xalapa
18
Search
Viernes, 10 de Julio de 2020
  • :
  • :

Diario de un reportero: El góber derrotado

LUIS_VELAZQUEZ

  • El dueño de las canicas
  • El Uno y el Dos

 

Luis Velázquez

06 de enero de 2020

 

DOMINGO

El góber derrotado

 

Según Wharol, todos tenemos 15 minutos de fama. Napoleón Bonaparte tuvo su Waterloo. Adolf Hitler su frío devastador en Rusia. El relato bíblico anuncia el Día del Juicio Final. Y el góber jarocho de Amlove sufrió ya su victoria pírrica.

Fue el jueves 28 de mayo. La noche del miércoles su candidata única a la Fiscalía Anticorrupción, Ailett García, se acostó acariciando la Fiscalía con su cobija. Para el mediodía siguiente, se le había caído.

Pero más que una derrota para García Cayetano fue una derrota para García Jiménez.

Bien lo decía Juan Maldonado Pereda. “La política es un tragadero de hombres y mujeres”.

Tlatoani, gurú, chamán, jefes de jefes, jefe del Poder Ejecutivo Estatal, dueño sexenal del aparato gubernamental, el góber descarriló. Fue incapaz.

Quizá, bien pudo pesar la purificación moral. El dedazo era burdo, ramplón y barato. Ailett ya era, sigue, directora jurídica de la secretaría de Seguridad Pública. Y quiso más. Y el góber, muy fregón, muy chingón, dueño del paraíso terrenal, otorgó el visto bueno.

El Waterloo, el frío devastador, la victoria pírrica del góber de Amlove.

 

LUNES

El dueño de las canicas

 

Fregón, chingón, el secretario General de Gobierno. Se quedó con la Fiscalía General para 9 años.

Ante la sociedad política de Veracruz, ante las elites partidistas, “El dos del palacio” es de hecho el vicegobernador. Casi, parece, el dueño de las canicas.

Nadie como él… ha coleccionado tantos cargos públicos en un año y medio. Más las candidaturas a presidentes municipales, síndicos y regidores que le tocarán. Más las curules locales y federales.

Ni siquiera, vaya, en sus mejores tiempos, Manuel Carbonell de la Hoz, subsecretario de Gobierno de Rafael Murillo Vidal.

Y si Flavino Ríos Alvarado pasó a gobernador luego de Javier Duarte, aunque sea por 40 días…

Y si Dante Delgado pasó a gobernador luego de Fernando Gutiérrez Barrios por 4 años…

Y si Miguel Alemán quiso a Flavino Ríos Alvarado y/o Alejandro Montano Guzmán como relevos pero se le atravesó Fidel Herrera Beltrán…

Y si Ignacio Morales Lechuga quedó con las ganas luego de Agustín Acosta Lagunes y después se lanzó por la vía independiente…

Y si Carlos Brito Gómez quedó con el deseo luego de Rafael Hernández Ochoa…

Y si Carbonell fue candidato priista a la silla embrujada del palacio durante 72 horas hasta que se le cruzó Jesús Reyes Heroles…

Entonces, Éric Patrocinio Cisneros Burgos… trabaja la plaza.

 

MARTES

Waterloo de otros políticos

 

Varios gobernadores han tenido su Waterloo, igual que Cuitláhuac García.

Por ejemplo:

Rafael Hernández Ochoa, en Martínez de la Torre, cuando los sicarios de un latifundista mataran a 7 campesinos. Luis Echeverría Álvarez presidente. Líder de la CNC, Alfredo Vladimir Bonfil. Echeverría congeló tres meses a Hernández Ochoa. Los peores de su vida.

Agustín Silvestre Acosta Lagunes, con su “Sonora Matancera”, la alianza sórdida de caciques y sicarios.

Patricio Chirinos Calero tuvo su talón de Aquiles cuando perdiera 107 municipios en elección de alcaldes. Miguel Ángel Yunes Linares, su antiguo secretario General de Gobierno, presidente del CDE del PRI.

Fidel Herrera Beltrán, con los carteles co-gobernando desde los penales, incluso.

Javier Duarte perdió la elección de gobernador en el año 2016 con su candidato Héctor Yunes Landa. Pero entró a la historia con la desaparición forzada. Veracruz, “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”.

Miguel Ángel Yunes Linares, con la candidatura de su primogénito.

Los ex gobernadores perdieron ante factores externos. Cuitláhuac García tuvo su derrota el jueves 28 de mayo ante sí mismo. Jefe máximo, pero sin fuerza política.

Claro, victoria pírrica. Pero como dijo aquel general, “con otra victoria como está (muertos la mayoría de los soldados) me voy a casa”.

Cuitláhuac, por ejemplo, fue derrotado con Ailett García, pero terminó imponiendo como Fiscal Anticorrupción a su jefa de la Unidad de Género, Clementina Salazar Cruz.

 

MIÉRCOLES

Una derrota llamada Jorge Wínckler

 

Derrota de 9 meses ante Jorge Wínckler Ortiz, a quien desde el primero de diciembre del año 2018 quiso destituir.

Incluso, el góber jarocho de Amlove lanzó el aparato gubernamental en su contra. Parte del gabinete legal, diputados locales y federales y senadores, partidos políticos, cámaras empresariales, parte de los medios, etcétera.

Y si Wínckler cayó fue porque, se afirma en la cancha pública, Amlove se atravesó dando, primero, un manotazo, y segundo, metiendo su equipo a la causa.

Todavía ahora, otros 9 meses después, Wínckler, con todo y andar quizá “a salto de mata”, sigue libre.

 

JUEVES

Nadie hace sombra a Amlove

 

El góber tendrá su juego. Pero en la percepción ciudadana, el secretario General de Gobierno tiene la imagen de un político bragado. Más fuerte y poderoso. Bastaría referir el número insólito de dependencias que maneja, varias, fuera de su organigrama, con todo y que el vocero lo tiene o tendría congelado. Otros caminos hay.

Nadie dudaría de valores entendidos, como por ejemplo, Rafael Murillo Vidal con Manuel Carbonell y hasta Rafael Hernández Ocho con Carlos Brito Gómez.

Patricio Chirinos con Yunes Linares.

Amlove, por ejemplo, es el hombre fuerte del Palacio Nacional. Jugador de béisbol, él mueve las pelotas y las canicas, los dados y las barajas, los astros y la bilirrubina, de acuerdo con su proyecto político. Y nadie le hace sombra. El día cuando publicaron que Marcelo Ebrard era el vicepresidente, luego enseguida el secretario de Relaciones Exteriores se apresuró a desmentir.

En Veracruz, Éric Cisneros es el Fantomas. El góber, reducido a una figura de paja. Un florero como dice el tabasqueño. Y por más y más alabanzas de Amlove, más bien parece pitorreo. Lo dice el viejito del pueblo. “La mujer del César ha de ser y parecerlo”.

 

VIERNES

El Uno y el Dos

 

Un año y medio después, la imagen del Uno y el Dos del palacio de gobierno de Xalapa es, todo indica, la siguiente:

Cuitláhuac, un fifí. Cisneros, un coleccionista de poder. Cuitláhuac, ocurrente en facebook. Cisneros, con los guantes puestos.

Cuitláhuac, un solterón. Cisneros, coleccionista de barbies. Cuitláhuac, un político de quien la población electoral se pitorrea. Cisneros, basta su mirada de troglodita y trucutú para tener miedo. Una mirada pesada.

Cuitláhuac, la fama pública de sabadaba. Cisneros, un político que suele manejarse y operarse en las sombras. Y actúa y golpea.

Cuitláhuac, evidenciado hasta por sus amigos. La madre de un amigo enfermo de Sida pidiendo dramático SOS. Cisneros, comenzó exponiendo exposiciones de caricaturas y terminó adueñado del aparato gubernamental.

Cuitláhuac, la fama de la parentela en la nómina. Cisneros, ningún familiar en cargos públicos ni aviadurías, a excepción, se afirma que el director de TV Más es sobrino, su padre, originario de Otatitlán.

Cuitláhuac, lleno de escándalos. Las barbies. El palacio de la salsa. Su vocecita fifí. Eleazar Guerrero. Cisneros, ningún escándalo, al momento.

Cuitláhuac, los reality-show de un par de hermanos. Un médico y un músico. Cisneros, la familia, lejos. Se ignora si es soltero, casado, divorciado, con hijos. Nada trasciende en la cancha pública.

Cuitláhuac, Jorge Wínckler lo puso “patas arriba”. Cisneros, siempre con los guantes puestos. Cuitláhuac, político evasivo. Cisneros, entrón. Cuitláhuac, el bueno. Cisneros, el malo.

Cuitláhuac, al pueblo le gusta los hombres bragados como Miguel Ángel Yunes Linares, Fernando Gutiérrez Barrios, Rafael Hernández Ochoa y Fernando López Arias. Cisneros, peleador callejero.

Cuitláhuac, evidenciado hasta en su masculinidad. Cisneros, querendón.

Cuitláhuac, hombre sabadaba. Cisneros, hombre de carácter. Veracruz, desmoralizado con Cuitláhuac. Y en caída al abismo puede arrastrar a Cisneros.

El Uno, desgastado hasta en lo físico. La panza. Las canas. Los surcos en la cara. El Dos, fortalecido.

Cuitláhuac, de nada sirve que Amlove lo declare hombre leal y honrado si Veracruz está como está. Y que “nadie se haga bolas”. Ni tampoco venda espejitos. Cisneros, mirando el fuego desde lejos.

El Uno, hijo de la opulencia. El Dos, hijo de la llamada “cultura del esfuerzo”. El Uno, pasional. El Dos, cerebral. El Uno, político emocional. El Dos, frío y calculador.

El Uno, indiferente a la realidad social, frívolo, se da tiempo para la discordia. El Dos, con los guantes puestos, quizá porque es la obsesiva obsesión del Uno.

El Uno, predicando la discordia, el menosprecio, el desdén y la soberbia, está condenado y perdido. Sabrá el Dos si se deja arrastrar.

La filosofía social de la 4T es crear un nuevo país. En Veracruz, nada. Decía Alfonso Reyes, siempre llegamos con 50 años de atraso a la civilización.

Amlove impuso a Cuitláhuac. Cuitláhuac quizá a Cisneros o acaso la secretaría de Energía, como siempre se ha afirmado. Pero Cisneros ya tiene alas para su crecimiento exponencial.

Y si el año 2024 pasa por el 2021, entonces, si Cisneros se queda y gana con la mayoría de candidatos a presidentes municipales y diputados locales y federales, entonces, la silla embrujada del palacio será suya.

Más en un Veracruz con malandros y que necesita un Fernando Gutiérrez Barrios o un Fernando López Arias.

Por lo pronto, 18 meses después, ningún efecto social ha tenido la 4T en Veracruz. Tampoco ninguna purificación moral.

En Veracruz, mucha política o politiquería o grillería política y poca administración para lograr el objetivo superior como es enaltecer la calidad de vida de la población. Un pueblo jodido en una entidad federativa pródiga en recursos naturales.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *