xalapa
18
Search
Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

El olor a violencia

A338DD6C-35A4-435F-A494-F4E4D258423D

Laura Karina Alvarado Hernández fue asesinada por su ex esposo, quedaron dos niños huérfanos, la abuela, también mamá soltera, con el mundo encima pues no tienen para los gastos

 

En Jáltipan un bebé llora intermitentemente durante el día porque pide la teta de su madre, Laura Karina Alvarado Hernández, pero ella ya no está, el pasado fin de semana se sumó a la lista de mujeres arrasadas por la violencia feminicida.

La familia no sabe que hacer para apaciguar el hambre del pequeño, ni si quiera hay una nodriza que pudiera dar un poco de leche materna.

La mamá de la finada, Mercedes Hernández Domínguez, cuenta que Laura Karina era hija única, y que si hubiera tenido más hermanos seguramente ya se habrían puesto de acuerdo para sacar adelante al bebé, Manuel Antonio, y a su hermanita, Melina Jerónimo Alvarado.

Laura Karina era el sostén del hogar donde vivía con su madre, en la colonia Las Tinas. Ahí se refugió desde hace unos meses al haber fracasado el matrimonio con el padre de los dos hijos, y ahora principal sospechoso de su feminicidio.

Esta es la historia de dos mujeres solas, pues Mercedes Hernández también es madre soltera y está enferma. “Trabajé asando pollos durante muchos años, y se me metió el humo a los pulmones, por lo que ahora Kari trabajaba y yo cuidaba a sus hijos”.

Al momento de la entrevista, la familia aún debía el costo de la caja en la cual sepultaron a la joven, y pedían apoyo para los dos huérfanos.

El otro problema para esta víctima directa de la violencia feminicida, es es la nieta, Melina Jerónimo Alvarado, de 4 años, quien nació con un problema de salud que la ha hecho expandir sus sentidos para sobrevivir.

La chiquilla anda a paso pausado por los pasillos de la casa de unos tíos en donde ella y su hermanito aguardan a que los adultos realicen los últimos trámites del funeral y la denuncia contra el presunto agresor de su madre, Manuel Jerónimo Hernández.

Manuel Jerónimo Hernández era conocido por su adicción a las drogas y al alcohol, las mujeres le tenían miedo por la mala vida que prodigaba a su esposa, los hombres lo odiaban pues constantemente presumía sus lazos con el Cártel de Jalisco Nueva Generación, y los humillaba.

“Yo vendo droga del Cártel del Jalisco y me la ·$%&”, solía amenazar a los conocidos de su ex pareja.

“Si la policía no lo agarra, por Dios, lo vamos a quemar y hacer justicia nosotros mismos”, sentencia uno de sus vecinos.

Laura Karina lo conoció cuando se encontraba en segundo semestre de la preparatoria, eran vecinos, y quedó embarazada, así que ambos formaron matrimonio bajo el techo de la casa de Mercedes.

Desde los primeros momentos, la vida a su lado resultó tormentosa. Celos y golpizas. Antes de ser asesinada, Laura Karina tramitó dos denuncias contra el padre de sus hijos.

La primera por una agresión con patadas y puñetazos, ante la Agencia Especializada en Delitos contra la Familia de Acayucan; la segunda, por el robo.

Ya separados, Manuel Jerónimo Hernández robó el teléfono a la hoy finada, y cuando lo tuvo en sus manos, revisó su agenda y comenzó a llamar a sus compañeros de trabajo, en un comedor de la empresa Maseca, para amenazarlos por estar dentro de la lista de contactos de su ex esposa.

Eso por poco le cuesta el empleo a Laura Karina, pero ella lo denunció y siguió adelante con su vida. En los dos casos, las querellas ante la Fiscalía General del Estado no sirvieron de nada, “ahí están sus denuncias, ¿ahora, quién me regresa a mi hija?”, reclama Mercedes Hernández.

Laura Karina era un ser muy discreto, hablaba poco de sus problemas, pero daba la vida por sus familiares.

El día que la mataron, entre su puño, los peritos localizaron un juego de llaves. “Eran las llaves de la casa, creo que ella se aferró a ellas porque pensaba que el atacante las quería para venir a sacar a los niños y hacerme daño”, relata Mercedes Hernández.

Incluso, en su mano, Laura Karina quedó con marcas de las fuertes mordeduras propinadas por el atacante que buscaba despojarle de las llaves, sólo se pudo llevar su bolso; el ex esposo quería que regresara con ella, ese era el pleito constante. Los dramas en la calle y a las afueras de la casa. Y por no regresar a esa vida de violencia, Laura Karina se sacó nueve navajazos mortales.

Melina Jerónimo Alvarado se quedó sin mamá, pero tampoco sabe cómo es el día o la noche. No conoce la forma de las jaranas que constantemente rasgan los soneros de Jáltipan; tampoco conoció el rostro de su madre, pues una enfermedad la hizo nacer ciega, conocía el mundo por el tacto y el olfato.

Así que cuando nota la presencia de personas, los toca, se huele la mano y por el aroma sabe quien es. Pero sus pulmones llevan varias horas en vigilia esperando anhelantes ese aroma que nunca más sentirán, el de mamá.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *