xalapa
18
Search
Viernes, 16 de Noviembre de 2018
  • :
  • :

El son jarocho está de luto por Andrés Flores

andres flores

“Nacer, vivir y crecer
Amontonar alegrías
Y hasta cuando tengas crías
Amar te puede doler
Vivir para padecer
Todo cambia en un segundo
Y aunque el amor sea profundo
Brille como luna llena
Y aunque seas persona buena
Nadie es eterno en el mundo.”

Escribió Andrés Flores Rosas, músico, laudero y decimista, uno de los más grandes representantes del son jarocho en Veracruz.
La comunidad sonera de México y el mundo se encuentra de luto por la muerte de uno de los exponentes más emblemáticos del son jarocho, ocurrida el viernes por un derrame cerebral a sus 44 años.
Las manos de Andrés Flores hacían resonar el pandero con cada golpe sea fuerte o quedito, la música emergía del cuero tenso y los platillos al chocar en su instrumento para acompañar el fandango.
Flores Rosas llevó la música veracruzana a Estados Unidos, Europa, el Caribe y varios lugares más del mundo.
El sonido inigualable de su pandero, el rasgueo de su jarana y los versos que escribía distinguían al artista originario de Alvarado pero con más de 30 años de radicar en Coatzacoalcos y que apenas en abril del año pasado migró por la violencia a Jalcomulco.
Andrés Flores fue integrante de uno de los mejores grupos del Son Jarocho llamado Chuchumbé, después de la desintegración formó parte de otro de nombre Quemayama.
La sonrisa característica de Andrés Flores, su simpatía y sencillez será una perdida irreparable para la comunidad artística de México.
Flores Rosas daba clases de pandero, jarana y laudería, el conocimiento de su pasión por el son jarocho lo transmitía a jóvenes y adultos que se interesaban en este tipo de música.

“Ser ilegal no es aquel
Que va buscando otro mundo
Y se va cual vagabundo
Con un látigo en la piel
Ser ilegal es el cruel
Gobernante, bandolero
Que manda su cancerbero
A pisotear lo que tienes
Y con trabajo sostienes
Todo país extranjero”.

Las décimas de Andrés Flores exponían problemáticas sociales como la represión a migrantes o también ahondaba en temas como la muerte de forma poética.
Pero también, Flores Rosas expuso la problemática de violencia en el estado, razón por la que migró a Jalcomulco en busca de tranquilidad por las muertes constantes de sus amigos.
El 19 de julio de este año escribió un texto titulado “Me duele Coatza” en el que expone que a pesar de que no vivía allá radicó 35 años de su vida en aquella ciudad sureña y permanecía con la preocupación de que no les pasara nada a su familia y amigos.
“Pues sigue la ola de secuestros y asesinatos sabidos y ocultos. Entonces ¿De quién hay que protegerse? ¿O quién nos protege? Realmente da mucho miedo que en cualquier momento pase algo, cada día está peor y nadie dice nada, no hay responsables, el gobernador dijo que en dos años iba acabar con la delincuencia… cosas que al revés aumento la inseguridad”.
Ahora con sones jarochos en la comunidad de El Corte en el municipio de Amatitlán, amigos y familiares despiden el cuerpo de Andrés Flores entre música, versos, rasgueos de jarana, golpes en la tarima y el pandero.

 

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *