xalapa
18
Search
Sabado, 22 de Febrero de 2020
  • :
  • :

El supersónico Federer

1579484371_932216_1579498470_noticia_normal_recorte1

 

 

Da igual el qué, el cómo, el cuándo y el dónde. El porqué. No hay límite que no haya franqueado. Poco importa que Roger Federer se haya tirado más de dos meses sin jugar un partido oficial ni que haya llegado a Melbourne con “las expectativas bajas”, según precisa, porque el suizo tiene una varita mágica que lo transforma todo en oro.

No es normal lo de Federer, cuya capacidad de reaparición es digna de estudio. Este lunes volvía después de 67 días de ausencia, desde que perdiera en las semifinales de la Copa de Maestros, y en 1h 21m (6-3, 6-2 y 6-2) liquidó al estadounidense Steve Johnson como si el tiempo no pasase y su tenis tuviera vigencia hasta la eternidad, como si en lugar de haber estado peloteando a medio ritmo en Dubái, su lugar de residencia, hubiera estado preparándose en las canchas como el resto de los mortales. No, deportivamente él no lo es.

Poco más de una hora, duró su pretemporada. Con 11 aces, 34 golpes ganadores y 23 punzadas en la red resolvió su puesta de largo en el grande australiano, cuando ya había empezado a llover en Melbourne. Paraguas, chubasqueros, pistas encharcadas; interrupciones, retrasos, suspensiones en las pistas exteriores y programa a la virulé. Agua bendita, al fin y al cabo. Sigue limpiándose la atmósfera australiana, lo celebra el mundo entero y suspiran de alivio los organizadores, a los que la meteorología está echándoles un buen capote en los últimos días.

“No he jugado partidos en muchas, muchas semanas, mientras que el 95% de los jugadores sí lo han hecho, así que las tres primeras rondas son clave para mí”, expresó el de Basilea, el tenista que más veces (21) ha jugado el major australiano, por delante ya del local Lleyton Hewitt. Debo mantener la calma e ir ronda a ronda, punto a punto”, continuó Federer, un genio de 38 años que ha ganado cuatro grandes superada la treintena, el último de ellos, precisamente, en Melbourne hace dos años. Ahora, tras la adaptación supersónica espera al ganador del duelo entre Filip Krajinovic y Quentyn Halys.

“No lo sé. No soy un artista, ni un músico… Pienso que la clave es aprender rápidamente, comprender rápido lo que te han dicho y elegir aquellas cosas que te aporten. Y luego aplicarlas”, respondió cuando le plantearon cuál es la receta de su éxito. “Saber cómo entrenar duro, cuándo entrenar duro, con quién entrenar duro… Y aprender de tus errores. Eso es clave, porque perder supone una oportunidad única para aprender”, prolongó el de Basilea, que aspira en este 2020 a convertirse en el campeón más longevo de un major, honor que aún posee el australiano Ken Rosewall (37 años y dos meses).

Badosa derriba la muralla

Abrió fuego él y la jornada también ofreció un debut todavía más meteórico, el de Serena Williams. La estadounidense, que la semana pasada ganó en Auckland su primer trofeo en tres años y va a la caza del récord de Margaret Court –al frente de la historia con 24 majors–, venció a Anastasia Potatova en 58 minutos (6-0 y 6-3). Después, la joven Coco Gauff (15 años) volvió a derribar a Venus Williams (7-6 y 6-3), a la que derrotó el curso pasado en la hierba de Wimbledon. Y antes, en la sesión matinal, la española Paula Badosa logró su primera victoria en un Grand Slam, al imponerse por 6-1 y 6-0 a la sueca Johanna Larsson.

La española, de 22 años, superó a una veterana que ocupa el puesto 39 del ranking. “Es superespecial, porque llevaba mucho tiempo esperando este momento. El año pasado no pude pasar esta barrera y en este me he mentalizado muy bien. Me ha salido un partido muy, muy bueno”, decía ante los enviados especiales. “Ella tiene mucho nivel y ha jugado muchos partidos en los Grand Slams, pero lo he enfocado muy bien y me ha salido como lo habíamos planeado”, cerró Badosa, citada con Petra Kvitova. Al cierre del día, Novak Djokovic firmó su victoria 900 (7-6, 6-2, 2-6 y 6-1 a Jan-Lennard Struff) y se las verá con el indio Prajnesh Gunneswaran o Tatsuma Ito.ds by Te

Comentarios

comentarios




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *