xalapa
22
Search
Viernes, 25 de Mayo de 2018
  • :
  • :

El Premio Nobel de Literatura no se entregara en 2018 debido a escándalos de abuso sexual

nobel de literatura

 

La peor crisis de la historia de la Academia Sueca se ha zanjado con la prórroga de la concesión del premio Nobel de Literatura, galardón que se suele otorgar a mediados de octubre. Así lo han decidido sus miembros, que esta pasada noche se han reunido para decidir si, a pesar del escándalo de abusos sexuales y filtraciones que ha salpicado a la institución de la lengua, continuaban adelante con el premio o si bien prorrogaban su entrega. Al final, el fallo se aplaza a 2019, año en el que previsiblemente se entregarán dos premios.

La segunda opción ha pesado más que la primera. Una posibilidad que se estaba barajando desde que aparecieran discrepancias internas sobre cómo abordar el escándalo por posibles acosos sexuales y filtraciones del nombre de los ganadores del certamen, según confirmó hace unos días el presidente de la Fundación Nobel, Carl-Henrik Heldin.

La Fundación ha admitido que el premio Nobel debería ser entregado cada año pero ha recordado que las decisiones sobre los galardones han sido aplazadas en varias ocasiones durante la historia de los premios. “Una de las circunstancias que puede justificar una excepción es una situación tan grave en la que la institución que galardona la decisión de conceder el premio no sería percibida como creible”, ha informado la institución. La última vez que no se otorgó el premio de literatura fue en 1943, en el momento álgido de la Segunda Guerra Mundial.

La negativa a expulsar a la mujer del presunto agresor originó la dimisión en cadena

Desacuerdos que han acabado con la salida de seis de sus 18 miembros vitalicios –más otros dos que han abandonado el cargo por otras razones- y que se agravaron cuando una escueta mayoría de miembros rechazó expulsar de la institución a Katarina Frostenson, la mujer del supuesto agresor, originando la dimisión en cadena que ha dado lugar a la grave crisis en que se halla sumida la institución. Actualmente, a la entidad le falta el voto de dos miembros más para poder tomar decisiones.

Previamente a la decisión de posponer el otorgamiento del premio, varias personas del Comité del Nobel de Literatura y la Academia Sueca manifestaron que no debería fallarse este año. Una medida que serviría para recuperar la confianza en la institución y sanar las heridas del caso de supuestos abusos sexuales y vulneración de la confidencialidad del ganador del Nobel.

Los hechos se remontan a noviembre del año pasado, cuando en vísperas a la entrega del galardón al escritor británico Kazuo Ishiguro el diario Dagens Nyheter publica un artículo en el que aparece el testimonio de 18 mujeres anónimas que aseguran haber sido víctimas de acosos sexuales, intentos de violación y violación entre 1996 y 2017 por parte de una importante figura cultural de Estocolmo.

Finalmente, al cabo de unos días la prensa desvela el nombre del supuesto agresor: el fotógrafo Jean-Claude Arnault, muy vinculado al círculo literario de la Academia Sueca y marido de un miembro de la institución, Katarina Frostenson. La pareja recibió fondos de la Academia Sueca para su club intelectual, actualmente clausurado, y ocupaba un céntrico piso que pertenecía a la entidad.

Sin embargo, las presuntas agresiones sexuales se habrían producido en otro piso que la Academia posee en el VII arrondissement de París, según el testimonio de las mujeres. El mismo lugar donde Arnault habría desvelado antes de tiempo el nombre de los ganadores del certamen con el objetivo de impresionar a sus visitas.

El mismo mes en el que se destapó el escándalo la entonces secretaria permanente de la Academia, Sara Danius, reconoció ante la prensa que Arnault había acosado y asaltado a académicas, esposas de académicos, sus hijas, además de otras mujeres. La academia rompió sus relaciones con el francés y puso fin a las subvenciones al lugar de exposiciones que dirige en Estocolmo, frecuentado por las élites culturales.

Además, la institución encargó una auditoría, que descartó que Arnault influyera en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico recibido incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria de la sociedad que controla el club. Pero lo que sí confirmó la investigación es que la confidencialidad sobre el ganador del Nobel fue violada en varias ocasiones.

 

REFORMAS EN EL HORIZONTE

Recientemente, la institución ha anunciado cambios en su funcionamiento, como la reforma de los estatutos propuesta por el rey Carlos XVI Custavo, protector de la academia, para permitir la renuncia real de sus miembros, por deseo propio o tras dos años sin participar activamente, y la posibilidad de que sean reemplazados.

Actualmente las renuncias son simbólicas y solo se traducen en no participar en votaciones y actividades, ya que la pertenencia a la institución es de por vida y solo se eligen nuevos miembros cuando muere alguno. Por su parte, el fotógrafo Jean-Claude Arnault ha negado todas las acusaciones a pesar de las pruebas existentes y testigos que corroboran la versión de las supuestas víctimas.

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *