xalapa
18
Search
Domingo, 21 de Octubre de 2018
  • :
  • :

Diario de un reportero: Yunes, bragado

LUIS_VELAZQUEZ

* Reclamo al Peñismo
* Caso Javier Duarte

Luis Velázquez
29 de septiembre de 2018

DOMINGO
Yunes, bragado

Bragado, peleador callejero, boxeador de la política, Miguel Ángel Yunes Linares se ha puesto los guantes una vez más frente o ante, y/o al lado de la Procuraduría General de Justicia de la Nación, PGR, sobre el caso Javier Duarte, pero también ante o frente a Enrique Peña Nieto.
El juez federal dictó al exgobernador preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México una sentencia de 9 años de cárcel (ya lleva un año y medio), y Yunes dejó claro sin rodeos ni medias tintas que “más que sentenciado fue el perdón a un delincuente”.
Derecho, sin rodeos ni ambages, la frase lapidaria de Yunes a Pela Nieto, desdibujado ya y por completo desde la derrota presidencial del primero de julio y la derrota en siete gubernaturas de su partido, el tricolor, y la derrota en el Congreso de la Unión, donde el PRI no ganó ni una sola diputación federal, más que la de Yucatán, y ni una sola Senaduría, todas pluris.
En Yunes, los genes son los genes y las vísceras las vísceras.
Pero ante la ruina y la bancarrota en que Duarte dejara al gobierno de Veracruz, Yunes ha estado y está más encrespado que nunca, dispuesto a jugarse “el todo por el todo” ante el jefe del Poder Ejecutivo Federal, el tlatoani, el gurú, el tótem, “el país de un solo hombre”.

LUNES
Reclamo a la PGR

El jueves 27 de septiembre Yunes salió en defensa de la patria chica como dice los nostálgicos.
Su discurso fue incendiario y que recordara, por ejemplo, a Carlos Alberto Madrazo, el presidente del CEN del PRI evidenciando al poderoso presidente Gustavo Díaz Ordaz.
Y al senador Rafael Arriola Molina cuando declarara que la Federación era un pulpo que se tragaba los recursos federales de los estados.
Y a Roberto Madrazo Pintado cuando desafiara a Ernesto Zedillo Ponce de León que intentó desaforarlo por decreto presidencial.
Y a José Vasconcelos cuando se lanzó como el primer gran candidato presidencial independiente desafiando a Plutarco Elías Calles, el jefe máximo que impusiera a cuatro presidentes de la nación.
Cada uno en su momento histórico, Yunes ha enaltecido su cargo como gobernador y de paso, reclamar y exigir que la PGR entregue los 41 bienes embargados a Duarte con un valor aproximado de ochocientos millones de pesos, con todo y que la PGR también quedó inconforme con la sentencia del juez.
Pertenecen, les dijo, al patrimonio del gobierno del Estado.

MARTES
Duarte y Odebrecht

Con su discurso, Yunes ha estremecido a Los Pinos y al Peñismo.
Ya de por sí, está claro que si Duarte fue encarcelado se debe a la firmeza jurídica y a la tozudez de Yunes, pues Duarte fue siempre protegido desde las alturas a partir, según el trascendido, de haber financiado la campaña presidencial de Peña Nieto.
Pero, además, de prestarse a los grandes negocios del Peñismo en Veracruz, como por ejemplo, la célebre revelación del presidente internacional de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, que si su holding brasileño le debía a un lugar del mundo todo, absolutamente era, era al Veracruz de Javier Duarte.
Casos, los más notorios, la planta de Etileno Siglo XXI en Nanchital y la concesión por 40 años del servicio del agua potable del puerto de Veracruz y Medellín como un monopolio.
Incluso, según publicara el semanario Proceso, Duarte viajaba a Brasil cuando Beatriz Paredes Rangel era embajadora y por órdenes de Los Pinos le abría la puerta y en grande con Odebrecht.
Por eso, Yunes sigue cimbrando al Peñismo, como ahora con su discurso del jueves 27 de septiembre en una abierta, digamos, revelación y rebelión al presidente de la república, y a quien, por lo regular, ningún gobernador, ningún secretario de Estado, lo evidencia ni cuestiona.

MIÉRCOLES
Veracruz, lastimado

El gobernador fue categórico. La sentencia de 9 años a Duarte “indigna y lastima al pueblo de Veracruz”.
Unas horas antes, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, magistrado Edel Álvarez Peña, también lo había declarado cuando la prensa le solicitó su punto de vista.
Son pocos años, dijo. Duarte merece más. Y ojalá, vislumbró, que la sentencia sea reconsiderada, pues el daño al presupuesto es todavía hoy incalculable.
Por eso, Yunes planteó con claridad y más firmeza que “se ha perdonado a un delincuente”, pero más aún, que la PGR ha de proceder contra “los integrantes de la banda”.
Y es que desde el año 2016, cuando estaba en campaña electoral por la gubernatura, incluso, desde antes, lo cacareaba “a tiro por viaje” en el discurso político.
Duarte y los suyos son una banda…, casi casi como “la mafia del poder” de Andrés Manuel López Obrador, el presidente electo.
Y por eso mismo, indigna, cierto a la población, porque el político preso en el Reclusorio Norte tiene, además, otras denuncias penales por abuso de autoridad, incumplimiento del deber legal, tráfico de influencias y peculado.

JUEVES
Desaparición forzada

Peor aún: está pendiente la denuncia penal en contra de Duarte y los suyos por desaparición forzada y que significa la alianza sórdida y siniestra de políticos, jefes policiacos y policías aliados con los carteles y cartelitos para desaparecer a personas, como el caso del sexenio anterior cuando las desaparecían hasta de los retenes en las carreteras y las tiraban a la barranca de la muerte, “La aurora”, en Emiliano Zapata, y en el terreno anexo al Frac. Colinas de Santa Fe, el más grande del continente latinoamericano.
Muchos, demasiados, excesivos pendientes está dejando la PGR en el caso de Veracruz y, bueno, se duda pueda cumplir la posibilidad, y más cuando, y por ejemplo, el caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa camina en el mundo y AMLO ha anunciado que abrirá las puertas a los tribunales internacionales.
Pero si en Ayotzinapa desaparecieron a 43 estudiantes, aquí en Veracruz suman más, mucho más, las víctimas del Veracruz truculento del sexenio anterior.
Ha de esperarse que la secretaría de Relaciones Exteriores ha de solicitar el permiso al gobierno de Guatemala para juzgar a Duarte por desaparición forzada, y por eso Yunes ha vuelto a insistir una vez más.
Duro y tupido. Con firmeza y entereza. Con dignidad política.

VIERNES
AMLO ya se metió…

Todavía de ñapa, insiste y solicita a Relaciones Exteriores gestione la extradición de Karime Macías, una acción que desde hace rato pudo consumarse.
En la percepción ciudadana está quedando que el Peñismo ha sido demasiado lento para hacer justicia al pueblo de Veracruz con el caso de Javier Duarte.
Es el mismo caso de Chihuahua con el ex gobernador César Duarte.
Pero, bueno, allá el panista Javier Corral y su estrategia.
Aquí, Yunes Linares está mostrando de nuevo la casta, en ningún momento como parte de una persecución política o una venganza, sino simple y llanamente, para hacer justicia.
Por eso continúa levantando la voz ante el Peñismo.
Y sólo se espera que el aparato gubernamental del Peñismo actúe, y más, digamos, cuando el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que todo el proceso de Javier Duarte se trata, dice, de un circo, un show, una pantomima.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *