xalapa
18
Search
Viernes, 18 de Enero de 2019
  • :
  • :

Diario de un reportero: Todo para Cuitláhuac

LUIS_VELAZQUEZ

•Culto a la personalidad

•Sabadaba perpetuo

Luis Velázquez

29 de diciembre de 2018

DOMINGO

Todo para Cuitláhuac

La política de Comunicación Social de la Cuitlamanía es así:

En los primeros veinte días del mes de diciembre, el primero del sexenio de MORENA, expidieron treinta y tres boletines.

Más de uno por día.

Y de los 33, veintitrés sobre actividades, eventos y discurso del gobernador.

Cinco boletines de la secretaría de Educación.

Dos, de la secretaría de Turismo.

Una, de la secretaría de Protección Civil.

Una, de la secretaría de Finanzas y Planeación

Y una del DIF.

En contraparte, el gabinete legal está integrado por dieciocho dependencias y lo que significaría que, por lo pronto, dejaron fuera, o en veinte días de la Cuitlamanía ninguna actividad tuvieron un total de trece secretarías.

Nadie pensaría, claro, que el resto estuvieran congeladas.

Incluso, nadie dudaría que cada una está manejando sus boletines en forma directa, aun como en el caso del secretario General de Gobierno, de quien depende Comunicación Social, ningún boletín fue expedido.

Desde luego, se entiende, pero en ningún caso se justifica que un 75 por ciento, un 80 por ciento de secretarías hayan sido excluidas, pues en toda la historia de la vocería por lo regular, el gobernador suele acaparar el manejo sustancial de Comunicación Social.

LUNES

Manoseadas frases célebres

En los boletines del gobernador, la vocería centró en los primeros veinte días el discurso mediático en palabras claves.

Por ejemplo, en un boletín connotaron que “con amor transformaremos Veracruz”, como si se tratara, digamos, de una homilía atrás del púlpito, aun cuando puede tratarse del estribillo de AMLO de “la república amorosa”, el histórico vaso comunicante del cristianismo predicado hace más de dos mil años por Jesucristo, el hombre satanizado por los fariseos conservadores en el Gólgota.

En el otro boletín se centran en la palabra justicia, el gran reclamo de la población de Veracruz en el tema de los desaparecidos y que pusiera a la tierra jarocha en el escenario mundial con el delito de lesa humanidad.

En otro boletín cacarean la frase célebre, promesa bíblica, de que el gobernador nunca, jamás, se permitirá “fallarle al pueblo”, y que, bueno, se trata de una frase bíblica ultra contra súper manoseada, sin vigencia, pues en cada nuevo periodo constitucional los políticos la repiten de norte a sur y de este a oeste del país.

Y más, porque en Veracruz han desfilado 75 gobernadores (Cuitláhuac es el número 76) y el saldo económico es social es que 6 de los 8 millones de habitantes viven en la miseria, la pobreza, la jodidez, el desempleo, el subempleo y los salarios de hambre.

MARTES

El sabadaba perpetuo

La mayor parte del resto de los boletines parecen, ajá, notas de sociales en las páginas del corazón.

Por ejemplo, que el góber inauguró el octavo Festival de la Nochebuena.

Que el góber presidió el concurso regional de canto de la rama.

Que el góber lanzó el Programa Especial de Temporada Invernal.

Que el góber reconoció el trabajo de “Las Patronas” en favor de los migrantes.

Que el góber exhortó “a combatir problemáticas del Estado con ayuda de los Tecnológicos”.

Es decir, puro boletín fifí, a tono con el sabadaza salsero.

Y más, porque ninguno de tales boletines forma, construye y deconstruye opinión pública en una población electoral que votó por MORENA en Veracruz y en el país, harta, molesta, con la miseria canicular en la que está atrapada y sin salida.

Claro, también la vocería publicó un boletín (diciembre 20) anunciando que el góber encabezó “el arranque del programa ‘Unidos para la Construcción de la Paz”’, cuando, caray, hasta el día 25 de diciembre iban más de cien muertos, entre ellos, diecisiete feminicidios en una orgía de sangre sin antecedente en la historia local.

MIÉRCOLES

El triunfalismo iluminado

En los boletines del góber, el triunfalismo total y absoluto. El paraíso terrenal dibujado en cada párrafo largo y extenso como un túnel gigantesco sin una lucecita interior (puntos y seguidos, puntos y aparte) para dar un respiro gramatical al lector.

Que la seguridad pública queda reforzada. Que “los delitos de alto impacto” serán (serán, serán, en futuro) combatidos.

“Que en dos años disminuirán los índices delictivos”. Que la estrategia es “la atención al campo, a jóvenes, a la Policía Estatal y a las fuerzas federales”.

“Que el policía se irá capacitando cada vez más”. Que “ha llegado el cambio”. Que “vamos a tener tranquilidad y mayor paz en Veracruz”.

Que “juntos haremos historia hasta sentirnos orgullos de ser veracruzanos”.

Nunca antes las fanfarrias elevadas al cielo político con la Cuitlamanía. Lugares comunes y repetitivos en el boletín. Cero imaginación literaria y periodística a la hora de escribir. Más que un boletín, un oficio burocrático. Simple acta de fe, sin ninguna perspectiva social gravitando alrededor, por ejemplo, de un político estadista. El regreso triunfal del paraíso terrenal. Y por decreto.

Iluminando, digamos, un mundo por venir que de utopías, quimeras, ilusiones, esperanzas, fe y promesas está empolvado el camino al infierno.

La mesura y la prudencia, la frialdad de las neuronas, sin embargo, se impone.

Más allá del llamado “beneficio de la duda”, hemos de esperar. Y más, luego de diez años de guerra fatídica con un número incalculable de secuestros, desaparecidos, asesinatos, cadáveres flotando en los ríos y lagunas y tirados en la vía pública y fosas clandestinas.

JUEVES

Populismo ramplón y barato

Sabrá el chamán los nombres, primero, de los redactores de los boletines de prensa de la Cuitlamanía, y segundo, del jefe máximo que los palomea y aprueba.

Pero…

Pero resulta que, y por ejemplo, los boletines están redactados como en el siglo pasado cuando los párrafos largos, extensos, kilométricos, avasallantes, semejaban una ruleta rusa donde, y por lo regular, el lector salía descarrillado, porque eran tan extensos que hacia el final del primer punto y aparte el principio de la idea original estaba olvidado.

Además, con un tono populista ramplón y barato como cuando, y por ejemplo, en un boletín del 18 de diciembre, expresa que el góber “se involucra en los principales temas que preocupan a la población como son los grupos marginados, protección a los pueblos originarios y migrantes”, omitiendo, además, la conjunción.

Y luego, la demagogia pura a partir, entre otras cositas, de que el góber reiteró y el góber reconoció y otra vez el góber reiteró, repitiendo la misma terminología verbal como si el idioma español dejara de ser el más rico del lenguaje universal.

Boletines redactados, pues, con una pobreza literaria e imaginativa, imaginativa para el ejercicio del género periodístico, por ejemplo.

VIERNES

Boletines pa’salir del paso…

El contenido de los otros boletines es insustancial, epidérmico, burocrático, superficial, quizá, nomás para salir del paso.

Por ejemplo:

Que la SEV entregó lentes a niños de Banderilla. (Error gramatical, el título del boletín dice que entregó lentes “a niñas y niños de Banderilla”, cuando según la Real Academia Española sigue predominando el género masculino sobre el femenino con todo y que Vicente Fox fue el inventor del llamado género para referirse a niños y niñas).

Que la SECTUR participó “en ceremonia de agradecimiento de la cultura totonaca”.

Que el SNTE “establecerá (establecerá, en futuro) relación laboral sólida con el Estado”.

Que hay una “Alerta Gris por Frente Frío 16”.

Que “SECTUR reconoce trayectoria profesional de chefs veracruzanos”.

La pobreza total del contenido. Ni siquiera, vaya, para publicarse en las páginas de sociales y del corazón.

Habría, entonces, de preguntarse si tales boletines enaltecen y mejoran la calidad de vida del millón de indígenas, los dos millones de campesinos y los tres millones de obreros de Veracruz, en caso, de que los lean, ya sean en algún periódico impreso o en “las benditas redes sociales” o los escuchen en la radio o la tele.

Pero de acuerdo con los contenidos ninguna política de Estado caracteriza los boletines de la Cuitlamanía y sólo parecieran una simple oficialía de partes de hechos intrascendentes y que, claro, expresan un gabinete legal y ampliado sin brújula política, a la deriva de un objetivo social.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *