xalapa
22
Search
Miércoles, 18 de Julio de 2018
  • :
  • :

Diario de un reportero : El desdén como política

LUIS_VELAZQUEZ

•El peso de la recesión
•Veracruz ensangrentado

Luis Velázquez
07 de julio de 2018

DOMINGO
Jactancia y soberbia

Antes de la batalla electoral del primero de julio, el PRI Veracruz estaba noqueado. En la lona. Por eso, la gran sorpresa fue la derrota estrepitosa del PAN. Todo lo perdió. Y de acuerdo con el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, las razones, entre otras, son las siguientes:
De entrada, la jactancia azul. Pronto, mejor dicho, antes de tomar posesión el 1 de diciembre de 2016 ya estaban engolosinados en el poder.
Y más, mucho más, los panistas que por vez primera entraban al palacio. Sobre todo, la generación joven.
Y en el lado de los yunistas históricos, la soberbia.
Jactancia y altivez se fermentaron en un cóctel explosivo, rayando, incluso, en el autoritarismo.
Quizá la figura más simbólica fue la de Carlos Valenzuela, el secretario General del CDE del PAN, él mismito que para parecerse a jefe se inventó un autosecuestro una mañana al llevar a sus hijos en la escuela.
Indira Rosales, la titular de la Sedesol, vistiéndose de indita Pocahonta, poniéndose pestañas postizas y viajando a Mixtla, en la montaña de Zongolica, para echar tortillas a mano sobre una estufa ecológica que llevaba de regalo.

LUNES
“Se les pasó la mano”

De acuerdo con el profe, a la yunicidad “se le pasó la mano” amenazando a todos. Digamos, a la mayoría de actores políticos y sociales.
Presidentes municipales, ediles, diputados locales y federales, líderes sociales, empresarios, nadie quedó fuera.
Unos… pararon en la cárcel.
Y en vez de ganar parcelas de poder, ni se diga el respeto, el miedo, la sicosis del miedo, “el miedo al miedo”, fue la respuesta.
Y luego del miedo llega, tarde o temprano, la contraofensiva, de igual manera como el dinosaurio viejo da coletazos, aun cuando nadie descarta la enseñanza del elefante que ya viejo mejor se encueva en la montaña y desaparece.
La respuesta final fue en las urnas. El fracaso del nepotismo, igual que en Morelos con Graco Ramírez imponiendo a su hijastro. Igual que en Puebla, donde el ex gobernador Rafael Moreno Valle (quedó de Senador pluri) se las está viendo demasiado ríspido para imponer a su esposita de jefa del Poder Ejecutivo.
La enseñanza es lapidaria. El nepotismo es mal consejero en política. Se arriesga todo, aun cuando, claro, hubo otras excepciones.
Los priistas Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón impusieron a sus hijos en el Congreso de la Unión.
En Veracruz, ni modo, falló.

MARTES
Veracruz ensangrentado

El gobernador azul es un hombre intenso. Genes son genes y vísceras vísceras.
Impetuoso, digamos, aplicó la ley y por lo pronto ha encarcelado a 34 duartistas entre políticos, jefes policiacos y policías en el penal de Pacho Viejo.
Pero…, incumplió el más grave pendiente social como es la seguridad.
Veracruz siguió ensangrentado. Los panteones se fueron agigantando. Se llegó al grado de que niños fueron asesinados y de brincar al estrellato nacional en feminicidios. Chicos de 15 años metidos de narcos. Niñas menores de edad malandras.
Y en contraparte, hubo justicia selectiva. Unos duartistas, presos. Otros, perdonados. Casos, por ejemplo, Érick Lagos, Jorge Carvallo junior y Adolfo Mota, por citar a tres de los 4 guardias pretorianos de Javier Duarte (el otro es Alberto Silva Ramos) y quienes en el resplandor y esplendor del sexenio anterior ni el aire dejaban pasar.
El castigo a unos y el perdón, la amnistía, la tolerancia a otros, descarriló el proyecto político familiar de la yunicidad azul dice Carlos Ronzón.

MIÉRCOLES
El desdén como política

El desdén a las madres de los desaparecidos fue otro factor lapidario.
Por un lado, las apapacharon y hasta entregaron la medalla Adolfo Ruiz Cortines en el Congreso local.
Y por el otro, el menosprecio de la Fiscalía con aquella frase imborrable (“¿Cuál prisa si los desaparecidos desaparecidos están?” de Eduardo Coronel junior) y que en las semanas y los meses se tradujo en el desprecio oficial.
Y más, cuando el Fiscal Jorge Wínckler sembró la discordia entre las ongs y unas se pusieron de su lado y otras lo evidenciaron.
Y de ñapa, la exhibida que Wínckler acometió con algunas ONG como por ejemplo, el Solecito, cuando filtrara las imágenes de una bofetada de la vocera a una compañera que ya la tenía colmada.
La arrogancia de la Fiscalía encarnó la altivez de parte del gabinete como los casos de los secretarios General de Gobierno y Educación.
Y de ñapa, el autismo político y social que ha asumido el resto del gabinete legal y ampliado en los meses azules al grado de que en Desarrollo Económico cuya tarea es alentar la creación de empleos formaron un club de cafetómanos.

JUEVES
El peso de la recesión

En el penal de Pacho Viejo crecieron los políticos presos.
Pero… también creció el desempleo, el subempleo, la jodidez y los salarios de hambre.
Y la incertidumbre y la zozobra.
Y durante muchos meses, cero obra pública, quizá, guardada para la víspera electoral y lanzarse como un Fantomas a una infraestructura impresionante y con recursos federales, claro.
Y no obstante, los empresarios con la veladora prendida en el largo y extenso túnel de la desolación económica rogando a su Ser Superior misericordia para que les pagaran.
Y nunca fueron escuchados.
Y muchos dueños de constructoras empezaron a quebrar. Y quebraron. Y vendieron sus activos para cumplir pendientes como, por ejemplo, la liquidación a empleados.
Y hubo quienes hasta se contrataron de empleados.
De norte a sur y de este a oeste, comercios cerrados y casas en venta.
La recesión, adueñándose de Veracruz. La economía contraída.
El colmo: el día cuando la obra pública fue iniciada a la concentraron en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.
El feudo.
Todo fue centralizado.
Centralizado también el ejercicio del poder con la familia y los amigos al mejor estilo de los políticos priistas, en tanto las elites panistas fueron planchadas con cargos públicos y hasta obra pública (caso Pepe Mancha, presidente del CDE del PAN) y la militancia azul desechada.

VIERNES
Muchas concesiones a las elites

Muchas otras cositas más fermentaron.
A: La personalidad avasallante, explosiva, del Yunes azul, quien no sabe escuchar o escucha lo deseado.
B: Su incumplimiento en los acuerdos.
C: Parte de las elites panistas resentidas, algunas que se fueron. Domingo Bahena, por ejemplo, en MORENA. Juan Bueno Torio, con Pepe Yunes.
D: La traición y la deslealtad de los priistas que se pasaron a la cancha azul y pocos, exiguos, limitados votos aportaron, además de la fama pública de fregarse la lana de la operación electoral. Y lo peor, algunos se quejan ahora de que nunca les inyectaron recursos. Ni para la gasolina ni para un taco, lamentan.
E: Demasiadas concesiones a los priistas renegados. Dos curules para el cacique huasteco, Ricardo García Guzmán. Tres curules para el cacique sureño, Renato Tronco, en tanto, varias elites panistas, al garete.
F: Si el político ha de ser un catador de mujeres y hombres la yunicidad fracasó con Miriam Judith González, la diputada local ex de MORENA ungida candidata del PANAL a la gubernatura. Sólo obtuvo el 1.11 por ciento de la votación. 37 mil 484 votos. Una ridiculez. Incluso, el Panal perderá su registro en Veracruz.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *