEZ

“Siempre a tu lado”

30 perros famosos

Luis Velázquez

25 de abril de 2020

DOMINGO

El animalito más leal

El perrito es el animal más importante en la historia de la humanidad. Ningún animalito tan fiel y leal. Dispuesto a ofrendar la vida por todos.

Unos prefieren al burrito. Quizá, porque trepado en un burro Jesús entró a Jerusalén.

Otros aseguran que el caballo, héroe en las grandes batallas del siglo pasado. Además, El Quijote y el Sancho, montados en un caballito persiguieron los molinos de viento. “Por donde pisa mi caballo (se llamaba Othar) nunca vuelve el pasto a crecer” decía Atila.

Se ignora si habrá quienes glorifiquen, por ejemplo, a la víbora, por aquello de que una culebra convenció a Eva para convencer al padre Adán de comer la manzana del paraíso porque sería como Dios.

Y más, por aquello del poeta francés, Gérard de Nerval, quien adoptó una langosta como mascota y de tarde en tarde le ponía un moñito de colores y se la llevaba a pasear a orilla del río Sena en el bulevar parisino.

En las películas mexicanas sobre la revolución, un perrito acompaña siempre a Pancho Villa y Emiliano Zapata, a un ladito de las Adelitas.

Hernán Cortés a caballo desde las playas de Chalchihuecan a la Ciudad de México, un perrito a su lado.

LUNES

“Siempre a tu lado”

Adolf Hitler tuvo tres perritos. Los primeros dos, pastores alemán, se llamaban Blonda. La última, Blondi.

Hitler en Rusia, encerrado en su búnker, los rusos ganando la batalla, decide matar a su esposa, Eva Braun, y suicidarse.

Pero antes, ordena matar a Blondi y a sus cachorros, para evitar, dijo, que los rusos los torturaran.

Hitler decía que los caballos eran estúpidos.

Un día después, Joseph Goebbels, súper Ministro de Información, ordena a su esposa envenenar a sus 6 hijos, le pega un tiro y también se suicida.

“Amores perros” se llama la película estelar de Gael García donde se proyectara para el mundo.

Richard Gere interpreta a un maestro de música en una película y como viaja a un pueblo en ferrocarril, todos los días un perrito, Hachi (significa “Siempre a tu lado”), lo espera en los andenes.

Y cuando Richard Gere muere en el salón de clases y lo sepultan, el perrito, fiel y leal, lo sigue esperando en la estación ferroviaria convencido de que está vivo.

MARTES

Durmiendo en la recámara

Ernest Hemingway tenía en su finca en Cuba cincuenta gatos y un solo perro. Era el preferido, aun cuando comía trepaba a su gato consentido a la mesa y le servía leche bañada con gotitas de whisky.

Antón Chéjov siempre escribía y leía acompañado de un perrito, su escolta.

Una amiga tiene un zoológico en casa. Mitad gatitos, mitad perritos. Pero cuando mira a los perritos el corazón se alegra, desbordado.

Ella dice que los perritos, igual que los gatitos, agarran camino cada día apenas amanece.

Pero los gatitos desaparecen por días aun cuando vuelven, y en cambio, los perritos todas las tardes regresan a casa, a su lado, puntualitos.

En Cosoleacaque, el cacique bueno, Heliodoro Merlín Alor, líder ganadero y alcalde que fue, tenía un perrito grande, majestuoso, que cuidaba a todos.

Un día, el demonio se le metió y mató a dentelladas a su yerno. Y Heliodoro lo mató.

En casa, Javier Duarte tenía 6 perros con los cuales solía jugar, lleno de ternura, y hasta un veterinario ex profeso les tenía.

En el arca famosa, Noé, el bíblico, puso una pareja de animales de cada especie. Pero la pareja de perros era su preferida. Siempre dormían a su lado.

MIÉRCOLES

3 perritos en casa

En casa hubo tres perritos. French pudle. El primero se llamaba “Pipián”, el apodo fraternal de mi padre. El segundo, “Jackson”, porque entonces estaba de moda como cantante. Un día, en la noche, miró abierta la puerta de la sala y huyó. Y desapareció. Por más y más que se le buscó nunca lo hallamos. El dolor fue terrible. Desesperante.

El otro perrito se llamaba “Gumy”. Murió una madrugada hacia las 3 de la mañana, la hora más solitaria de la noche, de un infarto.

Fue sepultado en el patio y a cada rato los niños le llevaban flores. Y le regaban agua bendita que el sacerdote les bendecía cada domingo en misa de las 12 horas.

Y de nuevo, el sufrimiento por su muerte fue atroz. Cada mañana despertaba a los niños para ir a la escuela y también para que se le acompañara a caminar en el parque de la esquina, ejercicio diario, obligatorio, inevitable, pues de lo contrario, andaba de pésimo carácter en el transcurso del día, mirando con nostalgia la calle.

JUEVES

30 perros famosos

En la historia hay unos veinticinco, treinta perritos famosos. Los siguientes, los más conocidos, referenciales, icónicos, simbólicos:

Laika. La perra especial, tripulante del Sputnik en el mes de noviembre de 1957.

Rin Tin Tin. El perro que el año 1929 ganó el Premio Oscar del cine.

Lassie. La protagonista de series cinematográficas.

Scooby Doo. El perro miedoso que sin embargo, resolvía los grandes casos policiacos.

Balto. El perrito valiente y solidario.

Colmillo Blanco. La mitad, perro salvaje, y la otra mitad, lobo. El protagonista de la novela con el mismo nombre escrita por el legendario y mítico escritor y cronista, Jack London.

Reina y Golfo. Papel estelar en la novela y película de “La dama y el vagabundo”.

Claro, al fin naturaleza humana, cada quien tiene en su perrito a héroe anónimo y cuyas vidas y servicios y lealtades y alegrías familiares bien merecen una película.

Adolf Hitler dejó para la historia muchas fotos al lado de sus tres perritas… que hembras las prefería. La última, bautizado con el nombre de Blondi y que en el idioma alemán significa rubita, rubia igual que Eva Braun.

VIERNES

Los perros de la Biblia

Cosas insólitas de la vida: en la Biblia hay unas cuarenta referencias a los perros, pero la mayoría, negativas. Por ejemplo:

“Guardaos de los perros”.

“Los perros lamían las llagas de Lázaro”, considerando que la saliva de los perritos tiene propiedades electrizantes y cicatriza las heridas.

“No deis lo santo a los perros porque no sea que os despedacen”.

“Mejor es perro vivo que león muerto”, citado en el Eclesiastés.

Pero… en la cultura azteca, los perritos eran sagrados. Una de sus tareas fundamentales era guiar las almas de los muertos al otro lado del charco, aun cuando nadie sabe si también existía un espacio en el cielo o en el infierno para ellos.

Cuando un indígena moría, por lo regular, lo sepultaban con un perro para que lo fuera guiando, como en el cuento de Juan Rulfo donde unas comadritas juran morir al mismo tiempo para hacerse compañía.

El perro azteca era conocido de cariño como Xólotl, pues su nombre real era Xololtzcuintle, y era considerado el dios del ocaso, hermano gemelo por cierto de Quetzalcóatl.

En la Ciudad de México hay un zoológico con ejemplares del perro azteca… por si alguien por ahí, indigenista puro, deseara comprar uno para que le echen a su lado en el féretro cuando muera.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *