xalapa
18
Search
Miércoles, 03 de Junio de 2020
  • :
  • :

El año en que el Día del Libro fue virtual

 

c1

 

 

El Día Mundial del Libro vivirá hoy su jornada histórica más paradójica: será la primera edición virtual, con las librerías cerradas y sin gente en las calles en busca de la dedicatoria de sus autores favoritos, postal especialmente dolorosa en Cataluña, donde la festividad de Sant Jordi abarrota las ciudades y tiene una fuerte carga simbólica. El confinamiento por el coronavirus ha dejado el ritual del paseo y la compra de la rosa, el libro y las firmas en un aluvión de sucedáneos de todo ello en las redes sociales, en el marco de una precariedad económica sin precedentes en el sector. Que el libro no se haya considerado (oficialmente) producto esencial ha perjudicado a toda la cadena en uno de sus periodos clave de ventas, con el 23 de abril y la Feria del Libro de Madrid (finales de mayo) como fechas fetiche.

No hay canal en las redes sociales en el que editores y libreros no intenten mantener el espíritu de la jornada, reproduciendo incluso la franja de la vida real (de 9.30 a 22 horas), pero será Instagram quien concentre más actividades, en buena parte porque es ahí donde los dos grandes sellos españoles muestran músculo. Así, Penguin Random House Grupo Editorial moviliza a unos 80 autores en un sinfín de entrevistas, charlas y sorteos, uno de los cuales permitirá un encuentro digital restringido a cinco personas con, entre otros, Bernardo Atxaga y Eva Baltasar. Un Facebook Live de Isabel Allende (21.30 horas) cerrará su estand virtual.

Dedicatoria genérica y descargarse gratuitamente el primer capítulo del libro, así como instrucciones para hacer rosas de papiroflexia, son opciones que ofrecen también las editoriales del Grupo Planeta, que ha reclutado a unos 200 autores, algunos de los cuales contarán anécdotas vividas en jornadas como las de hoy… reales, pero de otros años. Sólo entre los 70 autores en catalán del conglomerado se habían contabilizado ayer 3.000 descargas en 24 horas. Charlas entre autores y editores en las webs de las editoriales, dibujantes mostrando en Youtube sus procesos creativos o librerías que ceden su Twitter para que a cada hora escriba un autor invitado son algunas de las miríadas de apuestas de, entre otros, Roca Editorial, Nórdica o La Calders, en un frenesí virtual que ha alcanzado incluso a la policía catalana: los Mossos narrarán cuentos infantiles desde su Instagram.

*EL PAÍS

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *