xalapa
22
Search
Jueves, 20 de Julio de 2017
  • :
  • :

Diario de un reportero :Sueño social de un alcalde

LUIS_VELAZQUEZ

•Ni un centavo para medios

•Apostará a redes sociales

 

Luis Velázquez

01 de julio de 2017

 

DOMINGO

Alcalde atrás del sueño social

 

Hipólito Rodríguez Herrero es presidente municipal electo de Xalapa. Ganó por el partido MORENA. Es académico en la facultad de Sociología de la Universidad Veracruzana, UV, desde el año 1980. Mínimo, tiene unos 37 años de antigüedad. Y sigue vigente en el salón de clases.

Economista y antropólogo, forma parte del Sistema Nacional de Investigadores. Es un político, digamos, atípico. En todo caso, un académico mudado en político que sin biografía pública derrotó en las urnas al PRI, PAN y PRD, y el resto de los partidos.

En el salón de clases siempre pedía a los estudiantes que leyeran y leyeran y leyeran libros.

Y si en la Sociología hay dos vertientes, los científicos sociales y el activismo, Hipólito apostó a la segunda parte. Y por eso mismo, y por ejemplo, participa en una red ambiental en Xalapa que lo llevara a definir su lema de campaña electoral.

“Que Xalapa florezca de nuevo” fue el tema central de su jornada cívica con la que dominara en las urnas.

Ambientalista, ha definido como vaso comunicante de los próximos cuatro años de gobierno en Xalapa becas para los jóvenes bajo un par de ejes rectores:

El rescate de las áreas verdes y el rescate del agua.

 

LUNES

Un libro abierto

 

Días anteriores, un grupo de reporteros encabezados por Pepe Valencia, ex director (en el siglo pasado) de “El Diario de Xalapa”, mudado después en político del PRD y Movimiento Ciudadano, etcétera, lo invitaron a una reunión social.

Comida, parece. Y de pronto, zas, le dieron el micrófono, entre otras cositas, para definir su política de comunicación social.

Fue lacónico. Dijo, por ejemplo, que él, nunca, jamás, jamás, jamás, canalizará el gasto púbico en halagos para el alcalde en turno, pues en Xalapa, la capital, hay muchos pendientes sociales donde ha de invertirse.

Pero además, que él mismo, académico formado en el salón de clases, en el estudio, en el análisis y la reflexión, y en la conciencia crítica, está lejos, demasiado lejos, vacunado incluso, contra el llamado culto a la personalidad.

Nada, pues, de incienso para él ni para el gabinete edilicio ni los funcionarios de confianza.

Nada de egolatrías. Nada de vanidades. Nada de ocho columnas ni noticias y fotografías en portada.

La verdad, entonces, dicha a su tiempo. El Ayuntamiento, dijo, será un libro abierto para que cada medio, cada reportero, cada columnista, lea la realidad según crea conveniente.

 

MARTES

Apuesta al Internet

 

Entonces, un trabajador de la información (mujer, al parecer) preguntó su apuesta para comunicar su trabajo institucional.

El maestro (articulista, por cierto, en La Jornada Veracruz) dijo que aprovechará el Internet, las redes sociales, una página web del Ayuntamiento.

Y desde ahí tanto la población como los medios, por ejemplo, estarán informados.

Además, su eje rector, dijo, será, con todos sin excepción, a través de tres vasos comunicantes.

Uno, el diálogo. Dos, la negociación. Y tres, el consenso.

Alguien por ahí le dijo que cómo habría gobernabilidad en sus cuatro años si ganó en las urnas con un 42 por ciento de la votación y que es bajo.

Al contrario, reviró, “para mí es un porcentaje elevado, bueno, alentador, optimista”.

Y más, porque él nunca regaló dinero ni tampoco despensas para ganar el voto.

Fue, dijo, un voto libre, en que cada ciudadano de la capital se expresó con la más absoluta libertad.

El alcalde electo habló, pues, con el ejercicio pleno de su libertad…, a la que está habituado desde hace más de 35 años en el aula.

Un académico de unos 56 años de edad que él mismo maneja su unidad móvil y que siempre, por lo regular, anda solo.

 

MIÉRCOLES

La síndica, peso pesado

 

Un mensaje claro de su congruencia en el decir y hacer está en la síndica que lo acompañará en el Ayuntamiento.

Se llama Ivonne Cisneros, también académica de la UV, incuso, laboraba en el área de Administración con la rectora Sara Ladrón de Guevara.

Ella trabajó con Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno en la Ciudad de México. Fue en la secretaría de Salud, y tiene, por tanto, experiencia administrativa.

Pero también, política. Y sabe de las negociaciones y los acuerdos y será un peso pesado en la capital de Veracruz donde el alcalde ni ella tienen compromisos con los grupos políticos, económicos y sociales ni menos con los llamados sectores corporativos.

Y al lado de ellos estará Alfonso Osegueda Cruz un académico originario de Michoacán, que forma parte del Centro de Estudios Municipalistas “Heriberto Jara”, culto, leído, egresado de la facultad de Sociología de la UV, con un libro intitulado “El agrarismo radical en Soledad de Doblado, 1912/1935)”, formado en la izquierda y la pluralidad.

Y tanta pluralidad hay, que por ejemplo, en la jornada cívica, en un debate, Hipólito aceptó que en su juventud, como fuera aquel tiempo, había fumado mota, pero que al mismo tiempo, fue apenas un tiempo fugaz, a tal grado que estaba dispuesto a someterse a un examen antidoping para demostrar su sano estado de salud.

 

JUEVES

Un profe, el vocero

 

Definida así la política de comunicación social de Hipólito Rodríguez, su jefe de prensa, el vocero, será el maestro, reportero y escritor, Guillermo Manzano.

Es profe egresado de la Escuela Normal Veracruzana. Catedrático. Escribió y publicó el libro, “Pudo ser peor”, que compila artículos, crónicas y reportajes.

También fundó el periódico “Horas extras” y el portal “Prensa vendida”, por cierto, el mismo título que el director general de Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, pusiera a uno de sus libros.

Manzano estará, entonces, a la altura del momento histórico de Xalapa, en que MORENA contendió por vez primera en las urnas y arrasó con su candidato.

Un alcalde electo que considera el culto a la personalidad (en que tanto caen los políticos tradicionales) como el peor mal de la vida pública y que regirá el discurso mediático los próximos cuatro años.

Bastaría detenerse en los títulos simbólicos de la obra periodística de Manzano. Ni “prensa vendida”, digamos, ni tampoco “horas extras” para los partidos políticos dueños del escenario nacional.

Benito Juárez dejando a los medios en libertad absoluta de contar lo que vean como dice el primer párrafo del Eclesiastés.

 

VIERNES

“Ni un quinto para medios”

 

El bienio azul ha aplicado la misma filosofía comunicativa que ahora encauzará Hipólito Rodríguez.

“Ni un quinto para los medios”, dijo el góber. Y precisó: “Los medios han de aprender a vivir con sus propios medios”.

Desde hace siete meses su práctica es la siguiente: uno, Periscope; dos, Face Live, y tres, dice, TV Más, con todo y su rating bajo. Bajo, por institucional, digamos, el Canal del Congreso, que como parte del gobierno desemboca en el rechazo social.

Varios medios han cerrado. Otros, los impresos, han enflaquecido en páginas y secciones, y con el despido de personal y cierre de corresponsalías. Otros más, están a punto de tronar. Otros más se han digitalizado, a tono, digamos, con The Washington Post y The New York Times y El País, ajá.

El destino adverso alcanzó a los medios. Los políticos volteando a las redes sociales, con todo y que sólo cuatro de cada diez usuarios se informan por ahí, pues la mayoría lo usan para la comunicación afectiva, aquella derivada del cariño familiar y amical. Y el pitorreo.

Mucho billete estarán ahorrando, si se considera que Javier Duarte, por ejemplo, gastó ocho mil millones de pesos en medios durante casi el sexenio completo.

Y por tanto, se entendería que la calidad de vida de la población ha mejorado.

El Dios de cada quien les crea…

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *